Lunes, 27 de Septiembre de 2021

Otras localidades

Bielorrusia

Svetlana Tijanóvskaya, líder opositora bielorrusa: "No hubo día en Bielorrusia que no estuviera aterrorizada"

Aimar Bretos charla con la candidata de la oposición en Bielorrusia, ahora exiliada del país, sobre la deriva dictatorial de Lukashenko tras las elecciones presidenciales de 2020 que precedieron a una de las mayores protestas en la etapa posoviética

"Estoy asustada porque no me siento segura en ningún sitio (...) El miedo es algo que no se puede entender y es algo feo, asqueroso, no puedes quitártelo de la cabeza aunque quieras", ha explicado en la entrevista

Queda un tirano en Europa. Se llama Alexander Lukashenko, lleva 26 años en el poder de Bielorrusia y gobierna el país exsoviético a su antojo. Quien se oponga o se atreva a oponerse, se arriesga a todo tipo de represión. Hasta ahora nadie decía o hacía nada, pero desde agosto de 2020 los bielorrusos decidieron rebelarse. Después de las últimas elecciones el 9 de agosto del año pasado (elecciones que nadie se creyó) se desató la mayor ola de protestas de la historia de Bielorrusia. Y el símbolo de esas movilizaciones ni siquiera está allí, en su país. Se presentó a las elecciones, pero tras el pucherazo tuvo que huir para evitar caer en las cárceles de Lukashenko, donde sí está su marido. Esta es la entrevista a Svetlana Tijanóvskaya.

Descargar

Compartir

El código del iframe se ha copiado al portapapeles

¿Se siente la legitima presidenta de Bielorrusia?

Para sentirme como presidenta primero tendría que estar en el país para gobernarlo, pero como nuestras elecciones fueron fraudulentas y sabemos a quien votó la gente, entiendo que me aceptan como presidenta. La situación es difícil en Bielorrusia y Lukashenko mantiene su poder gracias a la violencia. Me siento una persona que tomó responsabilidad y en la que la gente confía y cree. Estoy junto al resto de bielorrusos haciendo todo lo que puedo para liberar a nuestro país de la dictadura.

Me gustaría que imaginara que los españoles que nos están escuchando no saben nada sobre la situación en Bielorrusia. ¿Cómo les explicaría el régimen de Lukashenko?

Realmente envidio que no sepáis lo que es una dictadura. Pero quiero recordar lo difícil que es conseguir una democracia. El régimen en Bielorrusia es un lugar en el que la gente no se siente segura. Donde cualquier persona que participó en manifestaciones o dijo una palabra contraria al régimen, o publicó algo en contra él, puede ser secuestrado en cualquier momento, en la calle, en su apartamento, donde sea, y puesto entre rejas.

Y ahora, gente que participó de forma pacífica en las pasadas elecciones, miles de ellos, están entre rejas y se enfrentan a años en prisión por su posición. La gente está humillada en la cárcel, es algo más que un dolor físico, los torturan. No tienen nada de comunicación con sus familiares.

Además, el régimen quiere silenciar tanto a la gente que están destruyendo todas las organizaciones que llevan trabajando en Bielorrusia desde hace mucho tiempo. Están destruyendo todos los medios de comunicación alternativos en Bielorrusia. Y quieren que la gente les siga y dejen de ejercer cualquier tipo de resistencia. Pero, por otro lado, nuestra gente sabiendo lo que queremos para librarnos de este régimen, que queremos que se les respete y queremos cambiar la situación a mejor, para sentirnos seguros, para sentirnos mejor, (la gente) siguen resistiendo, bajo tierra, de forma secreta, pero seguimos actuando paso a paso para conseguir nuestro objetivo. Nuestro objetivo, en esta situación, son unas nuevas elecciones. Queremos ganar el derecho que nos deje elegir a la persona que gobierne nuestro país. Ese es el propósito final.

