Últimas noticias Hemeroteca

Domingo, 22 de Septiembre de 2019

Otras localidades

Un diputado del PP dice que "fue un error" que "Aznar estuviera en las Azores"

Embajador español en Irak: "Una retirada apresurada de las tropas extranjeras incrementaría la tragedia"

Jaime Ignacio del Burgo, miembro del Grupo Popular en el Congreso, ha asegurado en Radio Euskadi que "vistas las cosas con perspectiva", Aznar "se equivocó" porque "no debió estar en las Azores", el momento que escenificó el inicio de la invasión de Irak. Al cumplirse cuatro años de este hecho, el embajador español en Irak ha asegurado en la Cadena SER que "las cosas irían peor" con una "retirada apresurada" de las tropas extranjeras.

Jaime Ignacio del Burgo, portavoz de Unión del Pueblo Navarro (UPN), la marca de los populares en Navarra, ha asegurado que "Aznar no debió estar en las Azores". El diputado ha explicado que "vistas las cosas con perspectiva", el ex pesidente del Gobierno "se equivocó". "La imagen que trasmitió" fue "profundamente negativa", concluyó.

En la misma línea se ha manifestado en 'Hora 25' el diputado del PP por Madrid Jesús López Medel, quien ha calificado la situación actual en el país árabe de "tragedia". Para López Medel, la intervención en Irak fue un error y la gestión de la posguerra también lo ha sido. La decisión de Aznar de implicar a España en la invasión iraquí "dañó" al PP.

Sobre las declaraciones de Del Burgo, ha manifestado que es "un favor al partido". "Con naturalidad hay que decir lo que se piensa", ha agregado el diputado popular.

Embajador español: "Muy débiles signos de optimismo"

A las 05:35, hora local, del 20 de marzo de 2003 comenzó la guerra en Irak. Cuatro años después, el embajador español en este país, Ignacio Rupérez, ha asegurado en la Cadena SER que se dan "muy débiles signos de optimismo" y que hasta ahora lo único que se ha logrado es "un trasvase de violencia de unos grupos a otros". El diplomático ha asegurado que "la labor de mediación y seguridad" de las tropas extranjeras en Irak "es esencial" y que "una retirada apresurada incrementaría la tragedia".

Las cifras

Naciones Unidas asegura que 34.452 civiles han sido asesinados en 2006, según cifras aportadas por el Ministerio de Sanidad iraquí y el Instituto Médico-Legal de Bagdad. Cifras conjuntas de los ministerios del Interior y de Sanidad iraquíes estiman estas muertes en 12.357, 13.986 si se suman las muertes de miembros de las fuerzas de seguridad. El Gobierno iraquí cifra entre 100.000 y 150.000 los muertos totales desde 2003.

Estudios independientes como Iraq Body Count aumentan estos datos. Según la web, que contabiliza aquellas muertes confirmadas por al menos dos fuentes -en particular, agencias de prensa y medios reconocidos-, entre 60.000 y 65.000 civiles iraquíes han perdido la vida desde el inicio del conflicto.

Además, cerca de 2 millones de iraquíes se han visto obligados a desplazarse desde 2003, con destino a Siria y Jordania. En lo que a Europa se refiere, Suecia es el lugar de recepción más habitual, seguido de Países Bajos, Alemania, Grecia, Reino Unido y Bélgica.

Así empezó

El inicio de la invasión militar, conocida en un primer momento como Operación Libertad Iraquí, fue la culminación de la crisis de desarme en Irak iniciada a principios de los 90, y que estalló de forma oficial en 2002, cuando el presidente estadounidense George W. Bush, delante del pleno de Naciones Unidas y un día después del primer aniversario de los atentados del 11 de septiembre de 2001, advirtió de que Estados Unidos tomaría las medidas pertinentes para actuar militarmente contra Irak si su entonces presidente, Sadam Husein, no aceptaba el desmantelamiento de su presunto arsenal de armas de destrucción masiva bajo la supervisión de los inspectores de la ONU.

Menos de dos meses después, Naciones Unidas aprobó la resolución 1.441, que ofrecía al Gobierno iraquí una "última oportunidad para cumplir con sus obligaciones de desarme". El principal valedor de la invasión, Estados Unidos, esgrimió dicha causa junto con la voluntad de, según Bush, "luchar contra el terrorismo y proteger al pueblo iraquí", al dar comienzo de forma oficial el 20 de marzo, a las 03:30 h. de la madrugada (hora española), la invasión de Irak por parte de más de 315.000 soldados de una fuerza multinacional de intervención, conocida popularmente como la Coalición, y conformada en un principio por más de 40 países. La invasión preveía derrocar el Gobierno de Husein y la sustitución, tras un período de transición bajo un Gobierno provisional, por un Ejecutivo elegido democráticamente.

En abril de 2003, Bagdad había sido conquistada. El día 9, la caída de la estatua de Sadam Husein, que sería encontrado, juzgado y posteriormente ejecutado en un polémico juicio, prometía ser un momento para la Historia y un anuncio de paz, y no lo que realmente fue: el inicio de brotes de violencia por todo el país que han sumido a Irak, en una espiral de violencia sectaria, que inició su auge después del ataque contra la mezquita de Samarra en 2006 y que ha resultado en un ligero cambio de postura en el Gobierno estadounidense incapaz de demostrar la presencia de armas de destrucción masiva en el país y que, acosado por el peso de la memoria de las víctimas, junto con la pérdida de credibilidad y la reciente derrota en las elecciones legislativas a manos de los demócratas opuestos al conflicto, ha tenido que dar un giro hacia una nueva estrategia cuyos resultados aún quedan por decidir.

El embajador español en Irak asegura que "las cosas irían a peor" con una "retirada apresurada" de las tropas extranjeras

Jaime Ignacio del Burgo: "Aznar no debió estar en las Azores. Fue un error"

Gervasio Sánchez, enviado especial de la SER a Irak relata sus impresiones al regresar a Bagdad.

Jesús López Medel (PP) en Hora 25: "La invasión de Irak fue una decisión injusta, errónea y desproporcionada de la que no podemos sentirnos orgullosos"

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?