Miércoles, 01 de Diciembre de 2021

Otras localidades

Los hermanos Lumiere o Edison ¿Quién inventó el cine?

El lunes 18 de octubre se cumplen 90 años de la muerte del inventor estadounidense Thomas Alva Edison que en 1893 rodó la primera película de la historia.

Retrato de Thomas Alva Edison

Retrato de Thomas Alva Edison / Agencias

Thomas Alva Edison es el prototipo de inventor moderno, uno de los primeros científicos en aplicar a sus inventos los principios de la producción en cadena. A lo largo de su vida registró más de mil patentes con inventos como la bombilla eléctrica, el generador, el horno de cemento o el fonógrafo.

El cine ha retratado su figura en varias películas: Mickey Rooney le interpretó en su niñez y adolescencia en El joven Edison. Spencer Tracy tomó el relevo para meterse en la piel del científico ya de adulto en Edison el hombre. Y más recientemente Benedict Cumberbatch le puso rostro en la película La guerra de las corrientes que contaba la disputa con el empresario George Westinghouse por hacerse con el control del suministro eléctrico en los Estados Unidos.

Pero más allá de éstas y otras películas, la figura de Edison tiene una importancia capital en la Historia del Cine, ya que fue un personaje clave en el nacimiento de este arte y de esta industria, hasta el punto de que en Estados Unidos le siguen considerando el inventor del cine.

En 1892 Edison trabajaba en un nuevo invento: el kinetoscopio. Se trataba de una caja de madera en la que el espectador, aplicando su ojo a un ocular, veía una sucesión de fotografías que, al pasar rápidamente, producían la ilusión de imágenes en movimiento. A comienzos de 1893, casi tres años antes de que lo hicieran los hermanos Lumiere, Thomas Alva Edison rodó la primera película de la historia del cine. Duraba diecinueve segundos y mostraba alto tan simple y humano como un estornudo.

El estornudo, La primera película filmada de la historia / Agencias

Edison encontró el mejor escaparate para presentar al público su invento en la Exposición Universal que ese año se celebraba en Chicago. El kinetoscopio pronto se hizo muy popular y Edison montó un pequeño estudio en New Jersey donde empezó a rodar películas. Los protagonistas de estas pequeñas cintas eran bailarines, forzudos, acróbatas… El 14 de abril de 1894 se abrió al publico en Nueva York la primera sala de kinetoscopios. Poco a poco se fueron inaugurando otras a lo largo de todo el país. Mirar por el kinetoscopio costaba cinco centavos. En Estados Unidos se llama a esta moneda un nickel, por eso las salas de kinetoscopios comenzaron a denominarse Nickleodeones.

Pronto Edison quiso hacer cosas diferentes a las hazañas acrobáticas. Un día llamó a dos actores de teatro, May Irvin y John Rice, y filmó algo que iba a repetirse en miles y miles de películas: un beso.Era el año 1896 y aquel fue el primer beso de la historia del cine y el primer escándalo público también ya que algunos periódicos acusaron a Edison de inmoral cuando la película se exhibió en un local de Broadway.

Primer beso de la historia del cine / Agencias

Pero ese mismo año también el cinematógrafo de los hermanos Lumiere se presentó en América. El aparato que habían inventado los franceses iba mucho más allá del kinetoscopio. La misma máquina permitía la toma de vistas y a la vez podía ser utilizada para proyectarlas en una pantalla de visión colectiva, no individual, hecho que constituye la esencia de lo que hoy entendemos por cine.

A comienzos del siglo XX el crecimiento del cine era ya un fenómeno imparable y Edison quiso controlar ese negocio aprovechándose de su fama y de su prestigio. Basándose en la patente de su invento y en la de otro sistema de proyección llamado vitascope que también diseñó él, quiso desembarazarse del cinematógrafo y asegurarse el monopolio de las películas en el territorio de los Estados Unidos.

Kinetoscopio / Agecias

Edison llevó el caso a los tribunales. Al mismo tiempo llegó a un acuerdo con George Eastman, dueño de la empresa Kodak que fabricaba película y material fotográfico. Gracias a su influencia consiguió también el apoyo del Gobierno y el juez falló a su favor. Edison se unió entonces a algunos productores y distribuidores y creó la compañía Patens.

Según la sentencia de los tribunales cualquiera que quisiera rodar una película en los Estados Unidos debía contar con un certificado que otorgaba Patens y que obligaba a utilizar película Kodak y los sistemas de filmación y proyección de Edison. Si la película no tenía ese sello era confiscada. Muchas veces a punta de pistola. Comenzó así la llamada “Guerra de las patentes” que duraría varios años.

Thomas Edison y George Eastman / Agencias

Sin embargo, algunas pequeñas productoras no se dieron por vencidas. El primero en oponerse abiertamente a Edison fue el exhibidor Carl Laemmle propietario de una compañía independiente que con el tiempo se transformaría en la Universal. Otros siguieron su ejemplo y el monopolio que había inspirado Edison fracasó de facto. La “guerra de patentes” tuvo así dos importantes consecuencias. Por un lado, fue el germen de nuevas empresas que lucharon tenazmente contra Edison y que con el tiempo se convertirían en los grandes estudios de cine americanos. Por otro, muchas de estas compañías independientes abandonaron Nueva York y Chicago y se marcharon a trabajar a California, una tierra soleada y alejada de la influencia de los pistoleros de la Patens.

Fue así como Hollywood se convirtió en el centro neurálgico de la creación de películas y por ende en la más grande fábrica de mitos que ha conocido la historia.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?