Últimas noticias Hemeroteca

Miércoles, 23 de Octubre de 2019

Otras localidades

Qué fue de... Catanha

El jugador que hizo famoso el 'Vuelo de la Gaviota' juega ahora en la 3ª División española y se resiste a colgar las botas

A la izquierda en una fotografía reciente como jugador del Estepona; a la derecha, Catanha en su época en el Celta de Vigo;

Henrique Guedes da Silva, conocido como 'Catanha', nació en Recife (Brasil) el 6 de marzo de 1972. Como muchos futbolistas, el jugador no vivió en un barrio idílico. Creció en un ambiente difícil, donde abundaba la delincuencia, pero el fútbol le sirvió como una vía de escape para no caer en ese mundo que le rodeaba.

En su barrio todos eran humildes: su familia, sus amigos..., así es la vida al norte de Brasil. Es por ello que Catanha, el mayor de cinco hermanos, siempre ha tenido que luchar duro para poder ganarse la vida y ayudar a quienes le rodean. Aún hoy en día el futbolista se preocupa por su familia brasileña, a quienes envía dinero para que puedan vivir bien.

Leía la Biblia en el vestuario

Al margen de su calidad, desde bien pequeño había algo más que le impulsaba a creer que podía llegar a ser un gran futbolista. La religión siempre ha estado muy presente en su vida. Por encima de todo el dinero, de la fama, de las alegrías o las tristezas, para el delantero lo primero es Dios, a quien nunca se cansa de agradecer todo lo que ha hecho por él.

Catanha lee la Biblia en el vestuario justo antes de saltar al terreno de juego porque, según el propio jugador, recibe una fuerza especial antes de los partidos. Esto puede resultar algo poco habitual dado la vida que rodea el mundo del fútbol, pero él siempre ha defendido que hay que mantener una línea de sacrificio, alejada del dinero, la fama, y sobre todo, nunca olvidar quién eres y de dónde vienes.

Un comienzo difícil

Desde muy pequeño siempre tuvo claro lo que quería ser de mayor: futbolista. Así, con 13 años se fue a jugar con los juveniles del Fluminense de Rio de Janeiro, donde no le dieron muchas oportunidades porque había muchos jugadores. El club cedió a varios de ellos, entre los que se encontraba el delantero, que fue a parar al Sao Cristovao. En este equipo empezó a jugar más y su debut en Primera División llegó con 18 años contra el Flamengo. Catanha estaba viviendo su sueño y lo hacía con jugadores como Vagner o Ronaldo, con quienes coincidió.

Su calidad comenzaba a despuntar y tras su paso por varios equipos brasileños se marchó a Portugal, lo que significo su salto a Europa sin ningún padrino. Ningún representante ni jugador que le apoyara en su carrera. Y tras un año, recaló en la Liga española: en el Salamanca.

Su progresión continuó en España

Su paso por el Salamanca no fue el esperado porque el brasileño sólo consiguió anotar un gol y fue cedido al Leganés. En la siguiente temporada pasó a formar parte del Málaga dónde permaneció dos años y llegó a marcar 50 goles, lo que supuso su consagración como gran delantero en España. El club andaluz, con Catanha como referente, logró el ascenso a Primera pero para entonces muchos clubes importantes ya habían mostrado su interés por contar con el delantero. Y ahí, en un club de élite, estaba su destino. Catanha cambia Andalucía por Galicia.

Mezcla de sensaciones

El delantero llegó a Vigo como un icono, como una estrella. El club, que por aquel entonces presidía Horacio Gómez, pagó 2300 millones de pesetas al Málaga, lo que convertía al brasileño en el fichaje más caro del club gallego.

Su primera temporada como albiceleste fue quizás una de las más especiales para Catanha. Consiguió 20 goles en Liga pero sobre todo consiguió ganarse la confianza del seleccionador español José Antonio Camacho, que le hizo debutar en el Santiago Bernabéu frente a Israel tras conseguir la nacionalidad española. Más tarde participó en otros dos encuentros, frente a Austria y en un amistoso contra Holanda.

Firmó unas buenas temporadas en las filas del Celta. En la segunda Catanha marcó 17 goles y contribuyó a que el conjunto gallego se clasificara para la Liga de Campeones por primera vez en su historia. Nadie pensaba que el sueño europeo iba a ser lo que llevara al equipo a Segunda División.

Adiós a Vigo pero no al fútbol

La Champions creó muchísima ilusión en el Celta y en la afición, pero ese entusiasmo por el sueño europeo les hizo descuidar la competición doméstica. El Arsenal de aquél entonces, con Henry a la cabeza, despertó a los vigueses de su sueño en los octavos de final, en marzo de 2004. Para entonces, el Celta ya rondaba los puestos de descenso y era demasiado tarde para la reacción. Un año que empezó lleno de expectativas, acabó con el equipo en la Segunda División del fútbol español.

Además, el descenso al infierno supuso que abandonaran el equipo de Vigo muchos de sus craks, entre ellos, el brasileño Catanha, que se fue cedido al fútbol ruso, concretamente en el PFC Krylia Sovietov Samara. Allí vivió una discreta experiencia.

Finalmente, en enero de 2006, Catanha vuelve a España para jugar en el CD Linares de la Segunda División B, club que tuvo que abandonar a finales del 2007 debido a la grave crisis por la que pasa en la actualidad el equipo andaluz. Pero ahora mismo Catanha no ve cerca el colgar las botas y su amor por Andalucía le han hecho quedarse allí para jugar en el Estepona de Tercera División.

Sin duda, el brasileño lo ha vivido todo en el fútbol. El salto a Europa, subir a Primera División, jugar la Champions y el fracaso del descenso, pero a pesar de todo en algunos campos de España, a día de hoy, aún podemos ver volar a la gaviota.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?