Por supuesto, pedimos la liberación de los presos políticos, el fin de la violencia y creemos que el final de esta crisis solo puede ser unas nuevas elecciones. La gente, ahora mismo, sigue instrucciones escondida. Miles de personas abandonaron el país por la represión y trabajan en nuevas iniciativas desde el exilio. Tenemos una pequeña ventana de oportunidades que aprovechamos desde la clandestinidad, pero usamos cada una de ellas para resistir. Esta situación, entre amigos, entre países democráticos que valoran el poder de la justicia, los derechos humanos, que nos leen, nos apoyan, nos asisten y nos muestran su solidaridad a nivel político y financiero. Estamos muy agradecidos de que la situación tan complicada de Bielorrusia una partidos, una países, continentes y que haya un absoluto consenso sobre lo que es blanco y negro en Bielorrusia.

Abandonó su país hace poco más de un año. ¿Cómo decidió hacerlo? ¿Recuerda el momento en el que tomó la decisión?

Es una elección difícil cuando tienes que elegir entre tus hijos o tu libertad. Mi instinto de madre ganó y decidí abandonar mi país para poder estar con mis hijos. Como sabes, mi marido lleva más de un año en la cárcel y alguien tiene que hacerse cargo de los niños, así que fue una decisión muy complicada, pero es mejor ser libre para poder hacer cambios en nuestro país, antes que estar entre rejas y no tener una oportunidad para hacer algo. Es complicado, no para nosotros, sino para todos aquellos que sacrificaron su libertad, su vida, su salud, para que pudiéramos luchar por ellos.

¿Temiste por tu vida?

No hubo un día en el que no estuviera aterrorizada. Un día es miedo por tu vida, otro por tu seguridad, otro por aquellos que están encarcelados... Recibimos muy malas noticias de aquellos que están entre rejas, de los abogados que nos cuentan las historias tan horribles que ocurren en las prisiones bielorrusas. Tenemos gente que tiene cáncer y que está entre rejas. Madres de familia entre rejas. Tenemos situaciones en la que los dos padres están encarcelados y sus hijos han tenido que abandonar el país con sus abuelos por presiones. Es un crimen constante. Tienes miedo por ti, por tu familia, por la gente que salió del país, por los que están entre rejas, por los que siguen en Bielorrusia y continúan con la lucha... Estás asustado todo el tiempo. No tienes elección, pero a pesar de este miedo tienes que seguir hacia delante.

Está lejos de Bielorrusia, en Lituania, pero sigue asustada.

Sí, estoy asustada porque no me siento segura en ningún sitio. No sabemos cuánto durará este régimen. Son una amenaza no solo en territorio bielorruso, son una amenaza en los territorios de otros países. Han conseguido secuestrar un avión. Gente fue asesinada en otros países y muchos fueron deportados de Rusia o Ucrania, por petición de Bielorrusia. Todo el mundo debe protegerse. Es imposible ponerle un policía a cada persona porque hay cientos de miles. Todo el mundo debe saber cómo actuar por si es encarcelado o perseguido. Dónde ir, cómo actuar. Tenemos que saber cómo protegernos.

El encarcelamiento de su marido es el origen de todo esto. ¿Cómo está? ¿Está en peligro? ¿Puedes comunicarte con él?

No podemos comunicarnos con los presos en Bielorrusia, solo a través de los abogados. Además, los abogados no pueden contar mucho porque han firmado documentos que les prohíben hablar de los presos. Solo sé que podría estar mejor físicamente, pero su espíritu es fuerte. Él no traiciona sus valores. En Bielorrusia, el régimen de Lukashenko ha hecho que personas firmen cartas de perdón. Si las firmas, nunca podrás ser liberado. Hay gente inocente que hace esto porque tiene hijos y están asustado, o sufren mucho y tienen problemas de salud. Nuestros líderes (12:21, no doy con los nombres) no harán esto nunca. Saben que son inocentes y que su único delito es contar la verdad.

¿Cómo se siente sabiendo que su marido está en la cárcel, que es inocente y que no puede comunicarse con él, ni saber cómo se siente, ni si necesita hablar con usted?

