Últimas noticias Hemeroteca

Domingo, 26 de Enero de 2020

Otras localidades

La Guardia Civil de Asturias niega que Toro y Trashorras tuvieran explosivos, como señala la UCO

Resta credibilidad al informe de la policía, al basarse en el testimonio de un delator que actuó "por rencillas"

El jefe de la comandancia de la Guardia Civil en Asturias ha negado la afirmación hecha en un informe de 2003 por la Unidad Central Operativa (UCO) donde se señala que Toro y Trashorras escondían 150 kilos de dinamita, ya que dicho informe se basó en el testimonio de un delator, que lo hizo "por rencillas". Fernando Aldea ha afirmado que no existieron fallos en la detención de la trama de los explosivos utilizos en los atentados, sino mas bien, falta de control y seguridad dentro de las minas.

Más información

Durante su comparecencia ante la comisión parlamentaria de investigación del 11-M, Aldea afirmó que los explosivos "no existían" en 2003, y que la persona que en febrero de ese año les comunicó que Toro y Suárez tenían escondidos 150 kilos de dinamita, un preso delator, actuó "para complicarles la vida" y "por rencillas" porque éstos le habían delatado y provocado su detención en 2001, por lo que a jucio del teniente coronel, resta credibilidad al informe de la UCO.

Fernando Aldea fue el autor del informe en el que se afirmaba que la Guardia Civil no detectó ninguna anomalía cuando inspeccionó, un año antes del 11-M, la mina asturiana donde se robaron los explosivos usados en los atentados. Esta investigación se abrió a raíz de la información facilitada por el confidente Rafa Zouhier.

Poco después, el 27 de febrero, la UCO remitió una nota, que Aldea calificó hoy de "escueta", en la que se señalaba a los mismos protagonistas, Toro y Trashorras, y se hablaba del intento de venta de los explosivos en Madrid.

"A partir de ese momento, la Guardia Civil de Asturias comenzó a seguir a estas dos personas, pero no detectamos nada anormal o delictivo. Las investigaciones han demostrado que los explosivos utilizados en los atentados de Madrid se robaron en enero o febrero de 2004", concluyó el mando de la Guardia Civil.

"NO HUBO FALLOS EN EL CONTROL DE LOS EXPLOSIVOS"

También ha descalificado, en varias ocasiones, al jefe de la UCO, Felix Hernando, y niega su afirmación de que "no supimos verlo", ya que, según la opinión de Aldea, la Guardia Civil no tuvo ningún fallo en el control de los explosivos, sino más bien en una falta de seguridad dentro de las minas Conchita.

Sobre el desfase de 50 kilos de explosivos registrado el 1 de marzo, pocos días antes de los atentados, en la mina Conchita, el teniente coronel Aldea ha confirmado que las investigaciones comenzaron después de los atentados.

COMPARECENCIAS DE LA TARDE

Tras el testimonio de Aldea ha comparecido su antecesor en el cargo, el general Pedro Laguna que ha ratificado lo dicho. Dice Laguna que siempre pensó que lo de los 150 kilos de explosivos encubiertos por Toro y Trashorras era un "farol" de sus confidentes y que el control de los explosivos para evitar robos no depende de la Guardia Civil de Asturias, sino de seguridad interna en las minas.

El general Laguna, al igual que Aldea ha contradicho lo afirmado por el general de la UCO, Felix Hernando. "La UCO nunca abandonó la investigación de los explosivos, con la ayuda de sus confidentes", ni siquiera el 27 de febrero, fecha que dio Hernando para decir que cortó la relación con sus confidentes.

Mando de la G. Civil de Asturias: "Los explosivos se robaron en enero-febrero de 2004

Mando de la G. Civil de Asturias sobre el control de los explosivos: "Fallaron los controles del interior de la mina"

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?