Últimas noticias Hemeroteca

Marruecos ha llevado a Àngels Barceló, Nicolás Castellano y Ángel Cabrera al aeropuerto tras la orden de expulsión

Los enviados especiales de la SER, denuncian un trato "absolutamente vejatorio" por parte de los funcionarios marroquíes

Un equipo de la SER ha logrado romper el bloqueo informativo de Marruecos en El Aaiún. En la foto, Ángel Cabrera y Àngels Barceló informan de lo que ocurre hasta que las autoridades marroquíes lo permitan /

Los periodistas de la Cadena SER, que consiguieron romper el bloqueo informativo impuesto por Marruecos, han sido expulsados del territorio y ahora están retenidos en un cuarto del aeropuerto de El Aaiún. Hasta allí fueron trasladados en una furgoneta en la que los metieron a empujones.

El equipo comandado por Àngels Barceló, que se encontraba en El Aaiún tras romper el bloqueo informativo de Marruecos, fue llevado a comisaría hacia las siete de la tarde acompañados por agentes marroquíes para contestar algunas preguntas ante las autoridades.

La propia periodista entraba por la tarde en 'La Ventana de Madrid' para aclarar su situación y la de sus compañeros, Nicolás Castellano y Ángel Cabrera: "Nos han venido a buscar al hotel, nos han preguntado qué estábamos haciendo y ahora se nos llevan para hacernos algunas preguntas", explicaba la periodista española. Àngels Barceló también señaló que habían comunicado al ministerio de Comunicaciones de Marruecos que estaban allí, pero no habían recibido ninguna respuesta. "No nos habíamos movido del hotel, no hasta que no tuviésemos una respuesta, al final han sabido que estábamos donde estábamos y han venido a buscarnos amablemente".

Doce policías de paisano entraban en el hotel para buscar a los periodistas españoles. "Ha sido el único momento del día en que nos hemos separado, primero han abordado a Nico que estaba en la recepción, nos habían avisado desde el hotel que nos teníamos que ir de la azotea", apuntaba posteriormente Barceló.

La sensación inicial era que todo había terminado, "nos han hecho pagar el hotel antes de irnos, sabíamos que era incómoda nuestra presencia y estábamos esperando este momento". Rápidamente se pusieron en contacto con el Ministerio de Exteriores, la embajada y el personal del consulado se dirigía a la comisaría.

En comisaría

Sobre las ocho de la tarde el equipo de la SER llegaba a la instalaciones de la policía. "Nos han traído desde el hotel hasta la comisaría, nos han dado café y agua y nos han pedido los pasaportes. No nos han preguntado nada, se lo hemos contado nosotros, estaban avisados de nuestra presencia. A lo largo del día hemos intentado hablar en repetidas ocasiones con las autoridades sin respuesta y no íbamos a salir a la calle hasta recibir el OK".

Dos horas después seguían en comisaría. "Seguimos en la misma situación, a la espera de las preguntas que nos querían hacer, nadie nos dice nada y llevamos más de dos horas, no sabemos absolutamente nada de nada. No podemos seguir informando, lo lamentable es que eso se haya convertido en noticia, pueden seguir pasando cosas en las calles", apuntaba la periodista de la SER en conexión telefónica.

Las autoridades que retienen a los periodistas de la SER estaban al tanto de sus movimientos. "Ayer mandamos un fax al ministerio de Comunicación de Rabat informando, es algo que siempre se hace, Nico está acostumbrado. Queríamos conocer a las dos partes y no hemos tenido ninguna respuesta, queríamos hacer bien nuestro trabajo", apuntaba la directora de 'Hora 25'.

La periodista también relataba que son los periodistas españoles los que son incómodos allí, porque son quienes pueden dar el punto de vista de los saharauis. Ha señalado también que Trinidad Jiménez les ha tranquilizado: "Nos ha dicho que se están haciendo gestiones de máximo nivel; yo le he dicho que nuestra obligación era estar aquí. Teníamos que llegar como fuera y lo hemos hecho, y ha sido enseñando el pasaporte".

El trato

"El trato está siendo correcto. Simplemente nos han quitado el pasaporte, el teléfono no. Estamos retenidos, nosotros no somos la noticia. Depende de cómo evolucionen las cosas os iremos contando, sabíamos el riesgo, nuestro trabajo es ser incómodos y hay que contar las cosas, sabíamos que íbamos a ser expulsados", apuntaba Barceló desde comisaría en su tercera intervención tras ser localizada por las autoridades marroquíes.

Libertad de expresión

"Está en juego la libertad de expresión, queremos informar, es nuestra misión y obligación. Nos preguntaron en el hotel que por qué habíamos mentido sobre nuestras profesiones, pero es que nuestro trabajo es eso. Hemos pasado muchos controles policiales en el coche, la pregunta era la profesión, les daba igual el pasaporte, les decíamos las profesiones que hemos adaptado estas 48 horas, dijimos que éramos turistas para entrar en un taxi en El Aaiún de noche".

