Sábado, 24 de Septiembre de 2022

Otras localidades

11-M

El agente que inspeccionó la furgoneta de Alcalá no vio indicios de ETA en el 11-M

Los autores materiales pudieron recibir apoyo de desconocidos, según una agente de la UCI

Durante la jornada de hoy se han sucedido los testimonios de agentes de la policía que participaron en las primeras pesquisas de la investigación de los atentados del 11 de marzo y de una agente de la Unidad Central de Inteligencia encargada de analizar las pruebas recogidas en los lugares de los atentados. Uno de los testigos ha afirmado que desde el primer momento en que inspeccionó la furgoneta encontrada en Alcalá de Henares descartó la vinculación de ETA con la masacre al no ver su 'modus operandi'.

El agente policial número 79.858 que ha comparecido esta mañana ante el tribunal que juzga el 11-M en la Casa de Campo ha afirmado que desde la misma mañana del 11 de marzo, cuando realizó una inspección ocular de la furgoneta Kangoo aparcada en Alcalá de Henares -con la que supuestamente se trasladaron los terroristas- descartó la implicación de ETA en los atentados. "No vi el 'modus operandi' de ETA en ningún momento", ha afirmado este experto en investigar atentados de la organización etarra.

El testigo detalló que las matriculas del vehículo eran las originales, no fueron dobladas y correspondían con la denuncia de un vehículo sustraído el 28 de febrero de 2004. El agente también ha señalado que la furgoneta no presentaba "signos de forzamiento", ni encontró en sus bajos ningún elemento explosivo, elementos habituales que utiliza ETA para borrar toda huella.

Pudo haber más colaboradores

Por su parte, una inspectora de la Unidad Central de Información (UCI) ha afirmado que su sección ha manejado siempre la hipótesis de que los autores materiales que colocaron los explosivos en los trenes de cercanías fueron 13 y ha indicado que, aunque no puede confirmarlo con datos objetivos, no descarta que fueran apoyados por varias personas más que pudieron realizar labores de "vigilancia".

La investigación llevada a cabo por la Policía tras los atentados desvela también que pudo haber un tercer coche utilizado para transportar a los miembros de la célula terrorista a Alcalá de Henares u otros puntos y el material explosivo que no ha sido localizado. La agente ha explicado que uno de los coches que sirvieron para el traslado, el Skoda Fabia, no fue localizado hasta meses después del 11-M, cuando la empresa propietaria encontró en el maletero una funda de pistola y avisó a la policía.

La inspectora, que actúa como analista de los atentados, ha especificado además que tanto en la casa de Leganés -donde se suicidaron el 3 de abril siete terroristas integristas- como en la finca de Morata de Tajuña -que se utilizó para preparar los explosivos-, las fuerzas de seguridad del Estado localizaron material genético correspondiente a personas anónimas no identificadas.

Testigo policial, sobre la Renault Kangoo hallada en Alcalá de Henares: "No ha sido ETA la que ha usado ese vehículo"

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?