Últimas noticias Hemeroteca

Viernes, 06 de Diciembre de 2019

Otras localidades

El día D de la banca

Guía para entender los test de estrés

A partir de las seis de la tarde de este viernes, la Autoridad Bancaria Europea (EBA, por sus siglas en inglés) dará a conocer el resultado de las pruebas de solvencia a las que se ha sometido a 91 entidades financieras europeas. Para explicar en detalle en qué consisten los test de estrés hemos elaborado la siguiente guía.

¿Qué son los test de estrés?

Son unos exámenes a los que se somete a las entidades financieras para medir su resistencia ante hipotéticos escenarios económicos adversos. Se trata de ver si los bancos cuentan con capital suficiente para resistir un fuerte empeoramiento de la situación económica. Este año es el segundo, -el primero fue 2010-, en el que se realizan las pruebas de solvencia a la banca europea. El principal objetivo de los test de estrés es despejar las dudas sobre la salud de las entidades financieras para que la banca recupere la confianza de los mercados.

¿Qué hay que hacer para aprobar las pruebas?

Las entidades deben superar un listón de capital de máxima calidad. En la jerga financiera se conoce como 'Core Tier 1 Capital'. Ese umbral se ha fijado en el 5%.

¿Cuántas entidades se examinan?

Se ha examinado a 91 entidades financieras europeas, que representan el 65% de los activos del sector en Europa. Veinticinco son españolas, supone el 95% de nuestro sistema financiera . España vuelve a ser en esta segunda edición de los test de estrés el país que más entidades presenta a los exámenes con la idea de aumentar la transparencia sobre el estado de salud de nuestra banca. Alemania, por ejemplo, sólo evalúa a dos tercios de su sistema bancario.

¿ A qué escerarios se somete a los bancos?

El punto de partida es una 'fotografía' de la situación de la entidad a 31 de diciembre de 2010. A partir de ahí, se somete a las entidades a un escenario económico adverso en 2011-2012 que difiere en cada país. Por ejemplo, en el caso de España se contempla una caída acumulada del PIB del 4,5% en esos dos años o una caída del precio de la vivienda del 21,9%. Los test miden también el impacto en la cartera de negociación de los bancos de la crisis de la deuda soberana que azota a la eurozona. Se da la circunstancia de que las pérdidas de los bonos de países como Grecia o Irlanda que poseen las entidades son ya mayores en la realidad que las previstas en los test de estrés.

¿Aprobarán las entidades españolas?

La mayoría de las veinticinco entidades financieras españolas que han sido evaluadas aprobará previsiblemente los test de estrés, pero en el sector dan por descontado que habrá algún suspenso. Lo ha sugerido la propia ministra de Economía, Elena Salgado. Se apunta a las cajas de ahorros más débiles: aquellas que en los últimos meses han solicitado ayudas públicas al FROB (el fondo de rescate de la banca) y también a algún banco pequeño. El Pastor ha reconocido que no ha superado la prueba, aunque no necesitará incrementar su capital . El hecho de que más de una cuarta parte de las entidades evaluadas sean españolas, aumenta la posibilidad de que haya más damnificados en nuestro sistema bancario en comparación con otros países.

En cualquier caso, hay que tener en cuenta que los escenarios adversos a los que se ha sometido a las entidades son extremadamente duros y por lo tanto es altamente improbable que se hagan realidad.

En 2009 suspendieron los test cinco cajas españolas: Catalunya Caixa, Unnim, Banca Cívica, Caja España-Duero y Cajasur.

¿ Juegan los bancos españoles con desventaja?

Esto es lo que denuncia el sector financiero español. Considera que las pruebas penalizan a las entidades españolas porque el supervisor bancario europeo no les ha permitido contabilizar las llamadas provisiones genéricas o 'anticíclicas' para aumentar el umbral de capital. Estas provisiones son el colchón de reservas que los bancos y cajas de nuestro país acumularon en los años de 'vacas gordas'para utilizarlo durante la crisis. Y no se trata de una cantidad pequeña: ronda los 27.000 millones de euros. La autoridad bancaria considera que el sistema de provisiones es una particularidad de nuestro país y que por tanto no sirve para establecer una comparación homogénea con el resto de sistemas bancarios europeos. La EBA tampoco ha permitido a la banca contabilizar las emisiones de convertibles para reforzar su solvencia.

Por el contrario, las entidades españolas si han podido computar como fondos de capital las ayudas públicas solicitadas en los últimos meses al FROB (lo que se conoce como FROB 2) y las salidas a bolsa comprometidas por algunas cajas.

También se critica que a los bancos y cajas españoles se les ha sometido a un escenario macroeconómico adverso mucho más duro que a los de otros países. Por ejemplo, en el escenario adverso, el PIB en España se reduce 4,6 puntos porcentuales respecto al escenario central, frente a una reducción de 4 puntos para el conjunto del área del euro. Algunos opinan que la EBA ha 'apretado las tuercas'para que no se cuestione la credibilidad de las pruebas y para evitar que se repita el caso irlandés. Los bancos de Irlanda aprobaron los test en 2010 y a los pocos meses tuvieron que ser rescatados.

¿Cómo serán las notas?

No habrá una única nota, sino varias. El panorama bancario europeo es muy heterogéneo y la EBA lo tendrá en cuenta de alguna manera. Habrá dos tipos de notas: una homologable para toda la banca europea y otra en la que se reconocerá las peculiaridades del sistema financiero de cada país. Por ejemplo, en el caso de España se tendrán en cuenta las provisiones genéricas. Esto permitiría eximir a algunas entidades, aunque hayan suspendido la prueba, de la obligación de aumentar su capital. Es decir, suspenderían formalmente, pero en la práctica no se les exigirá reforzar su solvencia.

¿Qué ocurrirá con las entidades que suspendan?

Las entidades financieras que suspendan y que necesiten recapitalizarse tendrán un plazo de seis meses, hasta finales de septiembre, para presentar planes con medidas para reforzar su solvencia. Dispondrán de otros tres meses más para implementarlos. Se priorizará la búsqueda de capital privado, pero si es necesario los Estados acudirán al rescate de las entidades. Las que superen los exámenes pero obtengan un aprobado 'raspado' (entre un 5 y un 6% de capital básico) serán sometidas a una 'vigilancia especial'.

En España, el gobierno decidió hace unos meses elevar los requisitos de capital a las entidades financieras españolas, adelántandose a los test europeos. Las entidades que no cumplían los nuevos umbrales (8 ó 10% de capital, dependiendo del caso) están ya en fase de recapitalización, bien a través de la obtención de ayudas públicas del FROB (a cambio serán parcialmente nacionalizadas) o mediante la captación de capital privado en bolsa. Este último es el caso de Bankia o Banca Cívica, que tienen previsto estrenarse en el parqué la próxima semana.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?