Últimas noticias Hemeroteca

Royal planta cara a Sarkozy en un debate centrado en la economía y lo social

El candidato conservador, ex ministro del Interior, y la candidata socialista debaten en televisión

Una Ségolène Royal firme y segura, con una cierta agresividad, ha conseguido que Nicolás Sarkozy asuma el balance que deja el actual gobierno del que ha formado parte, incluido en materia de seguridad, al recordar que la sensación de inseguridad ha aumentado bajo su mandato como ministro del Interior.

"Usted que asegura que los gobernantes deben rendir cuentas, convendrá conmigo que usted es responsable de la situación que vive el país", reprochó Royal a un Sarkozy que se situó en ese momento a la defensiva.

Minutos más tarde, el candidato conservador aprovechó los temas económicos para contraatacar. En concreto, con la medida social más significativa del último gobierno socialista: la jornada semanal de 35 horas, que ha situado como el centro de todos los problemas económicos que vive Francia. En este contexto, ha hecho mención al presidente español, José Luis Rodrígez Zapatero, quien le ha confesado que "no quiere ese sistema para su país para no perjudicar la competitividad".

Concepciones distintas

Royal, sin embargo, no se ha descompuesto y se ha presentado en varias ocasiones como "la presidenta de la Francia que funciona", mientras que Sarkozy ha dicho que "quiere ser el presidente que arreglará lo que no va bien". Dos concepciones distintas de una misma función y dos formas de expresarse diferentes se han visto en un debate que ha abundado en los temas económicos y sociales y que, en principio, no parece que vaya a darle a Royal el impulso para desbancar al favorito de los sondeos.

El acceso de los minusválidos en la escuela ha desatado el momento más duro de un debate que se había desarrollado con alternativas e intercambios para los dos candidatos. Muchos franceses se preguntarán el jueves si, como señaló Sarkozy, Royal "perdió los nervios" al acusarle de "inmoralidad política" por haberse referido al caso de un minusválido cuando su gobierno ha recortado los programas de inserción en las escuelas. Sarkozy logró desestabilizar, por primera vez, a la candidata socialista que durante el debate se había mostrado firme y segura y había conseguido que el ex ministro de Interior asumiera implícitamente su responsabilidad en la actual situación de Francia como miembro del Gobierno saliente.

Royal, de azul; Sarkozy, de gris

El debate se ha desarrollado en un plató diseñado como un ring de boxeo, rodeado de anillos concéntricos en blanco y negro. A la izquierda Ségolène Royal, traje azul marino y camisa blanca. A la derecha Nicolás Sarkozy, traje gris azulado y corbata a rayas blanca y azul. Los dos llegaron al estudio de las afueras de París bastante tranquilos en apariencia.

Por sorteo, fue el candidato de la derecha quien abrió el fuego sobre Francia y las instituciones, aunque han sido los temas económicos los que han acaparado la mayor parte de un debate que ha durado más de dos horas y media.

Los franceses opinan del cara a cara entre Sarkozy y Royal (por la enviada especial de la Cadena SER a París, Maria José Agejas)

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?