La expulsión

Al filo de la medianoche, tras cuatro horas de espera en comisaría, la propia Àngels Barceló relataba en 'Hora 25' que la policía les había comunicado la decisión de expulsión del territori, una declaración que se han negado a firmar. Desconocen si serán conducidos a un vuelo a Las Palmas, ya que no hay vuelos comerciales con ese destino. Se les acusa de atentar contra la seguridad nacional.

Pasadas la una de la mañana, Àngels Barceló volvía a entrar en la antena de la SER para contar que en la orden de expulsión firmada por el gobernador marroquí en El Aaiún se les acusaba de "delitos muy graves", de haber entrado "de forma ilegal" a pesar de haber pasado cada uno de los controles que existen para llegar a El Aaiún y a pesar de tener los pasaportes sellados. Además, la orden ha sido firmada sin que les hayan tomado ningún tipo de declaración en comisaría.

Barceló ha dicho que se niegan a firmar ese decreto de expulsión y a abandonar la comisaría hasta que no se persone un funcionario español. Ahora las fuerzas marroquíes intentan llevarles hasta el aeropuerto para enviarles a España a pesar de que el primer vuelo no es hasta este viernes a las 14:30. La intención de los periodistas es pasar esta noche en Casa España.

El equipo de la SER está en contacto permanente con el ministro del Interior Alfredo Pérez Rubalcaba y la ministra de Exteriores Trinidad Jiménez.

Llevados a la fuerza al aeropuerto

A las dos de la madrugada Àngels Barceló ha dicho que están "muy indignados por la forma en la que se ha producido la expulsión. Desde el principio sabíamos que este era el desenlace". También ha señalado la gravedad de los delitos de los que s eles acusa.

Encerrados 4 horas y media en un despacho. "Nos acusan de entrar ilegalmente, nos acusan de atentar contra el orden público y la seguridad nacional del país y nosotros sólo hemos venido a informar". También ha dicho que han intentado negociar porque no querían moverse de la comisaría hasta tener la certeza de que iban a hablar con un funcionario español.

"Nos han estado mareando. Al final se han puesto muy nerviosos. Nos han sacado a empujones. Nos han vaciado 3 veces las bolsas e insistían en que si teníamos cámaras. Ahora estamos en el aeropuerto y nos han metido en un cuarto inmundo.

Nos negamos a ser expulsados de esta manera. Merecemos un trato mejor. Nos dice la policía que ellos sólo ejecutan órdenes. Nosotros teníamos al teléfono al cónsul de España en Rabat pero ellos se niegan a hablar con nadie".

Además ha revelado que hasta el momento no s eles ha confiscado nada, lo único que no tienen en su poder son los pasaportes. "No nos han confiscado nada. Ni han preguntado por el material. Se han puesto nerviosos con el teléfono. Nos querían requisar los teléfonos pero lo hemos conseguido frenar. Han revisado varias veces el material pero lo tenemos. Lo único que no tenemos son los pasaportes. Entendemos que nos los devolverán mañana cuando embarquemos. Nos han traído agua, yogures y 2 rollos de papel de water.

El problema lo hemos tenido con los funcionarios de la comisaría que porque nos han tratado de muy malas maneras, especialmente a Nico y a Ángel. Seguimos en contacto con Trinidad Jiménez y Rubalcaba pero a los funcionarios marroquíes les da igual. El trato ha sido absolutamente vejatorio. Creemos que los ciudadanos de un país amigo de Marruecos no merece un trato así. Aquí informar no es legal".

Durante la madrugada, Nicolás Castellano ha contado que en la habitación en la que se encuentran recluidos están permanentemente custodiados por policías con sus armas que los acompañan "hasta para ir al baño" y tienen que dormir con la puerta abierta.

Así nos ha contado el equipo de la SER cómo están las calles de El Aaiún

España traslada a Marruecos su preocupación por los tres periodistas

El Gobierno de España ha trasladado a las autoridades marroquíes su "preocupación e interés" por la situación de los tres periodistas de la Cadena Ser que permanecían retenidos la noche del jueves en una comisaría de El Aaiún y ha pedido a Marruecos que deje informar a los medios españoles sobre la situación en esta ciudad del Sáhara Occidental.

La Embajada de España en Rabat se ha puesto en contacto con los ministros marroquíes de Asuntos Exteriores y de Cooperación, de Interior y de Comunicación para trasladarles "su interés y preocupación" por la situación de los tres periodistas, con los que ha mantenido además un contacto "directo y permanente", según informó el Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación español en un comunicado.

Asimismo, desde el departamento que dirige Trinidad Jiménez se están realizando gestiones para que los medios de comunicación españoles puedan informar sobre lo que sucede en El Aaiún, además de haber puesto en marcha todos los instrumentos de asistencia consular de la Embajada y del Consulado General de España en Rabat.

Àngels Barceló: "Esto es consecuencia de ejercer nuestro trabajo"

El equipo especial de la SER en El Aaiún: "Somos incómodos y queremos ser incómodos"

Àngels Barceló en 'Hora 25': "No podemos seguir informando"

Àngels Barceló: "El periodista español es incómodo en El Aaiún"

Àngels Barceló: "Han decidido expulsarnos del país"

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?