Últimas noticias Hemeroteca

Lunes, 19 de Agosto de 2019

Otras localidades

El comandante jurídico reconoce que sabía que regresaban con 30 cadáveres sin identificar

El general Beltrán dice que Trillo le ordenó que repatriara los cadáveres del Yak "cuanto antes"

Las prisas en las identificaciones del Yak 42 / La Audiencia Nacional ha celebrado este miércoles la segunda sesión del juicio por los errores en las identificaciones de las víctimas del accidente del Yak 42. Entre los testigos ha declarado uno de los enfermeros enviados a Turquía que ha recordado que había prisa por repatriar los cadáveres.l / VNEWS

En el juicio por las identificaciones erróneas del Yak 42 ha declarar¡do ya el comandante jurídico Alberto Ruiz de los Paños, que ha reconocido que sabía que regresaban de Turquía con 30 cadáveres sin identificar, algo que sólo comunicó a Defensa cuando llegaron a Madrid.

Nueva contradicción contundente a la declaración del imputado General navarro, Alberto Ruiz de los Paños, el responsable jurídico que envió el ministerio a Turquía, reconoce que cuando volvía a España con los féretros sabía perfectamente que había 30 cadáveres sin identificar y así lo informó al ministerio, el mismo día del funeral de Estado, día 28 de mayo de 2003.

Beltrán dice que Trillo le pidió repatriar los cadáveres "cuanto antes"

El general José Antonio Beltrán, que coordinó la operación de recuperación de los 62 cadáveres del accidente del Yak-42, ha afirmado este miércoles que las "únicas" instrucciones del entonces ministro de Defensa, Federico Trillo, fue la de coordinar los trabajos en Turquía para "cuanto antes traernos los cadáveres a España".

El general Beltrán, tras detallar su estancia en Turquía, ha indicado que allí no se trató la cuestión de que si antes de partir debían estar todos los cadáveres identificados.

En este sentido, ha matizado que "todos los féretros tenían número, pero no tenían nombre" y ha reconocido que firmó un documento turco o acta, "preparado" por los turcos, en el que se señala que algunos cadáveres no están identificados. "No debía firmar eso, pero bueno lo firmé y lo asumo", ha lamentado el general, que declaró como imputado en la fase de instrucción de este caso.

Ante esta situación, el general Beltrán ha admitido que se fió del general Vicente Navarro -uno de los tres acusados- quien le dijo que los 62 cadáveres estaban identificados.

Tras recalcar que su prioridad al llegar a Turquía era repatriar los cuerpos a España, estuvieran o no identificados, Beltrán ha desvelado que fue el propio Trillo, en Turquía, quien le pidió personalmente que se hiciera cargo de la coordinación de todo el proceso de repatriación.

Este alto mando militar ha subrayado que en Turquía su máxima preocupación eran "las familias y los compañeros fallecidos, aunque ellos no lo crean". A preguntas del teniente fiscal, las defensas y las acusaciones, el alto mando militar ha confesado que en Turquía no se trabajó a gusto y que hubo muchas dificultades, y ha agregado que la delegación española regresó a España sin ningún documento turco.

El general Beltrán ha explicado que una vez en Madrid, en la base aérea de Torrejón, donde llegaron los tres Hércules con los féretros a bordo, dio novedades a Trillo y asistió al funeral de Estado que se celebró a media tarde.

Un capitán reconoce que los cadáveres viajaron sin identificar

El capitán contradice al general. Antonio González ha comparecido como primer testigo en el juicio del Yak-42 y ha aportado datos que contradicen al general Navarro. El capitán enfermero ha reconocido que cuando regresaban a España con los cadáveres, no estaban identificados. Por el contrario, el principal acusado en el juicio por las irregularidades en las identificaciones de 30 de los 62 cadáveres de los militares muertos en el accidente aseguró ayer que firmó las actas elaboradas por la policía turca en turco convencido de que estaban identificados. Navarro aseguró que fue dos meses después cuando lo supo, al leer una traducción que revelaba que los cadáveres viajaron sin identificar.

