Jueves, 27 de Enero de 2022

Otras localidades

PP = Porte y Percha

El acelerado paso de Mariano Rajoy por Baleares –tres islas entre el desayuno y la cena- nos deja una noticia de alcance. Tenemos las claves del manual de casting del buen candidato del PP 2.0 en Mallorca.

Póngase usted al día: PP no son las siglas de Partido Popular, sino el acrónimo de Porte y Percha. “Palma necesita un alcalde con porte y percha, como Mateo”, dijo Rajoy del candidato a la alcaldía de Palma. Un hombre que, como bien saben los fieles seguidores de este blog, ha suplido con bronceado la amarga ausencia de su Rolex, aparcado hasta la foto de la posesión. No se detuvo Rajoy en menudencias tipo “modelo de ciudad” ni zarandajas programáticas… Lo que necesita Palma es porte y percha, que no es paja ni grano de anís. Y lo demás son tonterías. A ver si te crees tu que es tan fácil de conseguir. El porte y la percha. Las dos cosas.

Porte y percha le sobran a José Ramon Bauzá, que corona con gomina sin tasa su fuselaje torero (si han visto “La Bella y la Bestia”, reparen en Gastón). Tampoco lleva Rolex. No por falta de ganas, sino porque con tamaña acumulación de pulseras, se lo debería poner en el hombro. Y para no lucirlo, como que no se lo pone, además de que la correa, o sea, como que no da. Nuestro hombre tampoco lleva corbata: si la madurez le ha permitido a Aznar soltarse el pelo y atarse pulseras, no hay traba protocolaria que encorsete a la gran esperanza blanca del PP balear, con más mañanas que ayeres en el calendario del Iphone.

Más, ¡oh desagravio!, los elogios del líder Rajoy a su digitado Bauzá no vinieron por la vía del chásis, sino por motivos ópticos. “Ha sabido mirar hacia otro lado”, dijo Mariano. He aquí la segunda ley para ser candidato del PP en Mallorca. ¿Válida también para gobernar?

Ni la estructura ósea ni la mirada frontal de Maria Salom obtuvieron la alabanza pública de Rajoy. Ni siquiera reparó el líder en la sonrisa de la candidata al Consell de Mallorca en los carteles electorales, aunque seguramente el elogio cabría dirigirlo al forceps que dibujó el atisbo de mueca feliz. No siempre le cuesta tanto sonreir a la señora De España. Dan fe de ello en el Congreso de los Diputados, tal y como recogen algunas imágenes de televisión.

En el reparto de elogios de Rajoy, a Salom le toco el de “mallorquina hasta la médula”. Pobre botín para la que mejor se ha aprendido el PPowerpoint.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?