Lunes, 29 de Noviembre de 2021

Otras localidades

ACCIDENTE DEL YAK-42

El abogado de Navarro acusa a los forenses turcos de tener "prisas"

La defensa del general atribuye a los turcos los errores en las identificaciones de los cadáveres

El juez Bermúdez admite que se escuche a los forenses turcos / La Audiencia Nacional ha aceptado que declaren los dos forenses turcos traídos por las familias de los militares fallecidos en el Yak-42, y cuyas comparecencias habían sido rechazadas en dos ocasiones anteriores. El tribunal que juzga las identificaciones erróneas de 30 de las 62 víctimas del accidente del Yak-42, aceptó en la sesión de hoy, la séptima de la vista oral, los testimonios de los forenses turcos Bülent Sam y Ömer Müslümanoglu, que realizaron las autopsias en la morgue de Trabzon (Turquía) y que se encuentran desde ayer en Madrid. / VNEWS

El letrado del general Vicente Navarro, Ramiro Guardiola, ha defendido la inocencia de su cliente acusando a las autoridades turcas de ser los responsables de los errores en las identificaciones de 30 de las 62 víctimas del Yak-42 y ha asegurado que eran ellos y no el equipo español quienes tenían prisa por repatriar los cadáveres a España. El caso ha quedado visto para sentencia. Habrá que aguardar unas semanas para esperar la resolución.

En este línea de defensa, Guardiola ha asegurado ante el tribunal de la Audiencia Nacional que el general Navarro "no se equivocó al realizar las identificaciones" y ha acusado a los forenses turcos de llevar a cabo en las días posteriores al accidente aéreo un "verdadero cambalache de restos" para "quitarse de en medio" el problema de los cadáveres. "Navarro actuó en todo momento con el ánimo de no alargar el duelo de las familias", dijo el abogado del general.

El fiscal pide cinco años para Navarro

Además, el abogado de Navarro ha afirmado en contra de los sostenido por la Fiscalía, las acusaciones y los testigos turcos que comparecieron en el juicio que los integrantes del equipo españole enviado a Turquía para identificar los cadáveres "no tenían prisa". "Los que tenían prisa eran las autoridades turcas, que ya en la mañana del 27 (de mayo de 2003) propusieron la elaboración de un acta de entrega", ha señalado. Guardiola ha hecho todas estas afirmaciones durante su intervención en la novena y última sesión del juicio que la Sección Primera de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional está celebrando por el error en la identificación de 30 de las 62 víctimas del Yak-42, el avión que se estrelló el 26 de mayo de 2003 en Trebisonda (Turquía), provocando la mayor catástrofe de la historia de las Fuerzas Armadas españolas en tiempos de paz.

La estrategia del letrado en su informe de conclusiones definitivas pasó por acusar a las autoridades turcas de las irregularidades cometidas en las labores de identificación en los días posteriores a la catástrofe. "Resulta probado que los turcos fueron los únicos que manipularon los cadáveres y los únicos que entraron en la cámara", ha dicho Guardiola.

En este sentido, el abogado de Navarro quiso poner en tela de juicio la "veracidad inmaculada" atribuida por las acusaciones al acta de entrega elaborada dos días después del accidente por las autoridades turcas, en la que se alertaba de que 30 cadáveres estaban sin identificar.

Guardiola ha dicho que el acta de entrega no puede tener "ningún valor como elemento de contraste" para determinar la falsedad de los documentos oficiales emitidos por el equipo español enviado a Turquía ya que, a su entender, contiene "menciones falsas", y fue realizada por "personas que no repararon en atribuir delictivamente una identidad falsa a unos restos que no eran una persona". En este sentido, criticó que este acta turca sea "el espejo" ante el que se ponen los demás documentos y el elemento que marca "la veracidad o la falsedad de los demás documentos" y subrayó que el acta "decía que había 75 cadáveres cuando había 74". También puso en tela de juicio, en contra de lo sostenido por casi todos los testigos, que los forenses turcos hablasen en inglés.

