Sábado, 22 de Enero de 2022

Otras localidades

Análisis:

Túnez, Egipto... y ¿por qué no Bahrein?

(CORRESPONSAL ORIENTE PRÓXIMO)

Como en Túnez y en Egipto, todo ha sucedido muy rápido también en Bahrein (que en árabe significa "Dos mares"), un archipiélago compuesto de 33 islas en el Golfo Pérsico con una extensión de poco más de 700 kilómetros cuadrados. En cambio, la revuelta está estancada sin que el régimen haya caído todavía.

Protectorado británico desde 1861 a 1971, año en el que logra su independencia y que dará comienzo a revueltas internas que no han logrado cambiar el curso de su historia con la determinación que las manifestaciones que comenzaron el pasado 14 de febrero, dependiendo de su desarrollo en los próximos días, pueden llegar a tener.

Gobernado por el régimen de Hamad Bin Isa al Jalifa, una dinastía que lleva dos siglos en el poder, Bahrein es un país rico en petróleo y gas natural (el PIB per cápita es de 28.400 euros) que no impide que su población sufra un elevado índice de desempleo, pobreza y marginación (la comunidad musulmana chií, el 70% de la población, carece de acceso a la vivienda, a empleos en el sector público...).

Muchos recuerdan estos días en las calles de Bahrein la ola de disturbios de los años 90 que obligó a la élite suní a aceptar el establecimiento de un Parlamento elegido (se puso en práctica en 2001, después de que hubiese sido disuelto en 1975) y se instaurase una "monarquía constitucional" a lo árabe, al estilo de Marruecos o Jordania, donde el rey y su entorno ejercen todos los poderes.

A pesar de la intensidad de los acontecimientos de los últimos 7 días en Bahrein, la realidad del país: su emplazamiento entre los países del Golfo Pérsico, el hecho de que alberga la sede de la V Flota estadounidense y de su frontera con Arabia Saudí; jugarán un papel determinante en el desarrollo de las protestas.

Miles de bahreníes seguirán en la Plaza Lulu, la bautizada "Plaza de los Mártires", rodeando el monumento a la Perla cargado de los grafitis que las autoridades borran de forma sistemática en el resto de la isla, exigiendo que se cumplan sus demandas básicas para tener una vida digna.

Los bahreníes son exactamente iguales a los tunecinos y los egipcios en una cosa: han perdido el miedo a la represión de su régimen, su billete hacia el cambio es sólo de ida y no dudarán en morir para lograrlo.

Entrevista a Baqer Al- Najjar, profesor de Sociología de la Universidad de Bahrein

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?