Lunes, 27 de Septiembre de 2021

Otras localidades

Se cumplen 100 días de gobierno de derechas en Portugal con duras medidas de austeridad

A pesar de esto, las encuestas aseguran que el político más popular de Portugal es precisamente el primer ministro Pedro Passos Coelho

El vencedor de las elecciones en Portugal, Pedro Passos Coelho, del Partido Social Demócrata (PSD, centro-derecha) saluda a sus seguidores

El vencedor de las elecciones en Portugal, Pedro Passos Coelho, del Partido Social Demócrata (PSD, centro-derecha) saluda a sus seguidores / EFE/JOSE SENA GOULAO

El primer ministro portugués Pedro Passos Coelho cumple este miércoles sus primeros 100 días al frente del ejecutivo de Lisboa y ya ha aplicado medidas de austeridad mucho más duras que las que se negó a apoyar en el anterior gobierno de José Sócrates, lo que provocó la dimisión del socialista y abrió una crisis política en el país que terminó en elecciones anticipadas y en la intervención por parte del FMI y la CE con un programa de ayuda externa de 78 mil millones de euros.

En una de sus primeras intervenciones en el Parlamento, el primer ministro Passos Coelho afirmó que el suyo no es "un gobierno que hace milagros", anticipando con estas palabras las duras medidas que su ejecutivo se proponía aplicar de inmediato. La primera, el anuncio de que los portugueses tendrán que contribuir con la mitad de su paga extra de Navidad (a partir de los 485 euros en los que está fijado el salario mínimo) para superar el desvío en las cuentas públicas de este año. Con esta medida, el ejecutivo luso pretende recaudar unos 1000 millones de euros con los que conseguir cumplir la meta de reducción del déficit público del 9,1% en 2010 al 5,9% a finales de año.

En su defensa, tanto el primer ministro luso Passos Coelho, como su ministro de Finanzas, Vítor Gaspar, han insistido hasta la saciedad en que las medidas de austeridad que han implementado se encuentran en el memorándum de entendimiento firmado con el FMI, la CE y el BCE, en mayo pasado, y reiteran que seguir a rajatabla las exigencias de las instituciones internacionales es la única manera de resolver la crisis. De hecho, tan aplicado está este nuevo ejecutivo de mayoría conservadora que incluso han decidido anticipar medidas del programa de ayuda externa, como la subida del IVA de la luz y el gas del 6% al 23%, prevista apenas para entrar en vigor en 2012 que empezará a funcionar ya este mes de octubre.

La tercera subida de impuestos de estos 100 días es lo que el ministro de Finanzas bautizó como "tasa solidaria" y consiste en aumentar en un 2,5% el IRS (similar al IRPF) a las personas que ganen más de 153 mil euros al año, así como también se incrementa un 3% los impuestos a las empresas con beneficios anuales superiores a un millón de euros.

Además de las subidas de impuestos -que no han acabado y seguirán produciéndose en 2012-, el gobierno de Passos Coelho reitera que pretenden llevar a cabo el mayor recorte del gasto público de los últimos 50 años. El objetivo a corto plazo es un recorte del 9% del gasto estatal, por lo que se cerrarán o fusionarán empresas públicas, instituciones y fundaciones y juntas municipales. Además, el actual gobierno de derechas ampliará la reducción de funcionarios públicos de un 1% anual como exige el programa de ayuda externa a un 2% al año y se recortará el número de concejales.

En materia laboral, el ejecutivo de Lisboa también se ha dado prisa en estos 100 días en presentar alteraciones: reducción de las indemnizaciones por despido para nuevos contratos y reducción del tiempo y valor de la ayuda por desempleo. Además, el primer ministro Passos Coelho está negociando con los sindicatos y patrones la modificación de la ley para permitir el despido "con justa causa" cuando el trabajador no cumpla los objetivos establecidos por la empresa.

A pesar de la dureza de las medidas y de que el ministro de Finanzas luso asegura que "lo peor aún está por venir", según una encuesta publicada en Diario Económico, en estos momentos el político más popular de Portugal es precisamente el primer ministro Pedro Passos Coelho, que ha aumentado de popularidad de un 33% cuando ganó las elecciones, el pasado 5 de junio, al 45% actual, por encima incluso del presidente de Portugal, el también conservador Aníbal Cavaco Silva, que se queda en el 40%.

Parece que a pesar de todo, los portugueses han dado un voto de confianza al nuevo gobierno de mayoría de derechas, a la espera de que resuelva los problemas financieros del país y devuelva a Portugal al camino del crecimiento económico, objetivo difícil con unas previsiones de recesión para el próximo año en torno al 2,5% y con el fantasma de Grecia amenazando casi a diario con echar por tierra los esfuerzos de los portugueses.

Noticias relacionadas

  • Se cumplen 100 días de gobierno de derechas en Portugal con duras medidas de austeridad
Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    • Notice: Undefined variable: lb_es_acceso_con_movil in /mnt/filerprod/html/produccion/datos/rhabladas/cadenaser/ser/templates/includes/v3.x/v3.0/include_player_permanente.html on line 118

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?