Últimas noticias Hemeroteca

El 'talibán australiano' de Guantánamo estará nueve meses de prisión

El primer condenado de la base militar de EE UU ha sido sentenciado a siete años por colaborar con Al Qaeda, aunque ya ha pasado cinco años encerrado

El talibán australiano de la prisión estadounidense de Guantánamo (Cuba) ha sido condenado a siete años de prisión por un tribunal militar que lo ha declarado culpable de colaborar con terroristas. El acusado, sin embargo, sólo tendrá que cumplir nueve meses de la sentencia tras pasar más de cinco años detenido en Guantánamo, según han informado fuentes militares

El primer dictamen de culpabilidad contra un "combatiente enemigo", juzgado en esa base enclavada en territorio cubano, ha formado parte de un acuerdo que limitó su sentencia a esos siete años de prisión, agregaron las fuentes.

David Hicks, de 31 años, fue capturado en diciembre de 2001 por las tropas estadounidenses que invadieron Afganistán y acusado de colaborar con la red terrorista Al Qaeda.

La semana pasada Hicks se declaró culpable de uno de los cargos, el de haber dado apoyo material para actividades terroristas, después de un pacto con el tribunal militar que lo juzga. Sin embargo, negó haber conocido de antemano los planes para los atentados del 11 de septiembre de 2001 contra Washington y Nueva York.

Su abogado, el mayor del Cuerpo de Infantes de Marina de Estados Unidos, Michael Mori, señaló que era un aspirante a soldado que nunca atacó a nadie.

No obstante, el fiscal Kevin Chenail, un coronel también del Cuerpo de Infantes de Marina, señaló que Hicks se había unido a una banda de criminales dedicada a asesinar inocentes. "Estamos frente a uno de los enemigos", manifestó Chenail durante una de las audiencias.

Hicks fue uno de los primeros de los más de 500 presuntos terroristas trasladados al centro de detención de Guantánamo, para albergar a lo que el Gobierno de Estados Unidos califica como "combatientes enemigos" en la guerra contra el terrorismo.

Actualmente en el centro de Guantánamo hay alrededor de 385 detenidos, la mayoría de ellos capturados en Afganistán e Irak.

Poco antes del juicio, el australiano dijo haber sido víctima de abusos por parte de los militares estadounidenses, pero después se retractó y en su declaración de culpabilidad dijo : "nunca fui tratado ilegalmente mientras estuve bajo la custodia de estadounidenses".

En virtud de un acuerdo entre los gobiernos de Australia y de Estados Unidos, Hicks cumplirá la pena de prisión en su país, adonde será enviado a finales de mayo, según las fuentes.

Hicks se ha comprometido en el acuerdo a no hablar durante un año con los medios de información sobre su caso y a entregar al Gobierno de Australia cualquier cantidad de dinero que pudiera recibir por los derechos de su historia.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?