Últimas noticias Hemeroteca

Qué fue de... Bogarde

El rocoso zaguero, que jugó en el Ajax, Milan, Barça y Chelsea, dirige ahora una empresa discográfica en Holanda

El rocoso zaguero, que jugó en el Ajax, Milan, Barça y Chelsea, dirige ahora una empresa discográfica en Holanda

"Juega bien en el uno contra uno, es un buen marcador y tiene un notable concepto de la presión al rival". Louis Van Gaal elogió así a Bogarde, un central zurdo que podía jugar también por la banda izquierda, el día de su presentación como azulgrana, el 3 de diciembre de 1997. En Can Barça aún buscan al jugador que definió Van Gaal. Bogarde fue el más claro ejemplo del mal que ocasionó la Ley Bosman, un extranjero mediocre que ocupa la plaza de un español

Winston Bogarde (22 de octubre de 1970, Surinam) inició su carrera profesional en el SVV holandés, jugó después en el Excelsior Rotterdam y fichó por el Ajax en 1994. Con el conjunto 'ajacied' se alzó campeón de Europa en 1995. Los 'orange', dirigidos por Louis Van Gaal, ganaron en la final al Milán por 1-0, aunque Bogarde no jugó ni un solo minuto de aquel partido. Un año después, los holandeses repitieron en la final. Y de nuevo un rival italiano, la Juventus. En esta ocasión Bogarde fue titular y disputó todo el partido y la prórroga. El empate a uno obligó a decidir el campeón por la suerte de los penaltis. Los italianos estuvieron más afortunados y se llevaron el cetro europeo. Y comenzó la desbandada en el Ajax. Reiziger y Davids se marcharon al Milan. El desmantelamiento siguió imparable en 1997. Van Gaal se fue al Barça, Overmars al Arsenal y Kluivert y Bogarde ficharon por el Milan.

El paso de Bogarde por la 'squadra' milanista, entonces dirigida por Fabio Capello, fue efímera. Disputó sólo 28 minutos en tres partidos. En diciembre de 1997 se marchó al Barça. En el Milán no dejó ni muchos ni muy buenos recuerdos. El francés Desailly habló sobre él y el resto del clan de holandeses en el libro Capitaine. "La crisis se inició con Davids, Reiziger, Kluivert y Bogarde. "¿Kluivert? Un atacante muy potente, pero con mucho carácter. Davids, un centrocampista apodado Pitbull, pero que no destaca por su sentido de la comunicación... En cuanto a Reiziger y Bogarde, creo que fueron contratados sólo para satisfacer a los amigos. Resultado: los cuatro forman un clan y no entraron nunca en el molde milanés."

Protegido de Van Gaal

Su mala actuación en el Milan no impidió su fichaje por el Barça. Van Gaal se empeñó en repetir en Barcelona el éxito que consiguió años atrás en el Ajax y quería hacerlo con los mismos jugadores. Bogarde se convirtió en el primer refuerzo azulgrana en el mercado de invierno. El coste económico de la operación no fue confirmado por el club, aunque la cifra total, incluidos el traspaso y la ficha del jugador, rondaron los 800 millones. El presidente Josep Lluís Núñez definió a Bogarde en su presentación como un jugador que se adapta al "perfil del futbolista" que pidió el técnico para su proyecto de equipo. Tal cual, un capricho de Van Gaal.

Se estrenó en la jornada 16ª de Liga ante el Espanyol con un penalti sobre Esnaider y a partir de ahí se convirtió en un fijo en el once azulgrana. Nadal, Abelardo y Sergi fueron perdiendo minutos y el Barça se volvió más vulnerable. Hasta la llegada de Bogarde el conjunto azulgrana tenía una media de 1,2 goles recibidos por partido. Esa media se duplicó (2,4) con la participación del defensa holandés. Bogarde dijo en su defensa que todo futbolista requería un tiempo de adaptación. El tiempo pasó pero la adaptación nunca llegó.

