Domingo, 28 de Noviembre de 2021

Otras localidades

Alec Baldwin

Así se usan las armas en los rodajes: la diferencia de protocolos en EEUU y España

Hablamos con expertos españoles que nos explican cómo se usa un arma en una película y qué protocolos y normativas existen en nuestro país y en la industria de Hollywood

El suceso ocurrido en un rodaje americano de Rust en Santa Fe, Nuevo México, donde el actor Alec Baldwin ha disparado una pistola que ha ocasionado la muerte de la directora de fotografía del filme y ha resultado herido el director, Joel Souza, ha puesto al descubierto los protocolos y los usos de las armas en la industria de Hollywood y en nuestro cine. La investigación sigue abierta para esclarecer qué ha pasado y qué tipo de proyectil tenía el arma, que no se sabe si se utilizó durante la grabación de una escena o en un ensayo.

El uso de armas en los rodajes es muy diferente en Estados Unidos y España, dos países con cinematografías distintas y diversas y con una relación diferente con el uso y los permisos armamentísticos. "Allí es habitual usar armas reales. En España lo que se hace es usar armas detonadoras. Están controladas por armeros y por un control exhaustivo de la Guardia Civil", explica Piluca Querol, directora de la Andalucía Film Comission. "Muchas veces, cuando vienen rodajes internacionales suelen pedir rodar con armas reales adaptadas, pero aquí la normativa no lo permite", insiste. Eso sí: "Es una industria muy profesional y segura".

Efectos especiales

Las empresas de efectos especiales, con una larga tradición en nuestro país, están especializadas en realizar fuego, efectos pirotécnicos o explosiones con los elementos de seguridad necesarios, así como el transporte y almacenaje de estos productos. "Una escena con armas aquí en España se hace de manera totalmente diferente", insiste Chechu Rojo de una de esas empresas, Especialistas de cine. "En Estados Unidos se usan armas reales, pero lo que se dispara son salvas. Cuando ves a un marine disparando al aire en un homenaje, eso que se dispara es una salva, pues eso es lo que se usa en el cine", nos cuenta este experto. "Es una cosa de plástico del mismo tamaño que el cartucho, pero solo hace ruido y llama. Pero es muy fácil en ese hueco del arma, en lugar de una salva se meta munición real". 

ATLAS

En Estados Unidos no se usan pistolas de fogueo, de ahí que haya habido otros accidentes en rodajes, como la muerte de Brandon Lee, que trajo numerosas especulaciones. En lugar de haber una salva, había un arma real y murió al representar la escena. Según Querol, que ha tratado con varias producciones americanas, el uso de las armas reales se debe a dos cosas. Por un lado, su relación con las armas como sociedad no es la misma que la nuestra. Por otro, porque se ahorra en postproducción. "Aquí se tiene que arreglar todo y adaptar todo luego en postproducción. Allí no ocurre así. Claro, con las armas reales te ahorran postproducción, ese es el motivo de su uso".

"Si había munición real, alguien la ha metido queriendo"

¿Podría haber sucedido esto en el caso de Alec Baldwin? "Si se descubre en la investigación que había munición real, alguien la ha metido queriendo. Es imposible meter una unción real sin saberlo, porque físicamente son muy diferentes, una es blanca y la otra es cobre. Es imposible confundirlas. Hay de hecho una película que refleja eso, alguien va a la armería a comprar y le dan una caja blanca y sabe perfectamente que eso es fogueo. En Estados Unidos además todo el mundo entiende de armas", explica Chechu Rojo.

"En este caso estamos un poco sorprendidos. Es bastante increíble lo que ha sucedido. Las armas de fogueo o detonadoras no debería haber causado una muerte como en este caso. Hemos llegado a especular con todo. Hasta que estos profesionales estuvieran detrás de un decorado y no los viera, porque cuesta creer que haya dos personas, una fallecida y otra herida. Ha sido un impacto enorme y agradecemos el poder explicar que en España la seguridad en los rodajes es exhaustiva, tanto en los análisis de riesgos laborales como en el control de armas. Los rodajes son seguros", dice Piluca Querol.

Por las explicaciones de la productora y de la policía, el actor disparaba a cámara, donde estaban situados el director y la directora de fotografía. No sabemos si la escena buscaba un plano en el que el arma disparase directamente o si hubo algún horror. Tampoco si se produjo después del rodaje, en un ensayo o al término de la escena. "Si este actor ha disparado a la directora de foto, no sabemos si ha habido algún movimiento y se ha disparado, o si ha disparado después de que dijeran el 'corten'. Pero entonces lo que indica es que no ha cogido bien el arma, tendría que haberla cogido al revés y devolverla al experto de la misma manera, dice Rojo. 

Todos los actores que empuñan armas en un rodaje reciben una formación. Tanto para protegerse, dentro del protocolo de riesgos laborales, como para su trabajo interpretativo. De eso se encarga empresas como la de Rojo. Y de mucho más. Se encarga de registrar todas las armas usadas en un rodaje y de tener los números de serie, para que la Guardia Civil contraste y haga ese registro en unos 10 o 15 días. "Yo solo puedo llevar las armas que tengo declaradas", afirma. Si es al aire libre se necesitan unos permisos determinados, mientras que si es en un plató todo es más fácil. "Hay que hacer una declaración firmada y, por último, les enseñamos a los actores cómo se da y cómo se devuelve el arma y además recordamos no se usa munición real".

Para usar en el cine, hay tres categorías de armas. Por un lado, las armas reales inutilizadas, a las que se puede meter una salva pero que tiene el cañón obstruido -para que nunca se meta la munición real- y requieren la presencia de la Guardia Civil. Luego están las pistolas detonadoras. Tienen un cartucho, pero no hay hueco para meter la munición, por mucho que uno quiera. De tal manera que no producen accidentes. De ahí pasamos a las imitaciones o reproducciones de armas. Por último, tenemos las armas de plástico. Con estas hay que meter el efecto digital del disparo. Luego están las reproducciones que se usan en las escenas en las que después del disparo el arma cae al suelo. Son las únicas que pueden tirarse sin que se rompan. No tienen ni cartucho, ni munición, pero visualmente dan el pego y se pueden caer al suelo. 

"Es imposible, a un 99%, matar a alguien con las armas permitidas"

"Por eso me atrevo a decir que aquí es imposible, a un 99 por ciento, matar a alguien con las armas permitidas. Podemos quemar alguien con la llama. Pero también entrenamos a los actores para que usen las armas, para que pongan el gesto correcto", insiste Chechu Rojo. "Aquí está muy, muy regulado y cada vez más". Algo que a veces implica problemas para determinadas producciones como una película de guerra, porque en el material de fogueo existe menos variedad de armas para una película bélica.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?