Sábado, 04 de Diciembre de 2021

Otras localidades

Opinión

El mejor sistema sanitario del mundo

"Nuestra memoria histórica de aquellos días está llena de personal sanitario sin medios, que trabajaba hasta el límite del fracaso. Personas que volvían a sus casas temblorosas, vigiladas de reojo por los vecinos como si fueran seres contaminados de un mundo indeseable (...) Le llamaban el mejor sistema sanitario del mundo y era un puñado de gente que hacía lo que podía"

Descargar

Compartir

El código del iframe se ha copiado al portapapeles

No hay piel sin cicatriz, y así cada época trae sus episodios nacionales. Los episodios de nuestro tiempo no son una batalla naval sino los hospitales saturados de gente que agoniza por la pandemia. Meses y meses de oírse en las consultas el murmullo de los médicos asustados y, en los pasillos, el ir y venir desquiciado de sanitarios contra las cuerdas. Habían puesto en juego sus vidas para salvar la de la gente. La gente era todo el mundo. Ahora no sólo no se hace nada para recordarlo, una palabra, un gesto, una rectificación oficial, sino que hasta se niega que sucediera de aquella manera. Cuando se sale vivo de una desgracia, los muertos no pintan nada. A la memoria le pesan los muertos. Acaso, en cada aniversario desde los palcos se les tira a los desaparecidos una corona de flores como si fuera un flotador, un salvavidas, para que no se hundan del todo en el tiempo. Pero nuestra memoria histórica de aquellos días está llena de personal sanitario sin medios, que trabajaba hasta el límite del fracaso. Personas que volvían a sus casas temblorosas, vigiladas de reojo por los vecinos como si fueran seres contaminados de un mundo indeseable. Que, aterradas, se metían a toda prisa en la ducha y lo arrojaban todo a la lavadora, como deshaciéndose del arma de un crimen, antes de saludar a sus familias. Que, como nadie les proporcionaba nada, hacían su trabajo en el hospital con impermeables para la lluvia comprados en un chino, se cubrían el cuerpo con bolsas de basura, llevaban plásticos en los brazos y se tapaban la cara con pantallas hechas de material de oficina. Que iban con mascarillas de buceo del Decathlon y, cuando conseguían una de verdad, la reutilizaban durante días. Le llamaban el mejor sistema sanitario del mundo y era un puñado de gente que hacía lo que podía.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?