Últimas noticias Hemeroteca

Miércoles, 26 de Junio de 2019

Otras localidades

Selecciona

  • Aínsa-Sobrarbe
  • Alagón
  • Albacete
  • Alcalá de Henares
  • Alcalá de los Gazules
  • Alcañiz
  • Alcázar de San Juan
  • Alcobendas
  • Alcoy
  • Algeciras
  • Alhama de Granada
  • Alicante
  • Almadén
  • Almendralejo
  • Almería
  • Altsasu
  • Andújar
  • Aracena
  • Aranda de Duero
  • Aranjuez
  • Archidona
  • Arnedo
  • Arrecife
  • Ávila
  • Avilés
  • Ayamonte
  • Badajoz
  • Baena
  • Barbastro
  • Barcelona
  • Baza
  • Béjar
  • Benavente
  • Benicarló
  • Benissa
  • Bilbao
  • Burgos
  • Cabra
  • Cáceres
  • Cádiz
  • Calahorra
  • Calatayud
  • Cambrils
  • Cartagena
  • Caspe
  • Castellón de la Plana
  • Castro-Urdiales
  • Cervera
  • Ceuta
  • Chantada
  • Ciudad Real
  • Córdoba
  • Coria
  • Coruña, A
  • Cuéllar
  • Cuenca
  • Dénia
  • Donostia
  • Eibar
  • Eivissa
  • Ejea de los Caballeros
  • Ejido, El
  • Elche
  • Elda
  • Estella-Lizarra
  • Estepa
  • Ferrol
  • Figueres
  • Frontera, La
  • Gandia
  • Gijón
  • Girona
  • Granada
  • Graus
  • Guadalajara
  • Guadix
  • Haro
  • Huelva
  • Huesca
  • Irun
  • Jaca
  • Jaén
  • Jerez de la Frontera
  • Jerez de los Caballeros
  • Jódar
  • Laudio
  • Laviana
  • León
  • Linares
  • Llanes
  • Llanos de Aridane, Los
  • Lleida
  • Logroño
  • Loja
  • Lorca
  • Lugo
  • Madrid
  • Málaga
  • Manresa
  • Maó-Mahón
  • Marbella
  • Medina del Campo
  • Melilla
  • Mérida
  • Miranda de Ebro
  • Mojácar
  • Monforte de Lemos
  • Monzón
  • Móra d'Ebre
  • Morella
  • Móstoles
  • Motilla del Palancar
  • Motril
  • Mula
  • Murcia
  • Navalmoral de la Mata
  • Navia de Suarna
  • Olot
  • Ontinyent
  • Orihuela
  • Ourense
  • Oviedo
  • Palamós
  • Palencia
  • Palma del Río
  • Palma de Mallorca
  • Palmas de Gran Canaria, Las
  • Pamplona
  • Parla
  • Pedroñeras, Las
  • Peñafiel
  • Peñarroya-Pueblonuevo
  • Plasencia
  • Ponferrada
  • Pontevedra
  • Puertollano
  • Puigcerdà
  • Reinosa
  • Reus
  • Ribadavia
  • Ronda
  • Roquetas de Mar
  • Sabiñánigo
  • Salamanca
  • San Bartolomé de Tirajana
  • Sanlúcar de Barrameda
  • San Sebastián de la Gomera
  • Santa Cruz de Tenerife
  • Santander
  • Santiago de Compostela
  • Santoña
  • Sariñena
  • Segovia
  • Sepúlveda
  • Sevilla
  • Solsona
  • Soria
  • Sort
  • Tafalla
  • Talavera de la Reina
  • Tarancón
  • Tarragona
  • Teruel
  • Toledo
  • Tordesillas
  • Torrelavega
  • Tortosa
  • Tudela
  • Tui
  • Úbeda
  • Ubrique
  • Utrillas
  • Valdepeñas
  • Valencia
  • Valladolid
  • Vendrell, El
  • Vic
  • Vielha e Mijaran
  • Vigo
  • Vilafranca del Penedès
  • Vilagarcía de Arousa
  • Vilalba
  • Villamartín
  • Villanueva de Córdoba
  • Villanueva de la Serena
  • Villena
  • Vitoria-Gasteiz
  • Viveiro
  • Xàtiva
  • Xinzo de Limia
  • Yecla
  • Zafra
  • Zamora
  • Zaragoza

Arturo Pérez Reverte: "Twitter no tiene nada que ver con mi forma de trabajar"

El escritor explica en 'Interqué' su relación con la red social de microblogging

Lo que Arturo Pérez Reverte encuentra más fascinante de Twitter es la "compañía", el saber que no está "echando botellas al mar con un mensaje que llega a manos anónimas, que hay "un tejido de amigos que están a tu alrededor" y a los que "cada teclazo que das en el ordenador les interesa"

Pero no todo es perfecto en esa "obligación placentera" que es Twitter para Pérez-Reverte. "Un escritor escribe y corrige, pero eso no da tiempo a corregir", por lo que la red se llena de faltas de ortografía y de incorrecciones lingüísticas. El microblogging "impone unas limitaciones a la corrección estilística" por el reducido número de carácteres que permite utilizar.

Tampoco le interesa Twitter como herramienta de trabajo. "Esa intermitencia, esa parcelación de Twitter no tiene nada que ver con mi forma de trabajar", asegura. Pérez-Reverte no concibe la idea de construir una novela mano a mano con sus 'followers'. "Mi trabajo es cosa mía", asegura, aunque valora mucho "el retorno" que recibe de sus seguidores.