Es horrible. Llevamos casado más de 16 años y es terrible pasar tanto tiempo sin él. Pero creo que es mucho más complicado para los niños. Ellos le adoran, es un padre maravilloso. Hablan de su padre todo el día. Vemos fotos, vídeos y ellos saben que es un héroe. Es fatal no tener la oportunidad de hablar con él y pedirle consejo. Es un dolor diario, levantarte cada mañana pensando en tu marido y acostándote con el mismo pensamiento. Pero entiendo que hay miles de niños como los míos, pensando en sus madres, padres o abuelos que están entre rejas. Estos pensamientos no cesan.

¿Cómo se enfrenta a esos momentos en los que sus hijos le preguntan por su padre y por cuándo podrán volver a verle?

Mi hijo mayor, que tiene once años, entiende la situación muy bien. Sabe donde está su padre y por qué está allí. Pero no hablamos mucho sobre esto porque, como he dicho, es doloroso para ellos. Lo único que les digo es que su madre intenta hacer todo lo posible para que vean a su padre cuanto antes. Pero les recuerdo que su padre es un héroe, una maravillosa persona y es muy importante que mi hija pequeña, que tiene cinco años, vea fotos de él y sepa sobre su padre. Las fotos de mi marido están colgadas por todo nuestro apartamento. No puedo cambiar la situación inmediatamente, pero estoy haciendo todo lo que puedo. No deberíamos perder esta inspiración.

¿Qué significa el miedo para usted? ¿Cómo lo describiría?

Hay diferentes tipos de miedo, como ya he dicho. A veces, especialmente después del secuestro del avión, es como algo muy frío dentro de ti que avisa de que pueden secuestrarte en cualquier momento, o el régimen puede llevarse a tus hijos. No puedo describirlo realmente.

Es miedo por aquellos que están entre rejas, es algo diferente. Es imposible entender cómo tratan a la gente así. El miedo es algo que no se puede entender y es algo feo, asqueroso, no puedes quitártelo de la cabeza aunque quieras.

¿La gente que sigue en Bielorrusia está asustada?

Sí, la gente está asustada en Bielorrusia. Después de las elecciones cuando salimos a la calle en grandes manifestaciones, la gente estaba feliz de poder mirarse a los ojos, de ver que estábamos unidos, que éramos libres y fuertes. Pero ahora, debido a las presiones y la violencia, la gente está asustada. Han vuelto a hablar del régimen detrás de las puertas de la cocina. La estrategia del régimen es aterrorizar a la gente. Han declarado como extremistas y terroristas a todos los medios alternativos, a todas las plataformas, a todos aquellos que se oponen al gobierno. Si tienes relación con alguno de ellos, o lees medios alternativos pueden encarcelarte. Desde luego, la gente no se siente segura. Quieren salir del país. Este miedo les impide mostrar su posición abiertamente y la gente entiende, que si no ahora, acabaremos siendo esclavos durante muchos años. Todo el mundo siente la obligación y responsabilidad de las elecciones que hacen y todos hacen algo, aunque sea muy pequeños: mandar una carta a un preso político, pegan pegatinas con nuestro símbolo en las calles... Es muy importante, porque cuando seamos millones, habrá millones de símbolos y la gente entiende esto.

¿Cree que es posible romper el silencio en Bielorrusia y acabar con la dictadura?

Como he dicho, estamos usando todos los métodos y mecanismos para denunciar nuestra situación. Lo hacemos en nuestro país y también estamos movilizando a la comunidad internacional, a gobiernos democráticos, para mantener la agenda bielorrusa. Queremos demostrar que somos extremadamente importantes. Bielorrusia no es segura y, por lo tanto, el resto de Europa tampoco. El régimen usa métodos asquerosos para chantajear a países como Polonia o Lituania mandando a miles de migrantes ilegales a las fronteras. Creo que para los países es una obligación estar con nosotros porque compartimos valores comunes que son importantes para vosotros. Es un momento crucial para demostrarlo. No es lo que los derechos humanos, la justicia o la democracia sean para vosotros. Ya los tenéis y tenéis que ayudar a otros países que todavía están en el camino para conseguir cambios democráticos.

Ha estado viajando a diferentes países en busca de apoyos internacionales. ¿Cuál es la respuesta que ha obtenido?

