Últimas noticias Hemeroteca

Qué fue de...Finidi

Sus celebraciones con el sombrero cordobés cada vez que marcaba un gol, sumado a su desequilibrante velocidad por la que se ganó el apodo de 'Gacela', han hecho de Finidi un hombre querido y respetado por todo el beticismo

Finidi George nació en Port Harcourt, una villa nigeriana, el 15 de abril de 1971. Sus primeros pasos en el mundo del fútbol los dio en el Calabar Rovers, equipo en el que militó durante la temporada 1988/89.

En apenas una temporada, el nigeriano ya mostraba algunos destellos de calidad en sus botas, como su rapidez y técnica. Una técnica, que iría mejorando con el tiempo hasta convertirse en el gran jugador que conocimos en nuestro país.

El primer 'grande' llama a su puerta

Al año siguiente se marchó al Iwuanyanwu Nationale donde jugó asiduamente durante un año. La buena campaña que realizó Finidi en el equipo le hizo valerse el interés de muchos equipos, aunque finalmente fue el Sharks el que se hizo con los servicios del jugador, que fichó por tres años y donde consiguió una merecida continuidad que aprovechó para demostrar su valía.

Su buen juego llegó a oídos de Louis Van Gaal, que por aquel entonces estaba moldeando a un espectacular Ajax que llegó a reinar en Holanda y toda Europa. El técnico no lo dudo y se llevó a Finidi con él. Así, en 1993 ficha por el club holandés y se convierte en un indiscutible de la banda derecha. Allí coincidió con jugadores de gran calidad como Overmars, Seedorf, Blind, Van der Saar y Litmanen entre otros.

En su primer año como jugador del Ajax ayudo al equipo a conseguir el título liguero de la Liga Orange tras cuatro años en blanco. Sin embargo, lo mejor estaba por llegar.

Al año siguiente el conjunto holandés firmó una gran campaña en la Champions League, siendo recordados los partidos ante el Real Madrid en el Bernabeu, al que 'bailó' con su juego, o la 'manita' al Bayern Munich en el Olímpico de Amsterdam (5-2). En todas estas victorias, Finidi George fue una pieza clave.

Vuelo con destino a España

Tras tres grandes años, el jugador deja Amsterdam para militar en las filas del Real Betis Balompié en 1996. Poco tardó el nigeriano en ganarse el cariño de la afición gracias a su desequilibrante velocidad unida a gran calidad que emanaba de sus botas.

En el Betis se encontró con grandes compañeros dentro y fuera del terreno de juego como Alfonso o Jarni. El equipo no defraudó a las expectativas del nigeriano, que venía colmado de éxitos de Holanda, y consiguió plantarse en la final de Copa. El rival era el F.C. Barcelona, y pese a la gran campaña de los béticos que finalizaron la temporada cuartos, no pudieron al fin cosechar el triunfo.

Los años siguientes el equipo de las 13 barras mantuvo una gran regularidad, pese a que los títulos se resistían. El Betis disputó, en varias ocasiones, la Copa de la UEFA, incluso clasificándose para los cuartos de final, pero de nuevo, el sueño europeo se evaporaba después de que el Chelsea les echara de la competición.

Si bien su velocidad y su gran rendimiento le hicieron valerse el cariño de toda la afición bética, también contribuyó a ello la manera tan peculiar que tenía de celebrar los goles el Nigeriano. Hasta 38 dianas anotó Finidi con el club sevillano y cada una de ellas las celebraba de la misma forma: colocándose un sombrero Cordobés facilitado por los propios seguidores que acudían cada domingo al Ruíz de Lopera.

Cambia Sevilla por las islas

Tras cuatro grandes temporadas en el equipo verdiblanco, Finidi pone rumbo a las islas, concretamente a Mallorca, en el año 2000. Con el equipo insular disputa la'Champions League', sin embargo, el sueño acabó demasiado pronto. El conjunto no pasó el primer corte eliminatorio y tuvo que disputar la UEFA.

Al año siguiente se marcha al Ipswich Town inglés, que pagó por el jugador una gran cantidad de dinero. Quizá no fue ésta una de las mejores decisiones que tomó el nigeriano ya que después de dos más que modestos años, el equipo desciende de categoría y el club se ve obligado a darle la carta de libertad debido a su alta ficha. De esta forma vuelve de nuevo a España.

Tan sólo un año más disfrutaríamos de la magia de Finidi George, y de nuevo, como jugador del Mallorca. En 2004, la 'Gacela' decide poner punto y final a su etapa como futbolista.

Jugador terriblemente rápido y técnico, tenía un gran olfato de gol que dejó patente en todos los equipos en los que militó. Sin duda, uno de los mejores extremos que se recuerdan en nuestro país, especialmente en el Betis, quien aún esperan a otro 'torero' al que lanzar el sombrero para celebrar los goles.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?