"Yo pensaba que seguían sin identificar", ha dicho Antonio González en una segunda sesión del juicio plagada de contradicciones. Este mando militar también ha reconocido que los trabajos se hicieron con prisas para llegar a tiempo al funeral de Estado que se iba a oficiar en la base de Torrejón. "Había que darse prisa para salir y acabar con el enferetrado", ha afirmado.

Este testigo, el primero que ha comparecido en la vista oral, ha relatado que él se desplazó desde España el mismo día del accidente en un avión en el que también viajan el ex ministro de Defensa Federico Trillo, el general José Antonio Beltrán (coordinador de la operación de recuperación de los cadáveres) y dos de los acusados: el comandante médico José Ramírez y el capitán médico Miguel Sáez.

Su trabajo allí consistió en tomar notas de los "datos objetivos" de los cadáveres: envergadura, el peso, documentación o las chapas con nombre. González ha insistido en que su labor consistía en recoger esas pruebas para ayudar a la identificación de los militares fallecidos. Cuando les encomendaron la misión de trasladarse a Turquía, González ha subrayado que entendió que iban a "recoger los cuerpos para trasladarlos a España" y no que "la misión principal fuera la de identificarlos".

Tras su declaración, ha testificado el capitán enfermero Jesús Javier Couceiro, que también formó parte del equipo médico enviado a Turquía tras el accidente del Yak-42. Couceiro ha admitido que en Turquía, antes de regresar a España, "nos dijeron que todos los cuerpos estaban identificados".

El tercero aporta pocos datos

El tercero en declarar, el teniente coronel, José Benito del Valle, uno de los expertos en accidentes que viajó a Turquía apenas ha aportado datos al tribunal. Ni sabía ni recordaba nada de lo ocurrido.

La acusación

Acusados de un delito continuado de falsificación en documento oficial por haber faltado a la verdad cuando atribuyeron una filiación que no era la suya a 30 de las 62 víctimas del accidente aéreo, que tuvo lugar el 26 de mayo de 2003 en Trebisonda (Turquía).

El fiscal, Fernando Burgos, pide cinco años de cárcel para el general Navarro y cuatro años y medio de cárcel para Sáez.

Las declaraciones de los acusados

El capitán médico Sáez: Negó haber recibido ninguna instrucción de sus superiores para repatriar "rápidamente" de Turquía los cadáveres de las víctimas del accidente aéreo. Aseguró que recibieron ninguna instrucción concreta por parte del general Navarro sobre la labor que debían desarrollar en el terreno y señaló que tanto él como Ramírez actuaron "por mimetismos a los forenses turcos" haciendo lo que ellos hacían.

El general Vicente Navarro: "No me lo explico. He elaborado tres listas, me han bailado números, puede ser. Hubo muchísimas manipulaciones, cambios de saco, cambios de número y cambios de embalaje, ahí debe estar la concatenación (de errores)", en referencia a los miembros de la policía turca.

El comandante José Ramírez: "El general (Navarro) nos dio la lista con todos los cadáveres identificados y nos dijo que volvíamos a casa". Niega haber recibido ninguna instrucción de sus superiores para repatriar "rápidamente" de Turquía los cadáveres.

Granada Ripollés: "Le preguntaría a Trillo que por qué tanta prisa"

Reportaje: Accidente del Yak-42

Cospedal dice que ha habido una "tremenda manipulación" con el Yak-42

Miguel Ángel Sencianes: "Nosotros no creemos al General Navarro, sabemos que había traductor"

Francisco Cardona "Que no me digan que no hay restos de ADN porque lo vi con mis propios ojos"

Navarro: "Firmé sin saberlo porque estaba todo en turco"

El comandante jurídico reconoce que sabía que regresaban con 30 cadáveres sin identificar

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?