X
Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para elaborar información estadística y mostrarte publicidad personalizada a través del análisis de tu navegación, conforme a nuestra política de cookies

Una etarra mantenía a su hija en "aislamiento anacrónico" para "preservar su lugar de origen"

Era una presa en Granada

Una presa de la organización terrorista ETA mantenía, mientras estuvo internada en la cárcel de Granada, a su hija en "aislamiento anacrónico", para "preservar su lugar de origen", según afirma un auto de la Audiencia Nacional. En la actualidad, la presa se encuentra internada en Valladolid y la pequeña vive con sus abuelos.

Durante su estancia en la cárcel de Granada, la presa de ETA Ainhoa Gutiérrez Santorcuato presentó una queja, ya que, en su opinión, la estancia en prisión de su hija menor menoscababa su derecho a la formación y desarrollo psíquico y físico recogido en la Convención de los Derechos del Niño.

El Juzgado Central de Vigilancia Penitenciario desestimó la queja y decidió comunicar el caso a la Consejería andaluza de Asuntos Sociales para que adoptara "las medidas de control, inspección o tuitivas que estime conveniente respecto a la menor".

La Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional, al resolver el recurso presentado por la reclusa, confirma la decisión del Juzgado de Vigilancia Penitenciaria e incluye la necesidad de comunicar el caso a la Junta de Andalucía, al entender que "la situación de vida de la menor obedece a la conducta observada por la propia recurrente, quien de forma perjudicial, como ella misma denuncia, aparece como la única causante de la situación anómala que sufre su hija".

En este sentido, el auto dado a conocer hoy explica que la madre impide a la niña "juntarse con otros menores que habitan en el establecimiento, así como recibir la alimentación correspondiente a su edad, manteniendo a la misma en una situación de aislamiento anacrónico absolutamente perjudicial para la menor".

La madre alega que no permite la presencia de la niña en la guardería "para preservar su lugar de origen", lo que el tribunal considera que vulnera los derechos de la menor. Gutiérrez Santorcuato denunció las circunstancias de estancia en prisión de su hija en 2004. Los distintos recursos han llevado a la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional a pronunciarse al respecto en un auto con fecha del pasado día 5, a pesar de que la niña ya reside con sus abuelos y la reclusa ha sido trasladada de prisión.