Domingo, 27 de Septiembre de 2020

Otras localidades

Sin afición no hay fútbol

El Atlético selló su pase a octavos en un Vicente Calderón que sólo se reconocía como tal por el nombre

Aspecto de un Vicente Calderón vacío y desangelado. El Atlético ya ganaba 1-0, pero no había nada para celebrarlo.

Aspecto de un Vicente Calderón vacío y desangelado. El Atlético ya ganaba 1-0, pero no había nada para celebrarlo. / JOSE I. FERNÁNDEZ

Sin afición no hay fútbol. Ésta es la conclusión fundamental que puede sacarse del partido disputado anoche en un Vicente Calderón que era la antítesis de sí mismo. Frío, desangelado, sin alma. Los goles no son tales sin miles de gargantas que los coreen, las filigranas no son bonitas sin un aplauso que las secunde, ni las entradas son merecedoras de tarjeta sin un público que las reclame.

Ésta es la moraleja fundamental que subyace en un partido que, aunque no lo parecía, era de Champions y en el que, pese a que casi nadie lo celebró, el Atlético de Madrid se clasificó para los octavos de final de la máxima competición continental.

Sólo 500 privilegiados

Apenas 500 personas entre la delegación del Atlético de Madrid (75), la del PSV (75), la prensa (300) y los miembros de seguridad del club y de la UEFA pudimos presenciar el encuentro como testigos de excepción. Sin embargo, creo que todos nos fuimos con la sensación de que lo que había acontecido no había sido un verdadero partido de fútbol.

Por suerte para el Atlético, los de Javier Aguirre sí se metieron en materia y a los 14 minutos Simao Sabrosa aprovechó un balón perdido en el área para alojarlo en las redes con la zurda. El Frente Atlético hubiera estallado de júbilo, era su fondo, sin embargo, sólo unos 500 valientes detrás de los fríos muros de piedra de ese Fondo Sur pudieron celebrar el tanto que no estaban viendo, pero les llegaba por la radio.

Y 500 valientes

Mención aparte merecen estos otros 500 héroes, ya que no se puede catalogar de otra manera a ese grupo llevado por un "sentimiento especial", como posteriormente definiría Aguirre, que se pasaron más de dos horas a la intemperie, soportando una temperatura de unos cero grados y sin poder hacer más que lo que en esencia es el Atlético de Madrid: un acto de fe. Animar sin ver. Creer y alentar.

Al menos, los once de dentro esta vez sí correspondieron a sus incondicionales mientras que los holandeses parecían haberse quedado en la puerta como los castigados hinchas colchoneros. En el PSV se solidarizaron con la desgracia atlética de presentar un estadio vacío y apenas inquietaron a Coupet.

En octavos sí habrá un verdadero partido

Con su victoria, el Atlético se garantizó poder vivir en su estadio, al menos, otro verdadero partido de Champions. Entonces sí habrá colorido, ambiente y pasión. Entonces sí será el Calderón. Lo de anoche, fue un simulacro. Gracias Platini.

Gol de Maxi (At.Madrid,2-PSV,0)

Gol de Simao (At.Madrid,1-PSV,0)

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Cadena SER

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad

Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?