Jueves, 24 de Septiembre de 2020

Otras localidades

La sombra del voto por correo

La sombra del voto por correo

Acaba de comenzar la campaña electoral y ya comienzan las primeras denuncias de coacciones a los vecinos y de intento de compra del voto por correo.

Desde que en las pasadas elecciones generales del 2008 saltara la alarma del incremento de votantes por correo, los partidos políticos están pedndientes de esta otra forma de ganar unas elecciones.

Desde el año 2000, el Partido Popular ha venido ganando, y con holgura, todos los comicios, siete, que se han producido: desde europeas a municipales. La luz se encendió en las pasadas generales, cuando tras el recuento de las urnas, esa mayoría de votos que era aplastante, fue reduciéndose en el recuento de los votos por correo. La horquilla se cerró tanto que una mínima diferencia de unos cuatrocientos votos separaron a PP de PSOE que  concurría con sus socios Coalición por Melilla.

Tras ese día, la denuncia en la puerta de la Delegación del Gobierno de decenas de ciudadanos que, con una carta en la mano con el sello del Servicio público de Empleo, pedían el trabajo que se les había prometido.

Después de aquello, la denuncia al juzgado, la investigación del grupo especializado de la Guardia Civil que llegaba desde la península, tal vez para evitar filtraciones y roces.

Tras meses de investigación: un auto del juzgado de instrucción en el que aparecían 27 imputados de personas pertenecientes al Partido Socialista y Coalición por Melilla por un supuesto delito electoral y de falsedad en documento público. En esas cartas se les prometía que estaban seleccionados para los planes de empleo que el Servicio Público de empleo y la Delegación del Gobierno iban a poner en marcha.

Entre los imputados, el máximo responsable de correos, que según el auto, abría por la noche la puerta de atrás del local de correos para recibir los sacos con los votos que le llevaban desde la sede del PSOE.

Todo este proceso continúa en los juzgados, pero cuando se pensaba que el intento de asegurarse el voto de cada ciudadano  mostrándole el camino de rellenar "con luz y taquígrafos" el impreso del voto por correo, iba a ser más discreto, o cuando menos, se iba a desechar, el fantasma vuelve.

Varios partidos políticos han denunciado que por los barrios con mayor indice de paro y con un nivel de vida más bajo, otras formaciones politicas están coaccionando a sus vecionos para que voten antes por correo. Algunos a cambio de dinero en metálico, otros a cambio de trabajo, otros por el simple miedo. La denuncia se ha hecho extensiva a los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado para que se desplieguen por los barrios de la periferia y controlen estos movimientos que algunos llaman "mafiosos" e ilegales. También la denuncia ha ido camino de la junta electoral de zona.

Y la pregunta que se hacen el resto de ciudadanos es si todo vale en política, si vale jugar con las miserias y el miedo humano, si valen las practicas mafiosas para que rellenes un impreso delante de un responsable de un partido político. Y si el voto de uno vale más que el del otro: dinero en metalico, puesto de trabajo.

En estos nuevos comicios, en esta nueva cita con la democracia, el fantasma del voto por correo se levanta y se pasea nuevamente en una ciudad en la que la abstención es importante y el número de los votantes por correo es alarmante.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Cadena SER

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad

Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?