Sábado, 21 de Mayo de 2022

Otras localidades

Embarazada tras haber recibido la 'quimio'

Se le extrajo tejido ovárico antes del tratamiento para preservarlo. Se trata del primer embarazo de estas características

Una valenciana de 39 años que superó un cáncer de mama es la primera mujer en el mundo que ha conseguido un embarazo gemelar tras ser sometida al reimplante del tejido ovárico que le fue extraído antes de iniciar el tratamiento contra el tumor para preservar su fertilidad, y combinar esta técnica con la vitrificación de ovocitos.

Este embarazo gemelar, que se encuentra en la semana 15 de gestación y ha sido posible gracias a la colaboración del Hospital Doctor Peset de Valencia y el Instituto Valenciano de Infertilidad (IVI), ha sido hecho público este martes en rueda de prensa por el conseller de Sanidad, Manuel Cervera. "Este embarazo abre la posibilidad real a las pacientes con cáncer de ser madres", ya que el 42% de las mujeres que reciben tratamientos como quimioterapia o radioterapia presentan fallo ovárico precoz, ha señalado Cervera, quien estaba acompañado de las ginecólogas María Sánchez, del doctor Peset, y Juana Crespo, del IVI-Valencia.

Un tratamiento de fertilidad

A la mujer, embarazada de dos varones y que dará a luz el próximo mes de agosto, se le diagnosticó el cáncer de mama hace dos años y antes de ser sometida al tratamiento de quimioterapia le fue extraído y congelado el tejido ovárico. Una vez que superó la enfermedad, en enero de 2008, le realizaron el implante de tejido ovárico, lo que le permitió recuperar la función hormonal y ovárica, por lo que decidió iniciar un tratamiento de fecundación in vitro en el IVI-Valencia.

La mujer, que finalmente ha conseguido quedarse embarazada de gemelos, tuvo problemas de esterilidad previos al cáncer de mama, tenía las trompas obstruidas por una peritonitis sufrida en la infancia y tras la quimioterapia presentó un fallo ovárico precoz. La técnica consiste en extraer, por vía laparoscopica, la corteza del ovario derecho de la paciente antes de que la mujer inicie el tratamiento oncológico, un tejido ovárico se preserva congelado en nitrógeno líquido a unos 196 grados bajo cero en el Centro de Transfusión de la Comunitat Valenciana.

Cuando los médicos consideran que la enfermedad oncológica ha remitido completamente y permiten a la paciente quedarse embarazada, el tejido ovárico se vuelve a implantar, pero en esta ocasión en el ovario izquierdo. Una vez efectuado el reimplante, los ovarios necesitan entre cinco semanas y ocho meses para volver a reanudar su función hormonal, y si la operación tiene éxito la mujer recupera su fertilidad y puede quedarse embarazada de forma natural o recurriendo a tratamientos de reproducción asistida.

Hasta el momento, sólo se han descrito en el mundo cinco nacimientos de recién nacidos sanos tras el implante de tejido ovárico, aunque éste es el primero en el mundo en el que además, se ha combinado esta técnica con la vitrificación de ovocitos.

El Hospital Doctor Peset de Valencia cuenta con el primer programa de preservación de la fertilidad establecido en la sanidad pública en España para extracción, congelación, descongelación e implante de corteza ovárica, en el que ya han sido tratadas 259 mujeres, con edades comprendidas entre los 9 y 39 años.

Ser madre después de un cáncer

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?