Todo se agravó durante un entrenamiento con la selección holandesa en el Mundial de Francia 1998 en el que el defensa sufrió una grave lesión de tobillo. Bogarde decidió recuperarse en Holanda y los rumores de que pertenecía a una secta se sucedieron en los medios holandeses. "No tiene ningún sentido y no quiero hablar del tema. Y no quiero que se me pregunte nada sobre ello" manifestó el zaguero holandés en una de sus visitas a la Ciudad Condal para demostrar a los medios españoles que continuaba su recuperación. "Es muy importante que le filméis para que la gente le vea corriendo y compruebe que está en el Camp Nou" dijo Van Gaal a los periodistas en una de esas visitas del zaguero. Todo un show.

Criticado por aficionados y directivos culés

El público del Camp Nou le abucheó en multitud de ocasiones. "Me sorprende esta actitud porque el equipo está formado por 25 jugadores y el público debería apoyarlos a todos. Estoy decepcionado" declaró en una ocasión Van Gaal. Tampoco miembros de la directiva de Núñez dudaron en expresar su enfado con las numerosas desafortunadas actuaciones de Bogarde. En una de ellas, en octubre de 1999 el Barça encajó tres goles en diez minutos en el campo de Los Pajaritos y el directivo Jaume Sobrequés en una tertulia radiofónica manifestó: "¿Cómo puede ser que un hombre como Bogarde juegue en el Barça. Es un clamor. No sé si lo piensan 50.000 o dos millones de aficionados, pero no lo entiende nadie". Cuando se le preguntó a Van Gaal por tales declaraciones, el holandés manifestó: ¿Y por qué voy a perder la confianza en él? ¿Porque lo diga un directivo?".

A pesar de la insistencia de Van Gaal, no le quedó otra que rendirse ante la evidencia. En el primer partido de la liguilla de la Champions League de la temporada 1999/2000 que enfrentó al Barça y al AIK Solna sueco, el técnico holandés tuvo que sustituir a Bogarde en el minuto 26. El defensa era un auténtico coladero. Fue el último año de Bogarde en Can Barça.

En verano de 2000 Van Gaal se marchó y Serra Ferrer ocupó el banquillo azulgrana. Una de sus primeras peticiones fue que Bogarde dejara de ser jugador del Barcelona. El nuevo técnico explicó que consideraba que su presencia no era recomendable. El Barça estaba dispuesto incluso a indemnizar al jugador en caso de que no hubiese un club comprador. En aquellas apareció el Chelsea y Bogarde se marchó a la Premier.

En el Chelsea, once partidos en cuatro años

Gianluca Vialli, entrenador 'blue', nunca aceptó este fichaje. El técnico italiano fue cesado en la quinta jornada liguera. Su lugar en el banquillo londinense fue ocupado por otro italiano, Claudio Ranieri. Desde su llegada el ex entrenador del Atlético y Valencia entre otros quiso buscar una salida a Bogarde, pero él siempre se negó a marcharse, "lo que cobro aquí, no lo cobraré en ningún lado". En su biografía titulada Deze Neger Buigt Voor Niemand (This Negro Bows for No One) reconoció : "Con el contrato que tenía hubiese sido estúpido si me hubiese ido". El holandés, que jugó once partidos en cuatro años, cumplió su contrato íntegro en el Chelsea.

Bogarde anunció su retirada en noviembre de 2005 después de no concretar su fichaje por el Ajax de Ámsterdam tras unas semanas a prueba. El rocoso defensa holandés colgó las botas después de haber ganado una Champions League con el Ajax (1995) y jugar en las tres grandes Ligas europeas, en Italia (Milan), en España (Barcelona, consiguió dos Ligas, en 1995 y 1996) y en Inglaterra (Chelsea), además de vestir haber vestido la camiseta de Holanda en 20 ocasiones y disputado el Mundial de Francia 1998.

Actualmente dirige una empresa discográfica

Tras su retirada creó un sello de música urbana y participó en una programa de televisión especializado en póquer, Veronica Poker.

El objetivo de Bogarde ahora es ser entrenador. El pasado verano se sumó al Ajax en el marco de las clases prácticas obligatorias para conseguir la licencia. Sin embargo, Bogarde obtuvo el título a través de la Federación de Irlanda del Norte. "Quería que me expidieran la licencia en Holanda pero no me han admitido" declaró Bogarde.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?