Domingo, 24 de Octubre de 2021

Otras localidades

Las palabras de Aragonès y de Casado son un auténtico peligro

Ambos líderes dan a entender que si el Gobierno no hace lo que ellos sugieren, es porque no quiere y no porque, afortunadamente, en democracia el marco de cada uno de los poderes está bien delimitado

Los candidatos a las elecciones alemanas se sentaron ayer, juntos, en un plató de televisión para hablar de futuras coaliciones sin que ni siquiera los resultados de los comicios que se acababan de celebrar fueran oficiales. Es una de las particularidades de las jornadas electorales alemanas. Lo llaman 'la ronda de los elefantes' y da una idea de la tradición pactista y negociadora de la política en ese país. No solo se llaman y se contestan, sino que la misma noche electoral y, públicamente, empiezan a negociar posibles alianzas, recuerdan sus programas electorales e intentan seducir a aquellos que necesitan.

Descargar

Compartir

El código del iframe se ha copiado al portapapeles

Dirán que es la cultura de coalición, yo más bien diría que es cultura política. Los ciudadanos, con sus votos y sin ninguna mayoría absoluta, han dado a los candidatos políticos el mandato de tener que negociar. Y ellos, sin perder ni un minuto, sin cuestionar el voto, se han puesto a hacerlo. No es de extrañar que nos llame la atención observándolo desde un país en el que parece que la palabra negociar o pactar se ha convertido en sinónimo de debilidad.

Aquí somos más del ruido. Este fin de semana y tras la detención de Puigdemont en Cerdeña, hemos tenido claros ejemplos de cómo es la política en España: empeñada en hacer creer a muchos que lo imposible está en manos de quien gobierna. Pere Aragonès, president de la Generalitat, y sometido todavía al efecto Puigdemont, pide la libertad completa para el expresident, aún sabiendo que esto es una cuestión judicial, con un proceso en marcha que tiene su curso. Aragonès lo sabe, pero pide la libertad completa y si no se la dan, ya tiene el argumento para seguir hablando de la fábula de la represión.

Y luego, con el mismo terma, está Pablo Casado que el sábado le exigía a Pedro Sánchez que hiciera todo lo posible para que Puigdemont fuera entregado a España. Exactamente, ¿qué es lo que tenía que hacer el presidente del Gobierno? ¿Interferir en la acción de la justicia? ¿Invadir Italia? ¿Abrir un conflicto diplomático?

Las palabras tanto de Aragonès como de Casado son un auténtico peligro porque dan a entender que no hay reglas de juego, que si el Gobierno no hace lo que ellos sugieren es porque no quiere y no porque, afortunadamente, en democracia el marco de cada uno de los poderes está bien delimitado.

Y una posdata. Que los mayores de las redacciones de radios, prensa o televisiones, donde los haya, les expliquen a los más jóvenes quién fue Antonio Franco.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    • Notice: Undefined variable: lb_es_acceso_con_movil in /mnt/filerprod/html/produccion/datos/rhabladas/cadenaser/ser/templates/includes/v3.x/v3.0/include_player_permanente.html on line 118

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?