Últimas noticias Hemeroteca

Domingo, 05 de Abril de 2020

Otras localidades

CORONAVIRUS | EN DIRECTO CORONAVIRUS | EN DIRECTO Sigue en directo la rueda de prensa de los técnicos del Gobierno

La Guardia Civil denuncia casi 13.000 construcciones ilegales en año y medio

Informe del Seprona al que ha tenido acceso El País

Un informe del Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil revela que se han denunciado 12.832 construcciones ilegales desde enero de 2005 y junio de 2006. Son construcciones ilegales, de campo y playa, y han detenido a 239 personas. Es decir, según el informe, publicado hoy por El País, cada día localizaron casi 24 construcciones ilegales.

Las provincias en las que más construcciones ilegales se detectaron en 2006 fueron Tenerife, Málaga, Murcia, Las Palmas de Gran Canaria, Granada (con gran concentración todas en las zonas de playa), Cáceres y Coruña, por este orden.

Más información

Esta clasificación apenas se ha visto alterada durante los seis primeros meses de este año, salvo por la escalada hasta la primera posición de Cuenca, con el 20% de las 4.636 construcciones ilegales denunciadas por el Seprona de enero a junio de 2006.

Sorprendentemente, según revela El País, la Guardia Civil detuvo a 123 personas, la mayoría de las cuales quedó en libertad y, como mucho, se llevó una multa. Los agentes con los que ha hablado el periódico reconocen que demoliciones como consecuencia de sus denuncias "ha habido más bien pocas".

Descaro

La impunidad que parece arropar a estas construcciones ilegales hace que, según cuenta El País, incluso haya anuncios en medio de urbanizaciones ilegales del tipo de "Se legalizan pozos", como el que se encontró el Seprona en Andalucía.

La investigación del Seprona (que no incluye ni Cataluña ni el País Vasco, donde las competencias en esta materia la ejercen sus policías autonómicas) revela que los infractores actúan como auténticos colonizadores de terrenos sin atenerse a ley ni normas. Delimitan su parcela sin dejar espacios para usos comunes mientras los ayuntamientos tan sólo levantan acta. Después se ponen luz o teléfono con enganches ilegales probablemente y para el agua abren un pozo, también ilegal. Las talas, ilegales, tampoco suponen un problema para estos constructores. Después instalan casas prefabricadas y todo lo demás viene rodado.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?