Con este panorama, Pérez Reverte no sabe "el tiempo que durará en Twitter", al que dedica "un par de horas a la semana". La red social "lleva tiempo" y él es un hombre con "muchas ocupaciones". Así que "mientras pueda" lo hará con mucho gusto, pero no descarta que más temprano que tarde llegue su último tuit: "señores, ha sido un placer, hasta aquí llegué".

El humor como antesala de lo serio

Un monólogo con tintes musicales de Ángel Martín y Ricardo Castella han servido para abrir boca en Interqué, antes de emprender el análisis de los cambios introducidos por internet y las nuevas tecnologías en tres industrias culturales: la editorial, la discográfica y la cinematográfica.

La generación iPod "se lo ha perdido todo", aseguraba Ángel Martín con esa ironía de la que siempre impregna sus monólogos. No han experimentado en sus carnes la sensación de tener que dar la vuelta a la cinta en un walkman, de que se acaben las pilas en el peor momento o de escuchar las mismas diez canciones una y otra vez.

Ahora los jóvenes, continuaba Martín, van a comprar un reproductor mp3 y dicen al dependiente: "¿Dos mil canciones? ¡Vaya puta mierda!". Y pretenden que el mismo dispositivo en el que escuchan música les sirva para llevar fotos. "Yo no iba con un álbum de fotos por la calle". Y eso que a Ángel internet le parece "el canal más maravilloso" que existe, y le dedica de la mano de Ricardo Castella varias canciones durante su intervención.

La industria editorial en internet

El mercado editorial mueve en España alrededor de 4.000 millones de euros al año, un 0,7% del PIB, y da empleo, directo o indirecto, a unas 30.000 personas. A lo largo de 2009 se editaron más 330 millones de libros, y la mitad de los españoles los han leído ya en algún soporte digital. Un 46% de ellos en el ordenador, un 6,7% en el móvil o una agenda electrónica y tan solo el 1,1% en un eReader.

Estos son los datos que desprende una industria potente que ha visto peligrar su modelo de negocio por la irrupción de las nuevas tecnologías y la democratización de los contenidos que supone internet. Como consecuencia, el mercado editorial, según Luis Collado, director de Google Books España, está "muerto de miedo".

Los editores, en su opinión, están viendo como el papel, que hasta ahora era el estándar que todo el mundo utilizaba, está empezando a caer "a una velocidad importante" y hay nuevos "cacharros" que se están empezando a utilizar para leer libros. La industria ha pasado un periodo de "llevarse las manos a la cabeza", pero ahora empieza a ver que hay "un rayito de luz" y que internet puede ser una solución al problema de pérdida de lectores. Afortunadamente, ha añadido, la industria editorial está reaccionando más rápido que la discográfica, que hizo la estrategia de la "avestruz", escondió la cabeza y cuando quiso volver a sacarla "todo les había comido".

Silvano Gozzer, editor del grupo Santillana, reconoce que su sector ha sufrido un "periodo de miedo", pero que sobre todo las empresas más pequeñas del mundo editorial están empezando a ver las posibilidades que internet ofrece de cara a la distribución y a "globalizar los contenidos". Eso sí, advierte del peligro que entraña que las empresas de tecnología traten de forzar a las editoriales a "dar un salto al vacío", sin asegurarse de que su inversión tendrá retorno. Por esa razón, ha aconsejado a los editores que "olviden los dispositivos", que cambian casi a diario, y se centren en los contenidos, para confeccionarlos de tal forma "que puedan servir para todos los dispositivos".

Nuevos contenidos, y nuevas formas de presentar los contenidos

Luis Collado ha hecho hincapié en las posibilidades que abren las nuevas tecnologías al editor, que tiene una ocasión de oro para "enriquecer" y "dar valor" al contenido que publica. Por ejemplo, "poner una música de fondo que el autor o el editor utilizan para envolver aún más" al lector en el relato, o colocar un enlace a un archivo de voz que permita "escuchar lo que el propio libro dice".

El problema, en su opinión, es que la industria no es capaz de alcanzar un acuerdo para gestionar los derechos de autor y potenciar la distribución digital de los libros. Un consenso necesario para evitar que los lectores tengan que "buscarse la vida" en internet. Google Books "no puede estar en la Feria del Libro porque no tienen una librería física", ni les aceptan en el Gremio de Editores. Son pequeñas muestras de las intenciones frustradas del sector y de las muchas cosas que "no se hacen porque no se pueden hacer".

El DRM, "placebo" para los editores

Para Gozzer, el DRM es un "peaje" que la industria editorial tiene que pagar para poder llevar a buen puerto su "apuesta digital". Es el "placebo" que ciertos autores necesitan para asegurarse de que sus derechos están protegidos, aunque realmente "penalizamos al que ha comprado el libro, al que ha pagado", mientras que para el que lo descarga de internet las protecciones no son un problema.

Collado ha rebatido que se trate de un peaje. "Es un freno", ha asegurado, después de preguntarse: "¿Qué es el DRM? ¿Para qué sirve? No vale para nada. Es más un tranquilizador moral para los editores que otra cosa". Porque a medida que se complica el sistema se vuelve más complicado que las posibilidades digitales asociadas al libro "se desarrollen".

Canción relacionada con la red en 'Interqué': "El tweet número 1.000"

Noticias relacionadas

  • Arturo Pérez Reverte: "Twitter no tiene nada que ver con mi forma de trabajar"
Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?