Jueves, 28 de Octubre de 2021

Otras localidades

La píldora de Jorge Guerricaechevarría

Un sueño

"En lugar de momentos capitales de mi vida, casi todo eran golpes y caídas tontas o bailes en bodas y otros eventos que hubiera preferido no recordar"

Descargar

Compartir

El código del iframe se ha copiado al portapapeles

Ayer soñé que me moría. Justo antes pude ver cómo mi vida pasaba por delante de mi, pero no como en una película, sino como una recopilación de piezas absurdas de tik tok y Stories varios.

En lugar de momentos capitales de mi vida, casi todo eran golpes y caídas tontas o bailes en bodas y otros eventos que hubiera preferido no recordar. Cuando terminó se me apareció un camino de lava que conducía hacia lo alto de un volcán inmenso.

A cada lado había cámaras y periodistas que me preguntaban, preocupados por el estado de mis pies, pero la lava no me quemaba; al contrario: daba una especie de cosquilleo bastante agradable y, al llegar a lo alto, un hombre con barba me esperaba.

Lo reconocí al momento; sobre todo por la camiseta en la que podía leerse "San Pedro".

El gran Santo me felicitó por haber merecido no caer al volcán y poder en cambio elegir entre dos opciones de vida eterna. Había dos puertas: Una era giratoria y conducía a un despacho de consejero delegado de una empresa eléctrica. Tendría tarjeta black por toda la eternidad y se me aseguraba que mi único trabajo sería darle a un interruptor por las mañanas.

La segunda puerta estaba rodeada de palmeras y conducía a un "Paraíso fiscal". Atraído por las palmeras, decidí entrar por la segunda. Había hamacas por todas partes y la gente tomaba daikiris y caipiriñas como en un crucero de pulsera, aunque con mas "rollo".

Había también una piscina infinita, pero lo mas impresionante era la categoría de los que andaban por allí vistiendo bermudas y camisetas hawaianas: Reyes, Presidentes de gobierno o estrellas del deporte y la televisión departiendo amigablemente con traficantes de armas y todo tipo de sustancias.

Se respiraba buen rollo, coca y un auténtico espíritu de camaradería, por lo que enseguida me acerqué a saludar a un escritor admirado de toda la vida. Le conté la sorpresa que me había producido verle allí. Enseguida se puso a la defensiva y empezó a explicarme que no había ninguna contradicción en estar en el paraíso fiscal y aquello que defendía con tanta vehemencia en sus libros y artículos para el común de los mortales; además esto había sido todo idea de sus asesores, y totalmente legal.

Yo le aclaré que lo que me sorprendía era que estuviera muerto como yo, pero él, siempre genial, me recordó que estábamos en un sueño. Por algo es Premio Novel. Me desperté inmediatamente y, antes de que se me olvidaran, apunté algunos consejos para evadir impuestos que pude oír allí de pasada.

Yo no sé lo que pasará esta noche, pero creo que, si tengo suerte y vuelvo a estar delante de San Pedro, a lo mejor pruebo la "puerta giratoria". A fin de cuentas, me veo tan capacitado para ser consejero delegado como un político o un general. Además siempre me han interesado mucho los enchufes.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    • Notice: Undefined variable: lb_es_acceso_con_movil in /mnt/filerprod/html/produccion/datos/rhabladas/cadenaser/ser/templates/includes/v3.x/v3.0/include_player_permanente.html on line 118

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?