Domingo, 28 de Noviembre de 2021

Otras localidades

Festival Venecia

Penélope Cruz, un éxito nacional

La actriz es un emblema del cine y la cultura españolas en todo el mundo. Ahora suma a una brillante carrera el premio a mejor actriz en Venecia en una interpretación "de madurez"

Penélope Cruz posa con la Copa Volpi a mejor actriz

Penélope Cruz posa con la Copa Volpi a mejor actriz / Pascal Le Segretain (Getty Images)

Con las imágenes del funeral de Belmondo hubo un gran revuelo en las redes sociales de España. A un actor, un cómico, se le despedía con honores de Estado, con la bandera de su país y con toda su familia y las máximas autoridades del Estado. Belmondo era algo más que un actor, era el rostro de un cine, el cine francés, que siempre ha tenido -y sigue teniendo- una importancia capital en el país vecino.

Si en España cuidáramos nuestra cultura, si el cine fuera una cuestión crucial para nuestro país, hoy periodistas, políticos y espectadores sacarían pecho del éxito de Penélope Cruz. Ha ganado la Copa Volpi en el Festival de Venecia, por una película española, Madres paralelas, por hablar de España y de un problema muy español, la memoria. Es como si un equipo español ganara la Champions, como si un medallista español lograra el Oro.

El éxito de Penélope beneficia obviamente a la actriz, como cuando Rafa Nadal gana un torneo. Pero igual que los éxitos del deporte los sumamos al legado español, también los éxitos de nuestro cine son éxitos de España. Un país sin cinematografía es un país sin imagen. Y un país sin imagen en este mundo de píxeles y vídeos virales, no es nadie. España tiene una imagen en el mundo, la que han dado los políticos, la que han dado los futbolistas, la imagen del turismo, pero sobre todo la imagen de su cultura.

Una cultura que Penélope Cruz ha expandido por todo el mundo. Desde aquel grito de ¡Pedro!, con el que anticipó el Oscar para Almodóvar con Todo sobre mi madre, a cuando ganó ella misma la estatuilla con su papel en Vicky Cristina Barcelona. Entonces daba un discurso en inglés y en español, entre lágrimas, acordándose de su ciudad, Alcobendas, de la peluquería de su madre, y dedicándoselo a todos los españoles que estaban despiertos alegrándose de su éxito. Volvió a los Oscar nominada dos veces más, con Nine y con Volver. Precisamente con la cinta de Almodóvar logró otro premio histórico, la Palma de Oro en Cannes. Tiene premio en Italia, un Bafta y numerosos galardones de la crítica y gremios de Estados Unidos. En 2018 hubo otro momento emocionante en su carrera y, por ende, en el cine español. La Academia Francesa le otorgaba el Cesar de Honor.

"En esta película y con este personaje Almodovar hace algo muy importante, que el tema dé la vuelta al mundo y se sepa más sobre ello", decía la actriz sobre su personaje y la importancia de que esta película haya tenido tan buenas críticas. Penélope le agradeció la confianza a su director fetiche: "Gracias Pedro, esto es 100% tuyo. Gracias una vez más por confiar en mí, inspirarme cada día con tu búsqueda de la verdad dentro y fuera del rodaje. Tu época de trabajo impecable tan difícil de encontrar en estos tiempos locos, tu insistencia en los detalles, han hecho que crees magia una vez más y no puedo estar más orgullosa y agradecida por formar parte".

Lo cierto es que el manchego le ha dado la oportunidad de hacer todo tipo de madres. Y de ahí su dedicatoria emocionada a todas sus madres paralelas, la suya y Pilar Bardem. "Ha hecho mucho por las actrices y los actores de mi país. Su amor y su pasión por esta profesión maravillosa eran enormes. Al final de nuestra última conversación me dijo que me quería. Estaba muy frágil , pero tuvo otras dos últimas palabras más. Copa Volpi, ¿Cómo lo podía saber?".

Penélope Cruz ha encarnado a todo tipo de mujeres, últimamente muchas madres, pero también directoras excéntricas, como el papel por el que también competía en este festival, el de Competencia oficial, que el jurado también ha destacado. Mujeres y madres diferentes que ella ha conocido. Todavía recuerda cómo pasaba horas y horas escuchando a las clientas de la peluquería de su madre. "Me acuerdo tantas veces y con tantos personajes, es que allí desfilaba de todo, imagínate. Yo me escondía detrás de los libros y las espiaba, a ellas y a mi madre y la relación que tenía. Era mi primera escuela de interpretación, porque veía lo que se contaban y lo que no contaban y pasaba horas y horas escuchando".

Es cierto que la actriz ahora tiene hechuras de estrella. Es imagen de Chanel y es un reclamo en toda alfombra roja. Sin embargo, algo la sigue acercando a esa chica joven, de barrio, que se enamoró del cine gracias al color y a las historias de Átame, que salió en un videoclip de Nacho Cano y que debutó con Jamón Jamón, la película de Bigas Luna. Con esa película vino precisamente a Venecia. "Mi primera vez aquí tenía 18 años, vine con Bigas, con Javier y con Jordi y me acuerdo de ser parte de la ceremonia, porque él ganó el Premio Especial del Jurado. Yo alucinaba muchísimo con todo y no me hubiera imaginado, para nada, que algún día me pasaría esto", decía.

Con Javier ha vuelto a la Mostra, a recoger un premio en un momento especial de su carrera. Un momento donde los personajes y los papeles interesantes siguen llegando y donde Penélope Cruz sigue represtando nuestro cine, igual que Bardem, Banderas y, por supuesto Almodóvar. Algo de este premio es para Madres paralelas, una película que pone a España y a su historia en el mapa. De alguna manera, esa es la función patriótica del cine y de sus actores, de ahí la importancia de empezar a considerar su trabajo como algo serio e importante.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?