Últimas noticias Hemeroteca

Al menos ocho españoles deportados desde el lunes al llegar a Brasil

Es la respuesta del gobierno de Lula a la dureza de las medidas fronterizas impuestas por la UE y aplicadas por España

Brasil contesta con la misma moneda a la estricta política de control de fronteras puesta en práctica por España. Ya son al menos ocho los españoles deportados desde el lunes como medida de protesta de Brasilia contra las expulsiones de sus ciudadanos. La diplomacia de ambos países trabaja ahora para evitar más episodios como los de los últimos días, según ha informado Laura Gutiérrez a la Cadena SER.

"No os vamos a dar ningún tipo de explicación, en el mismo vuelo en el que habéis venido, os marcháis", es lo que la policía federal brasileña le espetó a Pedro cuando éste intentó explicarles que su documentación y la de sus acompañantes estaba en regla. Él es uno de los afectados por el endurecimiento de las medidas fronterizas en el país sudamericano.

Ayer fue un día de intensos contactos diplomáticos entre el embajador español con parlamentarios brasileños. El objetivo de esas reuniones, según han informado fuentes diplomáticas, ha sido didáctico. Los representantes españoles han explicado a los brasileños los criterios de entrada que están obligados a seguir en el marco de las directivas europeas sobre control fronterizo. Es decir, las expulsiones no responden a un capricho del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero. Los diplomáticos españoles también les han descrito a las autoridades brasileñas la sala del aeropuerto de Barajas donde permanecen los retenidos.

La felicitación flexibiliza posturas

El presidente José Ignacio Lula da Silva podría hablar hoy mismo con su homólogo español, José Luis Rodríguez Zapatero, para felicitarle por las elecciones y podría comentarle esta situación.

Entre el lunes y el martes, al menos siete españoles han sido deportados al llegar a Brasil. Pedro aterrizó en Río y automáticamente, sin explicación, le enviaron de vuelta. Según la comisión de Ayuda al Refugiado España está pagando las consecuencias de su estricta política de control de fronteras.

Último caso, en el norte de Brasil

El octavo expulsado fue un español, turista de 31 años, que llegó anoche a Fortaleza, al norte de Brasil. Sólo tenía un papel con la dirección del hotel, no una reserva. Al policía de control de aduanas del aeropuerto no le basta y, comprimida, esta es la conversación que ambos sostienen ante las cámaras de O Globo.

Con él son ya al menos 19 los españoles expulsados en reciprocidad por la expulsión de España de Brsileños que no contaban con la documentación necesaria. Esta mañana Moratinos ha llamado a su colega brasileño para buscar formas de superar la crisis. Han acordado celebrar una reunión de alto nivel después de Semana Santa.

Uno de los deportados: "En el mismo vuelo en el que habéis venido, os marcháis"

Uno de los deportados: "Iberia dijo que acompañáramos a la policía porque podía ir a más y no merecía la pena"

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?