Hora 25Las entrevistas de Aimar
Sociedad

Mili Hernández: "Me quiero morir sabiendo que hemos conseguido que la gente no tenga miedo"

Aimar Bretos entrevista a las propietarias de la librería Berkana y activistas LGTBIQ

Mili Hernández y Mar de Griñó

Mili Hernández y Mar de Griñó

26:35

Compartir

El código iframe se ha copiado en el portapapeles

<iframe src="https://cadenaser.com/embed/audio/460/1643046423988/" width="100%" height="360" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

Madrid

Cada derecho conseguido tiene detrás a alguien que se partió la cara por él. Esta noche hablamos con dos mujeres que lo han hecho. Concretamente por los derechos LGTBIQ. Ellas son Mili Hernández y Mar de Griñó, propietaria de Berkana, la librería LGTBIQ que se abrió en España hace 30 años en Chueca, Madrid. Hoy es icono de resistencia militante ante el peso de la gentrificación. Las estanterías de Berkana han sido tres décadas las trincheras contra la intolerancia de la capital. 

Mili Hernández y Mar de Griñó

"Un libro puede salvar vidas y yo misma soy testigo porque a mí me salvó"

"Los primeros años fueron convulsos porque todo era nuevo en Chueca y Berkana era casi su embrión"

Más información

"Berkana es puro activismo"

"El primer shock al abrir una librería LGTBI fue que no había libros"

"Venían a Chueca en busca de libertad y el domingo se volvían a casa y se convertían en el perfecto heterosexual"

"Se te ponen los pelos de punta pensando que podemos retroceder"

"Si no tenemos miedo, ellos no van a lograr vencernos"

"Voy a seguir siendo lesbiana, pública, y voy a amar como quiero amar y me quiero morir sabiendo que hemos conseguido que la gente no tenga miedo"

"No podíamos cerrar la librería, es el último reducto de lo que significó nuestra lucha"

Mili Hernández y Aimar Bretos en Berkana. / Cadena SER

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad