Miércoles, 01 de Diciembre de 2021

Otras localidades

Demografía

El pueblo de 136 habitantes donde quieren vivir 7.000

Visitamos Griegos, un pequeño pueblo de Teruel que lanzó una campaña para atraer nuevos vecinos antes del verano y que ha logrado mantener abierta la escuela y el restaurante

Descargar

Compartir

El código del iframe se ha copiado al portapapeles

Suelen decir que cuando se cierra una escuela, se firma la sentencia de muerte de un pueblo. Con tal de evitarlo, antes del verano el ayuntamiento de Griegos difundió un vídeo en redes sociales para atraer a familias con hijos a vivir al pueblo. Ofrecían un alquiler muy bajo y trabajo en el hostal y el restaurante, a cambio de que se instalaran en el pueblo con unos vecinos más.

Muchos municipios han tenido que recurrir a este reclamo en los últimos años para evitar desaparecer. En el caso de este pueblo, recibió un aluvión de solicitudes: más de 7.000 familias de todo el mundo se postularon para ir a vivir a un pequeño pueblo en la sierra de Albarracín.

Ernesto Agustí, teniente de alcalde, cuenta que han recibido solicitudes de todo el mundo, desde Latinoamérica hasta Tailandia e incluso Marruecos. “Cometí un error y es subestimar la capacidad del vídeo. Pusimos mi número de teléfono personal para que me enviaran ahí los vídeos de las familias que estuvieran interesadas en venir”, reconoce el teniente. De entre las 8.000 solicitudes que llegaron asegura que era “muy difícil decidir qué familias son las que más lo necesitan”. Lo principal era que fuera una familia con hijos, con experiencia en hostelería, y que pudiera arraigarse en el pueblo. Por eso han querido hacerlo poco a poco, no ofertar de golpe 10 o 15 viviendas (aunque todavía no las tienen) para mantener “la esencia del pueblo”.

Los “escogidos” de entre tantas solicitudes han sido una familia de un pueblo bastante cercano, Cretas, de la sierra de Albarracín. Son la pareja formada por David y María, con su hija Zaida. “Vivir en un pueblo es como estar en casa, en una familia. La gente si necesitas cualquier cosa siempre ha estado pendiente”, cuenta María. Ellos estaban muy contentos viviendo en Cretas, pero un día el dueño de la brasería donde trabajaban dijo que la vendía, su marido vio lo de Griegos y enviaron la solicitud. “Se paró el tren, lo cogimos, y aquí estamos”, resume María.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?