Jueves, 20 de Enero de 2022

Otras localidades

Ser y parecer

Ser y parecer

Ya lo dijo Maquiavelo: “Todos ven lo que pareces, pocos perciben lo que eres”. Por eso José Ramón Bauzá (PP) va a ganar las elecciones autonómicas en Baleares. Por eso, y porque el Partido Popular ha vencido en todas las convocadas hasta la fecha sin bajar del 40% de los votos: no en vano aquí siempre se ha dicho que el PP ganaría incluso presentando una escoba de candidata.

El PP va a ganar las elecciones autonómicas porque gestiona como nadie el “prietas las filas”, aunque tenga 40 imputados en una decena de casos de presunta corrupción y tres expolíticos encarcelados en Palma. Y a pesar de que Jaume Matas, a quien Bauzá pone como ejemplo de gestión, haya protagonizado la legislatura más corrupta de la democracia en Baleares (2003-2007), por la que está imputado en nueve delitos en el Caso Palma Arena y por la que va ya por el tercer abogado (le han dejado los dos que tenía) y busca nuevo crédito para pagar los casi 5 millones en fianzas que le ha impuesto el juez José Castro. Es sabido que la corrupción no penaliza electoralmente pero, por si acaso, Bauzá ha cumplido la orden de Génova de soltar lastre con unas listas renovadas que, no obstante, incluyen a dos exconsellers y cinco exdirectores generales de Matas. Eso sí, ningún imputado. Efectivamente, el PP va a ganar las elecciones a pesar de su evidente giro hacia a la derecha radical más centralista -ni centrada ni centrista-, de sus crisis internas –aparcadas, que no solucionadas-, de la vaguedad de su discurso y de las declaraciones poco afortunadas en temas como el catalán.

Va a ganar las elecciones Jose Ramón Bauzá (PP) porque el candidato a  la reelección Francesc Antich (PSIB-PSOE), el presidente más longevo de Baleares (8 años), no puede hacerlo ni votándole todos los suyos, que andan desencantados y propensos a la abstención con el “efecto Zapatero”. Y si sonara la flauta, Antich tampoco sumaría lo suficiente con pactos. La corrupción se ha comido a Unió Mallorquina, la tradicional bisagra ambidiestra que igual pactaba con PP que con PSOE, y su voto de centro-derecha nacional-regionalista se lo disputan dos nuevas fuerzas, Convergència per les Illes (Josep Melià, ex-UM) y Lliga Regionalista (Jaume Font, ex-PP), que difícilmente alcanzarán el 5% necesario para entrar en el Parlament. La izquierda se presenta atomizada, y el desmembramiento del Bloc sitúa a los rojiverdes del PSM-IniciativaVerds-Entesa de Biel Barceló como tercera fuerza, a años luz del bipartidismo imperante y sin peso especifico para decidir gobiernos.

José Ramon Bauzá (PP) va a ganar las elecciones, pero para gobernar deberá hacerlo por mayoría absoluta. Y si no la consigue, “no le dejarán ni valorar los resultados en la noche electoral”, asegura un “barón” popular, en todos los sentidos, sabedor de que la guerra entre las diferentes familias del PP balear está aparcada… hasta esa misma noche. Y es que no es lo mismo ser el presidente del partido que parecer su líder. O sí. El 22-M saldremos de dudas.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?