Últimas noticias Hemeroteca

Lunes, 16 de Septiembre de 2019

Otras localidades

¿Por qué los electrodomésticos duran tan poco?

Se llama "obsolescencia programada", es decir, que duran lo que quieren los fabricantes para que compremos más

En contra de lo que pudiera pensar el usuario, el que los electrodomésticos, las tecnologías, duren mucho menos de lo que podríamos imaginar, no es casualidad: sencillamente está programado para que sea así. Se llama "obsolescencia programada" o lo que es lo mismo, los fabricantes los hacen para que duren determinados años.

Componentes o materiales que se sabe que durarán unos años y mecanismos que impiden que duren más, justo hasta que ellos quieren. En las bombillas tradicionales, por ejemplo, ya se había conseguido en 1911 que duraran 2.500 horas, pero un 'cártel' de la industria obligó a todas las empresas en fabricarlas para que no duraran más de 1.000 horas. El negocio era vender muchas.

Ahora hay electrodomésticos que no duran 25 años como antes, sino escasamente diez. Hay impresoras que llevan incluso un chip que para que cuando se han realizado 'equis' miles de copias, diga "adiós" y hay que comprar una nueva. Los televisores también se sabe que van perdiendo calidad y que con determinadas horas - aunque podrían durar mucho más - dejarán de verse bien, lo que obligará al consumidor a comprar una nueva, que es de lo que se trata: comprar, tirar, comprar.

Pero hay otras obsolescencias que no son tan "mecánicas". Hay nuevos productos tecnológicos que dejan de ser útiles sencillamente porque el software no es compatible con los programas que van saliendo nuevos; hay marketing y publicidad que nos invita a cambiar porque hay otros nuevos, con muchas más alternativas de uso; o, simplemente porque nuestro televisor tiene 5 centímetros más de grosor que el nuevo. En definitiva, que la industria limita la vida o cambia continuamente sus productos para que los cambiemos. Todo ello sin que el consumidor lo sepa. Y sin que se produzcan muchas reclamaciones, salvo alguna llamativa, como la de un abogado americano que denunció a Apple al considerar que de forma "programada" la batería de su teléfono duraba poco tiempo, lo que obligaba al consumidor a cambiar de móvil.

Hay otras alternativas para hacernos comprar: limitar los servicios técnicos, de forma que reparar sea cada vez más complicado o hacer que los arreglos sean complicados por falta de repuestos o por el precio de los mismos o la mano de obra... Y se cultivado la cultura de que ya no merece la pena reparar.

Para muchos expertos todo esto es una dinámica consumista "insostenible", entre otras cosas por los residuos que genera esta locura de comprar y comprar. Sólo en electrónica, cada año se generan cada año alrededor de 50 millones de toneladas de basura, que en gran parte va a los países-basureros: fundamentalmente, Ghana y Nigeria.

La obsolescencia programada en 'Hoy por Hoy' (09/02/2011)

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?