Últimas noticias Hemeroteca

Qué fue de... Cocu

El que fuera jugador del PSV Eindhoven y el F.C. Barcelona, es ahora el segundo entrenador del conjunto holandés

El que fuera jugador del PSV Eindhoven y el F.C. Barcelona, es ahora el segundo entrenador del conjunto holandés

Centrocampista defensivo de gran calidad, tenía un gran remate de cabeza. Admirado por propios y extraños, siempre será recordado por los aficionados al fútbol por su entrega, trabajo y humildad.

Phillip Cocu nació en Eindhoven, Holanda, el 29 de octubre de 1970. Desde bien pequeño el holandés se sentía en sintonía con el balón y no era de extrañar verle jugando con sus amigos, de entre los que ya destacaba.

Sus inicios

Comenzó su carrera deportiva en el AZ Alkmaar, y a pesar de su corta edad, el gran rendimiento que demostró Cocu en el equipo, y posteriormente en el Vitesse, no pasó desapercibido para varios clubes holandeses. Sin embargo, fue el PSV Eindhoven el que se hizo con los servicios del jugador en 1995.

Su calidad, unida a la entrega dentro del terreno de juego, le hizo valerse la titularidad en el equipo y el cariño de los aficionados. Aquellos que cada tarde acudían al estadio para verle jugar, ya presagiaban que un gran jugador se estaba forjando en las filas de su equipo.

Cocu se hizo cargo de la capitanía del PSV, y contribuyó a conseguir el título liguero en 1997. Con las cosas así, no era de extrañar que la selección holandesa llamase a su puerta y así ocurrió, aunque lo mejor estaba aún por llegar.

Van Gaal y el Barça llaman a su puerta

Tras tres años en el PSV, Cocu recibe una oferta de uno de los mayores clubes españoles: el Fútbol Club Barcelona. El sueño del centrocampista rozaba la realidad. Llegó a la Ciudad Condal coincidiendo con la 'era naranja' del club blaugrana, que también se había reforzado con jugadores como Frank de Boer, Reiziger o Patrick Kluivert entre otros, y Louis Van Gaal como director de orquesta.

Son muchos los que afirman que fue en su etapa como culé donde el holandés alcanzó su madurez futbolística, pero bien es cierto que, igual que ha sucedido con otros compañeros de profesión, Cocu nunca ha disminuido el nivel de su juego y hasta el momento de su retirada dejaba destellos de calidad sobre el terreno de juego.

Tal y como ya le había ocurrido en el PSV Eindhoven, poco tardó en ganarse la confianza del entrenador y un puesto de titular indiscutible formando un gran centro del campo en el que él actuaba por la izquierda, Guardiola por el centro y Luis Enrique por la derecha.

Entrega, trabajo, humildad y polivalencia = Cocu

Gracias a su polivalencia pudo demostrar también sus dotes como lateral izquierdo, central o incluso, en algunos partidos, llegó a ocupar el carril derecho azulgrana.

Centrocampista todoterreno, Cocu estaba dotado de una gran fortaleza física, lo cual le ayuda en los remates de cabeza. Fue precisamente esta virtud la que le hizo marcar varios goles en los diferentes equipos en los que militó. Además, su buen toque de balón y entrega sobre el terreno de juego le hizo valerse el cariño de la afición blaugrana, compitiendo en ello con jugadores de la talla de Rivaldo, Guardiola o Luis Figo.

Y lo cierto es que él siempre lo ha sabido agradecer. Para nadie es una sorpresa el amor que el holandés procesaba a los colores azul y grana, que incluso le llevaron a rechazar una oferta del AC Milan en 2002, que mejoraba su cuenta bancaria.

Durante los seis años que jugó en el Barcelona, el holandés ganó cinco títulos, entre los que destacan dos Ligas y una Copa del Rey. Llegó a ser capitán del equipo, por detrás del mítico Luis Enrique, y ha pasado a la historia del club por ser el jugador extranjero que más partidos ha vestido la camiseta blaugrana (292 partidos).

Adiós a Barcelona

Sin embargo, siempre llega la hora de despertar del sueño, y ese momento llegó en el año 2004. Varias semanas de negociaciones y el deseo de Cocu de continuar, no bastaron para que el jugador se quedara en Camp Barça. El club hizo una oferta a la baja y el jugador terminó por volver a su país para vestir de nuevo la camiseta del club de toda su vida: el PSV Eindhoven.

Y si todos pensaban que el jugador estaba acabado, bien equivocados estaban. Cocu continuó rindiendo a un gran nivel, recuperó la capitanía y se proclamó campeón de la Liga y la Copa de Países Bajos en la temporada 2004/05. Esta temporada, una de las mejores para el holandés, su equipo se clasificó incluso para disputar la semifinal de la 'Champions League'.

De poco sirvieron los dos goles que el centrocampista anotó en el partido de vuelta. Aquél equipo al que él mismo había rechazo, el AC Milan, se encargó de derrumbar las esperanzas del conjunto de Guus Hiddink gracias al gol average y envió a los holandeses de vuelta a casa.

Pese a esto, el equipo no se debilitó y el polivalente Cocu continuó cosechando títulos en el club, hasta que en 2007 decide cambiar de equipo y como muchos de sus compañeros se marcha al Al Jazira árabe.

Allí permanece un año, hasta que en 2008 decide poner punto y final a su etapa como futbolista.

Con la selección

Su buen rendimiento tanto en el PSV holandés como en el F.C. Barcelona le valió la llamada de la selección. Así, Cocu ha sido internacional en 101 ocasiones en las que marcó 10 goles, desde su debut en el Mundial de 1998 hasta la Copa Mundial de Alemania 2006. Además, ha participado en las Eurocopas del año 2000 y 2004.

Ahora, aquel jugador con el que disfrutamos gracias a su buen golpeo de balón y a su potente disparo con la zurda, trabaja como segundo entrenador del PSV.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?