Jueves, 29 de Septiembre de 2022

Otras localidades

Banco de España

El 11-M no influyó en la economía, según el Banco de España

Constata que el endeudamiento de las familias se incrementó nuevamente durante los primeros meses de 2004

La economía española ha crecido un 2,8 por ciento en el primer trimestre del año, lo que supone una décima más que en el cuarto trimestre de 2003, según la estimación dada a conocer hoy por el Banco de España en su 'Boletín Económico' correspondiente al mes de abril. Además, en su informe, el Banco asegura que el 11-M no ha influido negativamente en la economía española.

De esta forma, el crecimiento económico se aceleró ligeramente en los tres primeros meses del año manteniendo, según el Banco de España, las pautas que caracterizan la evolución reciente de la economía española: firmeza en el aumento de la demanda interna, que creció un 3,5 por ciento, y una aportación negativa de la demanda externa, ligeramente inferior al punto porcentual.

La entidad que dirige Jaime Caruana señala que el impulso de la demanda ha seguido asentándose, básicamente. en el consumo y la construcción, así como en "algunos renglones" del gasto de las Administraciones Públicas, mientras que las importaciones de bienes y servicios están registrando tasas de avance superiores a las de las exportaciones.

La contribución de las distintas ramas de actividad al crecimiento del primer trimestre fue desigual, con una mayor impulso de los servicios de mercado y la resistencia de la construcción, que mantuvo ritmos de expansión elevados. Las ramas de industria y energía, por el contario, siguieron mostrando "alguna debilidad".

Así, en este "entorno expansivo" de la actividad, el Banco de España estima que el empleo mantuvo en el primer trimestre un ritmo de crecimiento del 2 por ciento, similar al de los últimos meses de 2003, permitiendo una "modesta recuperación" de la productividad aparente del trabajo.

Además, espera una "contención" en los crecimientos salariales y una "estabilización" en el aumento de los márgenes empresariales, después de que el diferencial de inflación de España con la media de la zona euro disminuyera hasta 0,5 puntos porcentuales en marzo.

En tasa intertrimestral la economía española creció un 0,6 por ciento en el primer trimestre, una décima menos que en el cuarto trimestre de 2003.

IMPACTO DEL 11-M

El Banco de España asegura en su informe trimestral de la economía española que los indicadores disponibles hasta el momento "apenas muestran efectos atribuibles" a los atentados del 11 de marzo en Madrid, tanto en Europa como en España.

Aunque señala que la fase de expansión que inició la economía mundial en la segunda mitad de 2003 ha ido consolidándose en los meses transcurridos del año actual, reconoce que las tensiones geopolíticas en Oriente Medio junto con los atentados terroristas en Madrid "podrían haber generado alguna incertidumbre", sobre todo en las economías europeas, "que son las que se encuentran en una fase de recuperación más débil y retrasada".

En este sentido, reconoce que las bolsas acusaron transitoriamente el efecto de los ataques terroristas del 11 de marzo, de forma más intensa en España y la UE. Según su análisis, el comportamiento de los mercados continuó siendo positivo en el conjunto del trimestre, aunque las alzas bursátiles fueron de menor intensidad que las de los últimos meses de 2003 "y acusaron transitoriamente el efecto de los ataques terroristas del 11 de marzo, de forma más intensa en España y la UE".

La autoridad monetaria española subraya que el dinamismo de la actividad económica mundial ha alcanzado una notable intensidad en Estados Unidos, Asia -incluido Japón- y Europa del Este, y se ha ido extendiendo a otras regiones, como América Latina y la zona del euro, "aunque, en este último caso, los ritmos de crecimiento han continuado siendo relativamente moderados".

CRECE EL ENDEUDAMIENTO FAMILIAR

Por otra parte, el Banco de España constata que el endeudamiento de las familias se incrementó nuevamente durante los primeros meses de 2004, así como el de las empresas. A ello contribuyeron tres factores: los bajos tipos de interés, la subida de los mercados bursátiles y el repunte del precio de la vivienda en los últimos meses de 2003, hasta alcanzar una tasa interanual del 17,2 por ciento.

"La persistencia de estas condiciones de financiación facilita que las empresas y las familias puedan acometer unos gastos superiores a los que podrían afrontar con sus recursos corrientes y seguir ampliando, así, sus niveles de endeudamiento", indica el informe.

No obstante, el Banco de España concluye que la posición patrimonial de empresas y familias "ha continuado siendo sólida, aunque se aprecia un límite en el margen disponible para seguir aumentando a este ritmo el recurso a la financiación crediticia".

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?