Últimas noticias Hemeroteca

Lunes, 14 de Octubre de 2019

Otras localidades

Qué fue de... Pier

El hispano italiano, que protagonizó un sonado traspaso a tres bandas del Sporting al Betis, trabaja actualmente como comentarista en la televisión autonómica canaria

El delantero, que militó en las filas del Tenerife, Sporting, Betis, Zaragoza en Primera, vistió la camiseta de la selección española en una sola ocasión, en un partido de clasificación para la Eurocopa frente a Macedonia.

Romano de nacimiento y tinerfeño de adopción, Pier (15 de Octubre, 1971, Roma) se estrenó en Primera con el Tenerife en la tercera jornada de la Liga 1990-1991 precisamente ante el Sporting, un equipo que marcaría su carrera. En la campaña 1991-1992 Pier se convirtió en protagonista absoluto de la Liga al marcar el tercer y definitivo gol que dio al traste con las esperanzas del Real Madrid de conseguir el campeonato. Fue la primera de las dos Ligas que los blancos vieron esfumarse en la isla. El hispano italiano jugó en el Tenerife durante cuatro temporadas. Fue posiblemente la época más exitosa del equipo canario. En 1993 los tinerfeños llegaron a semifinales de la Copa del Rey con Valdano en el banquillo y acabaron quintos en la tabla de la Liga, el mejor puesto de su historia en Primera. El año siguiente los partidos de UEFA llegaron al Heliodoro Rodríguez López. El Auxerre francés y el Olympiacos griego sucumbieron ante los tinerfeños. El sueño europeo terminó en manos de la todopoderosa Juventus de Turín.

En 1994 Pier se marchó al Sporting incluido en la operación que llevó a Juanele a Canarias. El delantero firmó una buena campaña en el conjunto rojiblanco, 14 goles (11 en liga y 3 en copa). Llamó la atención de varios clubes, entre ellos el Betis, que finalmente consiguió su fichaje gracias a la ayuda del Tenerife. Lopera ofreció a Pier una ficha anual cercana a los 60 millones de pesetas, una cifra que cuadruplicaba su salario en Gijón. Pier no lo pensó y se marchó a Sevilla.

Traspaso al Betis

Su traspaso fue una operación a tres bandas en la que todos, con excepción del Sporting, parecían haber ganado. Y es que Pier tenía una cláusula de rescisión de 500 millones de pesetas, pero el Tenerife se había reservado una opción de recompra por el jugador tasada en 200 millones de pesetas, que ejerció para posteriormente venderlo al Betis por 300 millones. Así el conjunto verdiblanco se ahorraba 200 millones y el Tenerife ganaba 100. El problema surgió por una cláusula que estipulaba que si el jugador utilizaba al Tenerife como puente para fichar por otro equipo debería abonar al Sporting 300 millones de pesetas. Cuando fichó por el Betis Pier recordó a Lopera esta cláusula, pero el presidente bético le restó importancia. El Sporting decidió entonces demandar al hispano italiano por incumplimiento de contrato.

Crisis de ansiedad

Pier vistió la camiseta verdiblanco durante dos campañas en las que consiguió 23 dianas. En 1997 se marchó por el Zaragoza, pero su mente estaba más ocupada por los juzgados que por los partidos. El delantero cayó entonces en varias depresiones y crisis de ansiedad. "Aquel contrato me destrozó la carrera. En aquellos años mi cabeza estaba más en los juzgados que en los campos de fútbol. Jugaba para pagar una deuda. El fútbol se había convertido en una condena que estaba destrozando mi vida y la de mi familia", declaró años más tarde el jugador.

El Tribunal Supremo le obliga a pagar 341 millones de pesetas

Después de un gris paso por el conjunto maño con el que consiguió únicamente un gol, volvió al Tenerife en 1999. El litigio con el Sporting continuaba y en 2000 el Tribunal Supremo falló a favor del club asturiano. Pier tenía que pagar al Sporting 341 millones de pesetas. El club y el jugador llegaron finalmente a un acuerdo y Pier sólo tuvo que abonar la mitad del dinero estipulado por el juez.

El delantero consiguió más tarde rembolsarse ese dinero al ganar la demanda que interpuso contra Lopera por incumplimiento de promesa. Pier marcaba entonces sus últimos goles como profesional en el Extremadura. Y después en varios conjuntos amateurs, como el Terrassa catalán, el AD Laguna y el UD Esperanza canarios.

Durante su época con el Laguna Pier habló en El Larguero con De la Morena sobre los problemas en los que estaba inmerso el fútbol canario. En 2005, alentado por su amigo Juan Carlos Pedraza se enroló en el Alcalá de 2º B. Esta etapa madrileña, que duró un año y medio, fue especial para él. "La más feliz de mi vida como futbolista. Disfrutaba de cada entrenamiento. Volví a encontrar la pureza del fútbol" reconoció el delantero.

Comentarista de partidos de fútbol

Se retiró en 2007 pero el fútbol continuó como eje principal de su vida. Actualmente trabaja como comentarista de partidos de fútbol en la televisión autonómica canaria y colabora con TVE en la narración de los partidos de la liga italiana.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?