Lunes, 25 de Octubre de 2021

Otras localidades

El tranvía que convirtió a Marlon Brando en estrella de cine

Hace 70 años se estrenó uno de los grandes clásicos de la historia del cine: Un tranvía llamado deseo de Elia Kazan.

Un tranvía llamado deseo

Un tranvía llamado deseo / Agencias

Todo empezó en una esquina de la calle Royal del barrio francés de Nueva Orleans. En los años 30 del siglo XX vivía allí un joven llamado Tennessee Williams que por entonces trabajaba de camarero. El futuro dramaturgo estaba obsesionado con el simbolismo del nombre de dos tranvías que cruzaban la calle. Con el tiempo esa anécdota se iba a convertir en el motor de la historia de una mujer poseída por la maldición de aquellos dos vehículos.

Un tranvía llamado deseo, por la que Tennessee Williams ganó su primer premio Pulitzer, se convirtió en uno de los dramas teatrales más importantes del siglo XX. Una obra que ha marcado a los amantes de la literatura y el teatro. Se estrenó en Broadway en 1947 dirigida por Elia Kazan que había reunido un reparto formado en su mayoría por alumnos del Actor’s Studio. Entre ellos destacaba un joven de 23 años llamado Marlon Brando que no solo impresionó al público sino a sus propios compañeros.

Con Un tranvía llamado deseo Brando impuso un nuevo estilo de interpretación. No actuaba, sino que vivía el personaje. Al mismo tiempo creaba un nuevo concepto del sex appeal masculino, mucho más agresivo y abierto. La obra fue un gran éxito. Ganó dos premios Tony y permaneció más de dos años en cartel.

A la Warner se le pusieron los dientes largos y rápidamente compraron los derechos para llevarla al cine. En un principio fue William Wyler quien preparó el proyecto y eligió a Bette Davis para el papel de Blanche. Pero finalmente fue el propio Elia Kazan quien, a regañadientes, acabó dirigiendo la película. Parece ser que fue Tennessee Williams quien le rogó que se pusiera tras las cámaras ya que no le gustaba la adaptación que estaba preparando Wyler.

Escena de Un tranvía llamado deseo / Agencias

Elia Kazan contó con nueve actores que habían participado en la obra de teatro, entre ellos Karl Malden y, por supuesto, Marlon Brando. En el estreno teatral había sido Jessica Tandy quien hacía el papel de Blanche, pero en la Warner pensaron que para la película debían contar con una actriz consagrada como Vivien Leigh que tenía mucho más tirón en las taquillas. Sin embargo, Vivien no encajó bien al principio ni con el director ni con el resto del reparto. Ellos venían del método Stanislavski mientras que la actriz se había educado en la escuela clásica británica.

Además, Vivien Leigh ya había interpretado a Blanche en la primera producción londinense de la obra, dirigida por su marido Laurence Olivier, y parece ser que la actriz se basaba más en esa actuación que en las indicaciones que le daba Kazan. No obstante, a base de profesionalidad y esfuerzo, la actriz acabó ganándose a sus compañeros.

El de Un tranvía llamado deseo fue uno de los mejores papeles de su carrera. Curiosamente, años después, Vivien Leigh sufriría un desorden bipolar similar al que tiene el personaje. En realidad, cuando Vivien hizo la película solo tenía 36 años, estaba en el esplendor de su belleza y tuvo que maquillarse para parecer mayor.

En la película se encuentran muchos de los temas presentes en el teatro de Tennessee Williams: personajes atormentados, frustrados sexualmente y que se mueven en ambientes opresivos y agobiantes. Kazan utilizó un truco escenográfico para aumentar la tensión claustrofóbica. A medida que avanza la película el decorado del apartamento de Kowalski se vuelve más pequeño gracias a unas paredes móviles.

Un tranvía llamado deseo / Agencias

Tanto la obra de teatro como la película muestran claramente la atracción sexual que las dos hermanas, Blanche y Stella, sienten por Kowalsky. Una atracción casi animal que va en contra de los valores morales establecidos por la sociedad.

No obstante, el propio Jack Warner se había comprometido con la oficina de censura para que la película no resultara tan provocativa como la obra. Por ejemplo, se eliminaron algunas referencias sobre la homosexualidad del marido de Blanche. Y tan solo se tocó de pasada la afición de la mujer a la carne tierna. En total se hicieron 68 cambios y tijeretazos pudorosos que sin embargo no pudieron aplacar la carga sensual del personaje de Brando.

Marlon Brando en Un tranvía llamado deseo / Agencias

Un tranvía llamado Deseo fue nominada a doce Oscar. De ellos, se llevó tres en los apartados de interpretación, siendo la primera vez en la historia que una película lo conseguía: Vivien Leigh como mejor actriz; Karl Malden como actor de reparto y Kim Hunter, la actriz que interpretaba a Stella, como mejor secundaria. Marlon Brando tendría que esperar a La Ley del silencio, de nuevo a las órdenes de Elia Kazan, para llevarse su primer Oscar. No obstante, a pesar de no ganar el premio, su fama se disparó y el actor siempre consideró la película como su favorita de la primera etapa de su carrera.

Pero hay otra protagonista de la que no queremos olvidarnos. Nos referimos a la música de la película. Un tranvía llamado Deseo fue la primera banda sonora que introdujo el jazz en la música de cine. Hasta entonces el jazz solo había aparecido en las películas en escenas que se ambientaban en fiestas o clubs nocturnos. El compositor Alex North, en cambio, lo introdujo en la música incidental del film.

70 años después de su estreno Un tranvía llamado deseo permanece como un clásico indiscutible y algunas de sus escenas se han convertido en iconos del cine. Escenas como aquella en la que Kowalsky grita desesperadamente el nombre de su mujer, Stella, que finalmente baja las escaleras y Brando, con la camiseta hecha trizas, cae ante ella de rodillas llorando como un niño.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    • Notice: Undefined variable: lb_es_acceso_con_movil in /mnt/filerprod/html/produccion/datos/rhabladas/cadenaser/ser/templates/includes/v3.x/v3.0/include_player_permanente.html on line 118

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?