Vídeo

LA VENTANA | Sigue en directo la entrevista al chef José Andrés donde presentará su documental 'Alimentando al mundo'

Hora 25Las entrevistas de Aimar
Sociedad

"La soledad es un suculento negocio. Ya hay páginas donde se pueden contratar a personas que te abracen"

Aimar Bretos entrevista a la economista inglesa Noreena Hertz. Una de las grandes expertas en el impacto social, sanitario y económico que tiene la soledad

Las entrevistas de Aimar | Noreena Hertz

Las entrevistas de Aimar | Noreena Hertz

20:19

Compartir

El código iframe se ha copiado en el portapapeles

<iframe src="https://cadenaser.com/embed/audio/460/1642188474160/" width="100%" height="360" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

Madrid

Antes de seguir leyendo este texto, haga una pausa y responda a estas preguntas. ¿Con cuántas personas he pasado un buen rato? ¿Qué amigos no estuvieron a la altura?, o ¿Ha sido usted el que ha desconectado de los demás? Todas las respuestas llevan a un mismo tema: la soledad. Pero más allá de lo particular, el siglo XXI puede ser el siglo de la soledad. Así lo cree la economista inglesa Noreena Hertz, que escribe para principales cabeceras inglesas y estadounidenses. Aimar Bretos entrevista a la autora de "El siglo de la soledad".

El negocio de la soledad

La soledad es un suculento negocio. Por ejemplo, en Nueva York ya se ha instaurado una economía de la soledad. Yo contraté los servicios de Brittany, una amiga de alquiler que encontré en una página web, en la que se había 600.000 'amigos' entre los que se podía elegir. Al principio tenía mis dudas acerca de cuál era el propósito de alquilar a una amiga así, pero los fines parecían o fueron legítimos. Lo hice y me fui tomar un café con mi amiga de pago, fuimos a ver libros, a ver ropa y la verdad, la sensación era como estar con una amiga. Al final, cuando pasaron las tres horas, tuve que pagarle 120 dólares. Le pregunté cómo eran las personas que requerían sus servicios y me dijo que eran profesionales de entre 30 y 40 años de los sectores financieros, tecnológicos o de consultoría. Se trata de gente que trabaja durante muchas horas, que no tiene tiempo para hacer amigos, que se han mudado a Manhattan y no conocen a nadie, etc.

La soledad, una amenaza para la salud

Nuestro cuerpo evoluciona y da señales de alarma al sentirnos solos. Sube nuestra tensión arterial, nuestro ritmo cardíaco, nuestro cortisol. Esto le da una señal al cuerpo de que algo no está bien. Lo que pasa en la vida contemporánea es que esta situación se extiende demasiado tiempo y eso es malo para nuestra salud. La soledad tiene un impacto para nuestra salud peor que fumar 15 cigarrillos al día.

La soledad le cuesta al Reino Unido dos mil millones de euros. El impacto económico se centra en la carga que supone la soledad para el sector sanitario porque la soledad hace que nuestro riesgo de sufrir un infarto o un ictus aumente un 30 por ciento. Además, los trabajadores que se sienten solos están menos motivados, son menos productivos y es más probable que dejen la empresa.

Un problema global

En Reino Unido, uno de cada ocho adultos declara no tener ningún amigo íntimo. En Estados Unidos, tres de cada cinco adultos dicen sentirse solos. En España, cuatro de cada cinco jóvenes entre 18 y 25 años declaran sentirse solos con lo cual es algo global que nos afectará a todos. En las últimas décadas, el neoliberalismo ha creado una mentalidad en la que dejamos de valorar la amabilidad, el cuidarnos los unos de los otros, y se da más valor a la competitividad, a la agresividad.

¿Es reversible la soledad?

Las empresas que gestionan las redes sociales son responsables en gran parte del auge de la soledad en las últimas décadas. Estas empresas son como las tabaqueras del siglo XX y también los gobiernos deben volver a financiar las infraestructuras para la comunidad, como las bibliotecas o los parques.

Hay cosas que podemos hacer como, por ejemplo, retirar nuestros teléfonos para estar más presentes cuando estamos con nuestra familia o nuestros amigos, porque todos somos culpables de no estar presentes con ellos a causa de estos teléfonos móviles. Un día por semana retiro los dispositivos móviles y estoy más presente con las personas que quiero. También podemos dedicar 30 segundos de nuestro tiempo a hablar con el cartero o con la persona que nos atiende en el bar. Esa charla de 30 segundos puede marcar una gran diferencia de cara a volver a conectarnos con las demás.

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad