Hoy por HoyLa firma de Àngels Barceló
Opinión

Australia se impone a Djokovic, el niño mimado del deporte

Las leyes de Australia resultaron ser más fuertes, pues el tenista serbio no es ni más ni menos que nadie, por mucho dinero que tenga y por mucho entorno que le haga creer que es Dios

Djokovic, el niño mimado del deporte de élite que quiso imponer sus propias reglas | La firma de Àngels Barceló

Hola, muy buenos días. Novak Djokovic viaja ya de camino a su casa. Las normas y las leyes de un país resultaron, al final, más fuertes que cualquier tipo de comportamiento de un niño mimado del deporte de élite y más fuerte también que la presión que ejerce el dinero que mueve o que hace mover este deporte, en este caso los organizadores del Open de Australia, que han visto como caía su cabeza de serie, porque a ellos, a los organizadores, ya saben que les importaba bien poco si Djokovic se había vacunado o si tenía COVID, lo realmente importante es que jugara.

Australia se impone al niño mimado del deporte

02:12

Compartir

El código iframe se ha copiado en el portapapeles

<iframe src="https://cadenaser.com/embed/audio/460/1642399775153/" width="100%" height="360" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

Las autoridades australianas no podían hacer otra cosa que la que han hecho, aunque también hay que decir que les ha costado y han elaborado un argumentario a propósito, cuando todo parecía mucho más sencillo, el tenista mintió en el formulario de entrada al país, y todo el mundo sabe lo que pasa cuando se miente en una cosa así.

Más información

Al final, Djokovic, que ha desafiado todas las reglas, está de vuelta a casa, como nos pasaría a cualquiera de nosotros. Quizás le va a costar digerirlo, pero igual se da cuenta de no es ni más ni menos que nadie, por mucho dinero que tenga y por mucho entorno que le haga creer que es Dios. Djokovic es libre de no vacunarse, pero que sepa que esto tiene sus consecuencias. Las ha tenido en Australia, pero, atención, que las puede tener también en los siguientes torneos anotados en su agenda. Como mensaje es bastante claro, nadie, repito nadie, está por encima de las normas dictadas en casa país. Djokovic quiso imponer sus propias reglas y perdió. Es así de sencillo.

El cuento es aplicable a muchos, tanto en relación con el COVID como en relación con otros asuntos como la corrupción, por ejemplo, y aquí que cada uno ponga sus propios ejemplos. Pero, volviendo a la pandemia, está también el otro caso digno de estudio, el caso de alguien que se salta las normas, pero no las normas dictadas por otros, sino las normas dictadas por él mismo, esto si que que es un triple salto mortal. Y sí, es Boris Johnson. No se lo van a creer, pero hay una nueva fiesta, lo publica hoy el Daily Mirror, en diciembre de 2020, antes de Navidad y cuando el Reino Unido registraba los peores datos de la pandemia.

Aquí la pregunta es, ¿hay algún día en el que no hubiera una fiesta en Downing Street?

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad