Sábado, 22 de Enero de 2022

Otras localidades

"Nosotros hemos llegado a pasar calor": así viven la campaña antártica española dos de sus protagonistas

Aimar Bretos charla con Antonio Tovar, investigador del Instituto de Ciencias Marinas de Andalucía del CSIC y Joan Riba, jefe de la base antártica española Juan Carlos I

Descargar

Compartir

El código del iframe se ha copiado al portapapeles

Hay un lugar en el mundo que no tiene dueño. Ni habitantes nativos. Es un lugar con una extensión de 14 millones de kilómetros cuadrados, con una densidad de población 0,0003 personas por kilómetro cuadrado de media al año y que, por si fuera poco, lo reclaman siete países diferentes. Con esta premisa, todos los años, desde hace ya un puñado de años, unos cuantos científicos y un equipo técnico y logístico esencial emprenden uno de los viajes más fascinantes que el ser humano puede hacer a lo largo de su vida: un viaje hasta los confínes del mundo, la Antártida.

Hoy hablamos en 'Hora 25' con dos personas que participan en la campaña antártica española, una campaña que todos los años organizan el CSIC y el Ejército de Tierra. Ellos son Antonio Tovar, investigador del Instituto de Ciencias Marinas de Andalucía del CSIC y parte a la Antártida a principios de febrero y el otro es Joan Riba, jefe de la base antártica española Juan Carlos I. 

Para llegar a la Antártida (y hacerlo en condiciones) un equipo carga el barco oceanográfico en Vigo y parte hacia dos posibles sitios: Punta Arenas en Chile o Ushuaia, en Argentina. Ahí el barco recoge a otro equipo que previamente ha viajado en avión al sur del continente americano. De ahí parten hacia una de las esquinas de la Antártida, concretamente la isla Livingston, que es donde está la base antártica española Juan Carlos I. "Es una base relativamente moderna, llevamos cinco campañas usando esa base y tiene capacidad para 51 personas, con unos laboratorios importantes y una habitabilidad muy cómoda", explica Joan Riba. 

"Queremos ver el papel que juegan los pingüinos reciclando materiales de la Antártida, el reciclaje que hacen estos animales es fundamental para la cadena trófica y el ciclo ecológico", explica Antonio Tovar, que es el líder de un equipo que utiliza drones para analizar el comportamiento de los pingüinos. "Es curioso que nos centremos en esto, pero es que estudios previos del CSIC demostraron el impacto que tenía el crill en la base de la cadena trófica antártica, nosotros pudimos demostrar que él mismo era capaz de reciclar los elementos que utiliza el citoplancton, básicamente son capaces entre todos de fertilizar el océano", señala.

"Yo diría que tenemos que partir de que nosotros vamos en verano y tanto tanto frío no hace, sí es verdad que cuando sopla el frío la sensación térmica es más baja", reconoce Joan Riba. "El sentimiento es único, llegas a una zona que no ha sido explorada nunca, poder estar allí y presenciar la única maravilla que todavía no hemos estropeado, sobrecoge", dice por su parte Tovar. "A nosotros nos interesa más la parte biológica y química", sentencia. 

"En nuestra isla sí que he podido detectar que hay glaciares que han retrocedido. Hay registros y fotografías que demostraban que un glaciar llegaba hasta un sitio" dice Joan Riba sobre el impacto del cambio climático allí y remata Antonio Tovar: "Nosotros hemos llegado a pasar calor, de estar con camiseta fuera".

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?