Últimas noticias Hemeroteca

Miércoles, 20 de Noviembre de 2019

Otras localidades

Los primeros humanos no estaban preparados físicamente para trepar a los árboles

Los ancestros humanos podían no haber escalado como los chimpancés e incluso no escalar en ningún caso

Los primeros humanos no estaban preparados físicamente para trepar a los árboles, según sugiere un estudio del Colegio Estatal de Worcester en Estados Unidos que se publica esta semana en la edición digital de la revista 'Proceedings of the National Academy of Sciences' (PNAS).

Un estudio anatómico revela detalles de la articulación del tobillo de los homínidos y muestra que los ancestros de los humanos modernos no tenían las habilidades de trepar a los árboles que poseen los primates. Algunos investigadores han afirmado que los primeros humanos podrían haber caminado y escalado de forma similar a como lo hacen los chimpancés a través de los árboles.

Los científicos, dirigidos por Jeremy DeSilva, capturaron y analizaron imágenes de vídeo de chimpancés en Uganda para determinar si el movimiento del esqueleto de los animales era consistente con estos planteamientos sobre la capacidad de escalar de los primeros humanos.

La clave, la articulación del tobillo

Los autores se centraron en la articulación del tobillo y utilizaron el vídeo para determinar el ángulo de dorsiflexión, cuando el tobillo rota de tal modo que los dedos del pie de los sujetos apuntan hacia arriba.

El equipo de DeSilva muestra que la dorsiflexión es mucho más extrema en los chimpancés que en los humanos. Los chimpancés eran capaces de doblar el pie en un ángulo de 45 grados mientras que en los humanos este ángulo iba de los 15 a los 20 grados. Muy probablemente como una adaptación a la dorsiflexión, los simios modernos tienen una cara anterior más amplia en la parte inferior de la tibia, donde se une con el tobillo.

Los investigadores examinaron 12 fósiles de tibia de homínidos que vivieron en distintos momentos temporales hace entre 1,5 y 4 millones de años y no descubrieron esta adaptación. En combinación con otros detalles conocidos del esqueleto de los homínidos, DeSilva sugiere que los ancestros humanos podían no haber escalado como los chimpancés e incluso no escalar en ningún caso.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?