Martes, 25 de Enero de 2022

Otras localidades

CRISTIANOS EN JERUSALÉN

El Santo Sepulcro, a 10 inalcanzables kilómetros

Israel ha otorgado 10.000 permisos a los cristianos de Cisjordania, que no llegan al 2,5% de la población, unos 90.000 personas

La Semana Santa, como cualquiera de las fiestas cristianas está vetada en los lugares santos para miles de cristianos palestinos. Los que viven en Ramallah tienen que pedir permiso a las autoridades israelíes para entrar en Belén, y los que gozan de la Iglesia de la Natividad también deben someterse, a la nunca lógica y siempre injusta, decisión judía de otorgar permisos a unos o a otros para recorrer los escasos kilómetros que les separan de Jerusalén. Una situación que se repite para ese número de cristianos que no deja de decrecer en la franja de Gaza. Desde el territorio controlado por el movimiento islamista Hamás, Israel todavía es más estricto.

Marina, palestina cristiana, vive 10 kilómetros al sur de Jerusalén pero este año tampoco ha podido participar en el Vía Crucis, recorrer las catorce estaciones de la Vía Dolorosa que culminan en la Iglesia del Santo Sepulcro.

Nos cuenta desde su casa, en Belén, que finalmente, a pesar de desearlo y rezar para que ocurriera, no ha recibido la llamada de las autoridades israelíes anunciándole que le han concedido un permiso para practicar su culto con libertad. "Es el cura el que nos da el permiso, coge los números de nuestra tarjeta de identidad, los envía a un lugar donde se dan las autorizaciones, y ellos seleccionan... no se lo dan a todo el mundo, ellos eligen, depende de a quién le corresponda el turno cada vez, en cada fiesta cristiana".

10.000 permisos

Israel ha otorgado 10.000 permisos a los cristianos de Cisjordania, que no llegan al 2,5% de la población, unos 90.000 personas; y 500 más al poco más del 1% de los cristianos que viven en la Franja de Gaza.

Mientras devotos de todo el mundo se han congregado en Jerusalén para participar en las principales procesiones y actos de Semana Santa, los palestinos cristianos están convencidos de que cuando Israel les permite entrar en la ciudad tres veces santa es por un interés básicamente económico: "Creo que también forma parte de su propio interés, porque como la gente está en una prisión en Belén, cuando consiguen un permiso, en lugar de comprar sus cosas en Belén, irán a Jerusalén. Así los israelíes matan dos pájaros de un tiro".

Los extranjeros que han accedido a la ciudad vieja de Jerusalén deberían detenerse frente a las banderas israelíes que coronan los asentamientos con los que Israel está ocupando los barrios cristiano y musulmán. Vigilados las 24 horas del día por el Ejército, desde torres que permiten controlar el movimiento de las estrechas calles, los habitantes de la ciudad vieja sienten como con el paso del tiempo sus vecinos judíos han logrado comprar casas, derribar otras o sencillamente ocuparlas mostrando ante la justicia israelí, un documento que supuestamente les convierte en propietarios.

Seguridad

Este año la Semana Santa cristiana ha coincidido con la Pascua judía, el Pésaj, que se prolongará hasta el próximo lunes. Unos 250.000 agentes del orden israelíes han sido desplegados en la ciudad vieja y en la moderna para asegurar que no habrá incidentes, ni que se aprovechará la mayor afluencia de turistas para provocar un enfrentamiento. A pesar del despliegue, fuentes de la policía hebrea aseguran que no son medidas excepcionales sino preventivas.

Una valoración que Marina entiende de otra manera. La palabra "seguridad" se ha convertido en un término sagrado para Israel, por eso se muestra contundente cuando describe el efecto de esta estricta actitud en la vida de los palestinos cristianos: "Si miras el muro que nos rodea, es realmente como una gran prisión. La protección de unos es la prisión de los otros".

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?