Últimas noticias Hemeroteca

Lunes, 18 de Noviembre de 2019

Otras localidades

Qué fue de... Hristo Stoichkov

Fue una de las piezas clave del 'Dream Team' de Cruyff y símbolo del barcelonismo por su entrega y amor a los colores azulgrana

Fue una de las piezas clave del 'Dream Team' de Cruyff y símbolo del barcelonismo por su entrega y amor a los colores azulgrana

El nombre de Hristo Stoichkov va unido a los grandes éxitos del Barcelona. Sin embargo, además de ser conocido por su gran velocidad, su disparo a puerta, su efectividad, y profesionalidad, nadie olvida el carácter polémico y conflictivo del búlgaro que le trajo algún que otro disgusto.

Tuvo una carrera brillante como futbolista, pero igual que a otros muchos, nadie les regaló nunca nada y todo lo que han conseguido ha sido a base de su propia entrega en cada partido, de su profesionalidad y por supuesto, de su calidad. El primer equipo de Stoichkov fue el Maritza Plovdiv, de la segunda división búlgara, a donde llegó en el año 1981. Fue su primer equipo como profesional.

Pero duró poco en él, porque solo un año después, en el 82, pasó a ser futbolista de otro equipo de su país, el Zhevros Jarmanli. Precisamente es en este último club, en el que empieza a atraer las miradas de otros grandes de Europa. Y en 1985, da el salto a uno de los equipos más grandes de Bulgaria. El CSKA de Sofía. Y desde luego no se equivocaron con su fichaje. Desde su llegada, conquistaron 3 ligas, y 4 copas de Bulgaria, que conforman los primeros títulos del gran palmarés de Hristo Stoichkov.

Sus buenos años en el equipo búlgaro atrajeron las miradas de importantes equipos de otros países, y entre ellos, apareció el interés de uno de los mejores equipos de la Liga Española, el Fútbol Club Barcelona. El interés de los culés supuso la marcha del futbolista de su país por primera vez a un equipo fuera de Bulgaria. En 1990, el F.C. Barcelona desembolsa 400 millones de pesetas, y a España, llegaba el que iba a convertirse en todo un símbolo en la historia de nuestro fútbol.

El Dream Team

Su llegada a España supuso un antes y un después en el fútbol de nuestro país. Junto a él, el Barsa juntó un equipo de estrellas que marcaron la etapa más gloriosa del club azulgrana. El público del Camp Nou estallaba cuando por la boca de vestuarios, veían aparecer a Zubizarreta, Andoni Zubizarreta, Albert Ferrer, Ronald Koeman, Miguel Ángel Nadal, Josep Guardiola, José Mari Bakero, Michael Laudrup, Eusebio Sacristán, Txiki Begiristain, Jon Andoni Goikoetxea, Julio Salinas, y por supuesto, a Risto Stoichkov. Juntos, y dirigidos desde el banquillo por otro estandarte azulgrana, como era Johan Cruyff, llevaron al club hasta lo más alto, consiguiendo 4 ligas consecutivas, la primera Copa de Europa, en 1992, 3 Supercopas Españolas y una Supercopa de Europa.

Puntos negros

Pero no todo fueron buenos momentos. Y es que a pesar de que el Dream Team funcionaba a las mil maravillas y de que el público disfrutaba con el juego de su equipo, en ocasiones, el carácter del futbolista búlgaro salía a relucir. Así, en la temporada 90-91, se quedó más de media temporada sin jugar. Es la sanción que le impuso el Comité de Competición por pisar a un colegiado, a Urizar Apitarte. Fue en el partido de ida de la Supercopa de España, que se disputaban Real Madrid y el propio Barsa.

El encuentro, se estaba disputando en el Santiago Bernabéu. El colegiado pitó una falta, que Hristo Stoichkov protestó airadamente. Ante la negativa del árbitro a rectificar, el búlgaro perdió los papeles y le propinó un fuerte pisotón que ha pasado a la historia como una de las imágenes más recordadas de nuestra liga. Pero si los hechos se recuerdan, también el castigo fue ejemplarizante. El Comité de Competición le impuso 6 meses de suspensión, más de media temporada sin poder jugar con su equipo. Hasta entonces, la mayor sanción que jamás se había visto en nuestra liga. El Dream Team, durante meses, perdió así a una de sus estrellas, por su carácter.

Un billete de ida y vuelta

Tras ganarlo todo con el Fútbol Club Barcelona, las discrepancias con miembros de la directiva que por aquel entonces dirigía José Luis Núñez, le hicieron abandonar el club, con destino a Italia. Stoichkov, se marchó a probar suerte en el Calcio, al Parma, que desembolsó una buena cantidad económica por el futbolista búlgaro, nada más y nada menos que 900 millones de pesetas.

Pero la aventura por Italia no duró mucho, y si abandonó la nave azulgrana en 1995, le bastó un año para volver al equipo de sus amores. Hristo volvió a Barcelona con la intención de revivir éxitos pasados pero nada más lejos de la realidad. Sin Cruyff en el banquillo, el búlgaro apenas contó para Bobby Robson en el primer año de su segunda etapa como azulgrana. Episodio que se repitió con Van Gaal en la siguiente temporada. Con las cosas así y de nuevo, por problemas con algunos directivos, abandonó la Ciudad Condal rumbo a su país para militar en el CSKA de Sofía.

Sin embargo sólo estaba de paso, porque a las pocas semanas de llegar a Bulgaria se marchó a Arabia Saudita para jugar en el Al Nars. Su periplo internacional le llevó después hacia Japón donde militó en el Kashiwa Reysol, pero aún le quedaban ganas de probar cosas nuevas así que optó por aceptar la oferta del Chicago Fire estadounidense. Sería su primer equipo en EE.UU porque después vistió también la camiseta del D. C. United.

El que fuera balón de oro en 1994, decide entonces que su etapa como futbolista ha terminado y cuelga las botas en 2004.

Una vida ligada al fútbol

Como muchos de sus compañeros de profesión, Hristo no deja el fútbol de lado y tras dejar los terrenos de juego se prepara para ser entrenador. Así, el mismo año en el que decide colgar las botas se convierte en seleccionador nacional de su país.

De nuevo los problemas llegan para el búlgaro. Su difícil carácter en los terrenos de juego le acompañó también durante su etapa en los banquillos. De hecho, varios jugadores de su selección, entre ellos dos capitanes, decidieron dejar el combinado nacional durante su etapa como seleccionador por discrepancias con sus decisiones.

Tras su periplo como seleccionador, en abril de 2007 ficha por el Celta de Vigo. Stoichkov llega en un momento complicado para el club gallego. El objetivo era lograr la permanencia del Celta en la máxima categoría del fútbol español, pero no siempre los objetivos se consiguen. El equipo vigués desciende de categoría y Hristo dimite como entrenador en octubre de ese mismo año.

Hristo Stoichkov, genio y figura dentro y fuera del campo. Y la historia continúa...

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?