Miércoles, 01 de Diciembre de 2021

Otras localidades

Guía básica para salvar una vida: "Cuando desperté en la UCI me contaron lo que me había pasado"

La colaboración de dos médicos en su día libre, sumada a la rápida reacción de los servicios de emergencia, consiguió salvar la vida de Francisco, que sufrió un infarto en un Mercadona de Granada

"Estoy aquí, vivo, que no es poco", dice Francisco al teléfono, con una voz que aún deja entrever las señales de lo que le ha pasado. Hace una semana sufrió un infarto en un Mercadona de Granada, la ciudad en la que vive. A partir de ese momento, se activó una carrera de relevos en la que cada eslabón dio lo mejor de sí para salvarle la vida. Una historia de colaboración, comunidad y eficacia de los servicios públicos que hemos recordado en La Ventana con motivo del Día de la Reanimación Cardiopulmonar, y que contó Javier F. Barrera en IDEAL.

La suerte, naturalmente, también jugó un papel fundamental a la hora de reanimar a Francisco. En el establecimiento se encontraban Silvia Rodríguez y Carlos Aparicio, dos médicos de urgencias del Hospital Clínico San Cecilio que estaban de día libre y que llevaron a cabo las maniobras de reanimación. Unas maniobras que, no obstante, ya había comenzado anteriormente la cajera del supermercado que llamó al 061, el número de emergencia desde el que una teleoperadora le indicó cómo proceder ante una situación semejante.

Del mismo modo, también resultó determinante un cliente que fue a una parada de metro cercana a por un desfibrilador. Una vez lograron mantener a Francisco con vida, completaron la hazaña José Antonio Morales, el enfermero de la ambulancia que lo recoge; José Manuel Soto Blanco, el jefe de la UCI de cardiología del Hospital Clínico San Cecilio que lo atiende; y Juan Caballero, el cardiólogo que le opera.

Una semana después, Francisco está en casa sano y salvo, aunque "con alguna molestia en el pecho" por todo lo que le han hecho. Y, sobre todo, consciente de la suerte que ha tenido. "La suerte ha sido poder contar con uno detrás de otro y que no falle ningún eslabón", dice. El infarto, por otro lado, ha sido totalmente inesperado, pues no tiene antecedentes familiares. Aquella mañana Francisco fue a por unos libros de texto para su hija. Al salir, su mujer le llamó para que fuese a por arroz y comida para el perro. "Ni siquiera recuerdo haber entrado al Mercadona. Lo siguiente fue despertar en la UCI a los 3 ó 4 días y que me contasen lo que me había pasado, cuenta".

Silvia Calderón, uno de los ángeles de la guarda de Francisco

Silvia Calderón es la teleoperadora del 061 que asistió a la cajera del Mercadona durante las primeras maniobras de reanimación, unos segundos claves para la vida de Francisco. Asegura que, "aunque no es el día a día, no es el primer caso de este tipo" que atiende.  El procedimiento siempre es el mismo: "Cuando pasa algo así hay que saber si la persona está en parada, si tiene pulso y si respira. La respiración de Francisco era agónica, por lo que había que proceder a las maniobras de reanimación", algo para la que los teleoperadores están formados. A pesar del mal rato, para Silvia es una satisfacción que su trabajo sea visible y que Francisco esté vivo, porque, dice, "para eso estamos".

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?