Delito de falsedad

Por último, el abogado ha tildado de simples "notas de campo sin valor probatorio" el listado confeccionado en el lugar del accidente por su cliente y en el que, presuntamente, el general Navarro atribuyó sin base alguna la identidad de los 30 cadáveres que estaban sin identificar. El fiscal encargado del caso, Fernando Burgos, sostuvo ayer durante su informe de conclusiones que esta lista con identificaciones falsas realizada por Navarro puede considerarse como un "documento" y aseguró que fue el origen del delito continuado de falsedad documental que atribuye a los acusados ya que su contenido se volcó en los certificados oficiales en los que se faltó a la verdad, tales como los certificados de necropsia o las licencias de enterramiento.

Guardiola ha insistido en que a su entender esta lista no puede considerarse un "elemento documental", unas "notas de campo" que no pueden tener valor probatoria ya que no se encuentran aportadas a la causa.

El fiscal Burgos pide cinco años de prisión para Navarro y cuatro años y medio para el comandante médico José Ramírez y el capitán médico Miguel Sáez, al acusarles de un delito continuado de falsedad en documento oficial.

Los tres militares están acusados de este delito por haber faltado a la verdad cuando atribuyeron una filiación que no era la suya a 30 de las 62 víctimas del Yak-42, el avión que se estrelló en Trebisonda (Turquía) el 26 de mayo de 2003. La vista oral continuará esta mañana con el informe de conclusiones definitivas del abogado que defiende al comandante Ramírez y al capitán Sáez y el turno de último palabra de los tres acusados. Tras estas intervenciones el caso ha quedado visto para sentencia.

Navarro inventó 30 identidades

El fiscal Fernando Burgos explica en su informe que el general Vicente Navarro se inventó la identidad de 30 de los 62 fallecidos en el accidente del Yak-42 porque el equipo español tenía "mucha prisa" en el traslado de los cuerpos. Además, la decisión de repatriar a las víctimas en dos días "estaba tomada desde el primer momento".

El fiscal Burgos solicita cinco años de cárcel para el general médico Vicente Navarro, que elaboró la lista de los 62 fallecidos, y cuatro años y medio al comandante José Ramírez y el capitán Miguel Sáez, los dos médicos que llevaron a cabo "la redacción cínica" de los informes de necroscopia. Así lo ha comunicado el la exposición de su informe definitivo de conclusiones en la octava sesión del juicio sobre las identificaciones erróneas del Yak-42.

En dicho documento, Burgos asegura que los acusados incumplieron "sistemáticamente" la Ley de Registro Civil y no tomaron muestras de ADN a los cuerpos porque "se organizó un acto fúnebre inmediatamente, el día 27, cuando no existía la más remota posibilidad de que aquello tuviese la identificación" de las víctimas.

Burgos explicó que el acta elaborada por las autoridades turcas contaba con la identificación de 32 cuerpos y que los otros 30, fueron "rellenados con nombres y apellidos por el acusado", el general Navarro. Estas labores de identificación sólo pudieron ser realizadas por miembros del equipo militar enviado por el Ministerio de Defensa y en el que utilizaron datos como el uso de 'piercings' que "sólo conocía el equipo español".

Durante los dos días que se desarrollaron estas labores contaron con "la absoluta permisividad de las autoridades turcas", dijo el fiscal, que además añadió que Navarro contó con la ayuda del traductor del Consulado español, por lo que no puede alegar que no conociera el acta por encontrarse en el idioma turco. "Es la alegación de la ignorancia de lo obvio y eso no puede ser recogido por el tribunal como algo serio".

Burgos acusa a los tres acusados de un delito de falsedad de documento oficial. A esto hay que añadir la existencia de 'dolo falsario' por parte del general Navarro y sus ayudantes por actuar con "conciencia y voluntad de trasmutar la realidad" y por lo tanto quebrar "la confianza" de la sociedad y las instituciones en el ejercicio de sus funciones.

Aguirre: "No se puede criminalizar a aquellas autoridades que, para disminuir el dolor de las familias, intentaron acotarlo"

Bulent Sam, forense turco: "Yo hablaba con Navarro en inglés, así que mienten"

Sencianes: "Bermúdez no quiere abrir la puerta de la sala judicial a la verdad completa"

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?