Después de las elecciones fraudulentas, la mayoría de países democráticos declararon que las elecciones habían sido un robo y que Lukashenko no era el presidente legítimo. Fue una señal muy fuerte. Y puede que en el momento que los bielorrusos se movilizaron masivamente la Unión Europea podría haber sido más rápida con las sanciones, porque las primeras se impusieron en octubre o noviembre cuando la violencia ya había empezado en Bielorrusia. Solo cuando Lukashenko se convirtió en una amenaza para los países europeos, los pasos fueron adecuados y rápidos y se pusieron algunas sanciones. Fue ahí cuando Bielorrusia apareció en la agenda. Por una parte, vemos la intención de ayudar, obviamente hay muchas formas de hacer esto, pero necesitamos usar cada organización, cada evento para mantener la atención sobre Bielorrusia. Bielorrusia debería estar en diferentes conferencias, en diferentes espacios, porque somos importantes.

¿Cree que la posición de la Unión Europea de la que hablaba se debe a la relación que Putin tiene con Lukashenko?

En los más de 26 años que Lukashenko lleva en el poder, los países europeos han considerado a Bielorrusia como una parte de Rusia, pero no lo somos. Somos un país diferente, con una cultura distinta y tenemos que explicárselo a todos los países. Mira, no es algo que tenga que resolver Rusia, lo que ocurre en nuestro país es cosa de los bielorrusos. Y la relación del presidente de Rusia y el ex presidente de Bielorrusia... es solo una persona entre millones de bielorrusos. Ya no representa la voluntad de los bielorrusos. Claro que el Kremlin apoya ahora mismo a Lukashenko diplomática y políticamente, pero el régimen se está volviendo muy caro para Rusia. Ahora tienen que pensar si realmente es necesario apoyar a un solo regimen o si es mejor aceptar la voluntad de los bielorrusos. Tiene que elegir ahora. Ahora que las sanciones comienzan a funcionar, la economía empieza a empeorar por culpa de este régimen. Es tiempo para que quienes quieran trabajar para Lukashenko se lo piensen dos veces por si quieren compartir la responsabilidad de seguir violando los derechos humanos con este régimen o si quieren construir una nueva Bielorrusia con la gente.

¿Cuándo cree que pueden ser las nuevas elecciones? Lukashenko ha dicho en muchas ocasiones que moriría antes de convocar unos nuevos comicios.

Es la posición de un hombre que no se preocupa de su país, sino de su poder. Pero ha fallado. No puedo pronosticar nada ya, porque no esperábamos esta violencia, este tratamiento hacia los bielorrusos y no podemos saber cómo va a actuar en el futuro. Nuestra tarea ahora es ser consistentes y movilizar a la sociedad internacional y a la bielorrusa para, por un lado, ponerle presión sobre él y, por otro, para apoyar a la gente que está en el exilio y a aquellos que están en Bielorrusia para que sobrevivan y puedan continuar con su lucha. Esperamos, mantenemos la esperanza, que las elecciones sean este año. Pero no puedo pronosticarlo, hay muchos escenarios que podrían darse ahora mismo.

Vemos a Hungría, Polonia, Bielorrusia... ¿Cree que peligran los valores de la democracia?

Diría que hay una recesión democrática en el mundo. Nuestra situación tiene que recordarle a la gente que vive en países democráticos que debes que valorar lo que tienes porque es muy fácil de perder, pero muy difícil de ganar. Debemos mantenernos firmes por nuestros valores, firmes por la felicidad en nuestros países y mostrando solidaridad se demuestra que es algo importante para vosotros, que no estas preparado para perderlo, que realmente quieres salvarlo. Si ahora el Congreso pudiera trabajar con los presos políticos para pactar con Lukashenko se vería el régimen. Europa no lo puede permitir. El régimen sería el mejor ejemplo para los países que se encuentran al borde de esta especie de autocracia. Por favor, cuidad lo que tenéis.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    • Notice: Undefined variable: lb_es_acceso_con_movil in /mnt/filerprod/html/produccion/datos/rhabladas/cadenaser/ser/templates/includes/v3.x/v3.0/include_player_permanente.html on line 118

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?