Carrusel DeportivoCarrusel Deportivo
Fútbol
Copa Rey Fútbol

El gol de Canales da el triunfo al Betis en un descafeinado y atípico derbi

Sin público en las gradas, el Real Betis accede a cuartos de Copa tras vencer por 2-1 al Sevilla en un derbi que casi duró 24 horas

Canales celebra su gol(Getty Images)

Después de todo lo sucedido anoche, Real Betis y Sevilla disputaron, menos de 24 horas después, los 50 minutos de derbi más atípicos en mucho tiempo. El partido arrancó en el minuto 39, momento en el que una barra impactó contra un Jordán que hoy no era de la partida, con el Sevilla sacando de centro, pues lo último que había sucedido fue el golazo olímpico de Fekir que suponía el empate.

La situación era tensa, varios futbolistas del Betis se habían quejado de lo sucedido en redes sociales. Pero esa tensión no se mantuvo demasiado, ya que sin público en las gradas, el nivel de fútbol y las revoluciones de los jugadores bajó en comparación con lo visto ayer. En los 50 minutos de hoy no hubo apenas destellos de calidad de dos equipos que ocupan el segundo y tercer puesto en Liga.

Más información

En lo que quedaba de primera parte, que fueron seis minutos más cinco de descuento, lo único destacable fue un gol anulado a Juanmi por fuera de juego. En este encuentro atípico, se dio la curiosa imagen de ver a los equipos marcharse a vestuarios para gozar de 15 minutos de descanso después de apenas haber disputado 11 minutos de encuentro.

El guion fue idéntico en la segunda mitad. El partido era muy descafeinado, no había afición para apretar y apenas había oportunidades. Lo mejor ya se había visto ayer, con los golazos del Papu y de Fekir. Solo fue capaz de deshacer el empate una gran acción aislada de William Carvalho en el 72, que encontró a un Canales libre, prácticamente en posición de extremo, y el santanderino batió a Alfonso para hacer el 2-1.

No reaccionó demasiado el Sevilla, en el que la principal novedad fue el debut de Tecatito. Las mejores oportunidades para empatar llegaron a balón parado. Primero la tuvo en su cabeza Rekik, pero Rui Silva blocó a la perfección. La más clara llegó en el 87, ya con el Sevilla volcado al ataque, y con Koundé estrellando su remate en el larguero. No supo cerrarlo demasiado bien el Betis, pero la exigencia del Sevilla no fue tampoco agobiante.

Terminó así, con triunfo verdiblanco por 2-1, uno de los derbis más extraños de la historia. Dos goles se metieron ayer, uno hoy. Se arrancó con público y se terminó con las gradas vacías. Y de por medio, se dio una muy mala imagen al mundo. De esta manera, los de Pellegrini continúan con su gran año, vivos en las tres competiciones y ya en cuartos de final de Copa. Al Sevilla le tocará centrarse en Liga y Europa League.

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad