Últimas noticias Hemeroteca

Jueves, 20 de Febrero de 2020

Otras localidades

Herida grave en Barcelona una mujer cuyo marido intento asesinarla a martillazos

Previamente, la hija y el nieto de la pareja ya habían quitado un cuchillo al agresor

Una mujer de 62 años fue ingresada ayer en el centro hospitalario de Can Ruti de Badalona, con pronóstico grave, tras haber recibido varios martillazos en la cabeza de su marido en Caldes d''Estrac.

La mujer, que ingresó consciente, está ingresada en la UCI fuera de peligro y, según las previsiones, en los próximos días podrá pasar a planta. Ayer por la tarde le operaron por una lesión craneoencefálica y se le practicó neurocirugía, según confirmó a Europa Press un portavoz de Can Ruti.

Los hechos sucedieron ayer por la mañana en Caldes d''Estrac, cuando un hombre de 65 años intentó matar a su mujer, de 62 años, propinándole varios golpes en la cabeza con un martillo. El hombre, que cumplió los 65 años ayer mismo, creyó que la había matado e intentó suicidarse con el mismo martillo.

La Policía local de Caldes d''Estrac recibió el aviso hacia las 10 de la mañana del martes. Según explicó a Europa Press el responsable de la Policía local de Caldes, Joan Sánchez, en el momento de los hechos en la casa estaba la pareja con una hija y un nieto, de 14 años.

La hija y el nieto le quitaron un cuchillo

La pareja -que hace dos meses que se instaló en Caldes- discutió y el hombre tomó un cuchillo "con la intención de matarla". La hija del matrimonio y el nieto consiguieron reducir inicialmente al hombre, le quitaron el cuchillo y lo tiraron en la calle para que no pudiera recuperarlo.

Posteriormente el hombre cogió un martillo y propinó varios golpes en la cabeza de la mujer. La agresión le ocasionó una grave fractura en el cráneo y la pérdida de mucha sangre, "lo que hizo pensar al hombre que la había matado".

Según Joan Sánchez, el hombre "intentó suicidarse golpeándose la cabeza con el mismo martillo", y destacó que la actuación de la hija y el nieto "salvó la vida a su madre y abuela".

Al llegar al lugar de los hechos, la policía local de Caldes, la de Sant Vicen y los Mossos -unos 15 agentes- se encontraron a la mujer tendida en el suelo de una habitación de la casa "con las paredes salpicadas de sangre" y creyeron que había muerto, aunque un agente se percató de que aún tenía pulso.

Los servicios de emergencias médicas (SEM) trasladaron a la víctima herida grave al hospital Trias i Pujol de Badalona, donde se recupera favorablemente. El SEM tuvo que atender también a la hija de la víctima, recién operada del corazón, porque sufrió un ataque de nervios.

Al agresor lo encontraron en la entrada de la casa tendido en el suelo, pero no había perdido el sentido pese a los golpes que se propinó él mismo. El hombre reconoció la agresión de entrada y dijo que "quería morirse".

La policía lo detuvo y lo trasladó primero al Hospital de Mataró y luego al CAP de Sant Vicen de Montalt. El individuo, al que no se le conocen antecedentes policiales, permanece en la comisaría de Granollers (Barcelona) por un delito de intento de homicidio y pasará próximamente disposición judicial.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?