Últimas noticias Hemeroteca

Lunes, 23 de Septiembre de 2019

Otras localidades

Sudáfrica recibe a Semenya como una heroína

La atleta, que consiguió el oro en los 800 metros del Mundial de Atletismo de Berlín, fue sometida por la IAAF a unos análisis para disipar las dudas sobre su sexo

Caster Semenya, recibida en su país natal por una marea humana /

La campeona del mundo sudafricana de los 800 metros Caster Semenya, cuya victoria se ha visto oscurecida por una disputa tras ser sometida a una prueba de género, volvió a casa este martes para encontrarse con una bienvenida de heroína. Los furiosos sudafricanos han acusado a la Asociación Internacional de Federaciones de Atletismo (IAAF) de todo, desde racismo hasta imperialismo, por ordenar la prueba después de que una rápida mejora en el último año de sus resultados levantara sospechas

Semenya, de 18 años, que ganó los 800 metros femeninos con una actuación estelar en Berlín la semana pasada, fue aclamada por miles de fans en el aeropuerto OR Tambo de Johannesburgo. Algunos llevaban pancartas que decían "Ciencia casteriológica de velocidad" o "Caster, primera dama del deporte".

Los sudafricanos han apoyado a su atleta estrella, pero la polémica puede haber tocado algún nervio sensible en un país en el que la raza aún es una cuestión sensible tras décadas de apartheid, que acabó en 1994. Julius Malema, líder de la Liga Joven del Congreso Nacional Africano, se quejó de que no había suficientes blancos en el aeropuerto para mostrar su apoyo a Semenya. "¿Dónde están los sudafricanos blancos? (...) Si fuera rugby, estarían aquí", dijo a la multitud, refiriéndose al deporte de dominio blanco.

Puede que las próximas semanas hasta que se conozcan los resultados de las pruebas de género, que le han situado en el centro de la atención pública, sean duras para Semenya, una chica de 18 años de una población rural. "La manera de tratarla es injusta. Pero tanto si es un hombre como si es una mujer, es una campeona", dijo la trabajadora de una prisión Abigail Mqomboti, que pidió el día libre para unirse a la ceremonia de bienvenida. Los sudafricanos dicen que los anchos hombros de Semenya y su imponente musculatura son rasgos comunes en las atletas femeninas y que no deberían destacarlos.

Las pruebas de laboratorio y genéticas se introdujeron en los Juegos Olímpicos de México en 1968. Ha habido otros casos llamativos. La corredora polaca Stanislawa Walasiewicz, que ganó los 100 metros femeninos en los Juegos Olímpicos de Los Ángeles en 1932, fue la más llamativa. Walasiewicz cambió su nombre por Stella Walsh y se fue a vivir a Estados Unidos, donde fue asesinada en un intento de robo en 1980. Su autopsia mostró que tenía genitales masculinos. La india Santhi Soundarajan perdió su medalla de plata de los 800 metros en los Juegos Asiáticos tras suspender una prueba de género en Doha en 2006. Fue internada en un hospital en septiembre de 2008 tras un intento de suicidio. Después anunció que iba a ser entrenadora.

¿Deberían prohibir participar a una atleta como a Semenya que siembra dudas sobre su sexo?

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?