Martes, 27 de Septiembre de 2022

Otras localidades

LA TRANSICIÓN DE EGIPTO

Los disturbios en El Cairo abren una brecha entre los coptos y el Ejército

Al grito de "el pueblo quiere la caída del mariscal (Husein Tantaui)" miles de personas han pedido la dimisión del jefe del Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas

La brecha entre la minoría cristiana copta en Egipto y la junta militar que gobierna el país se ha hecho evidente con el clamor de miles de coptos en contra del Ejército, que califica los enfrentamientos de ayer de intentos de desestabilización.

Más información

Al grito de "el pueblo quiere la caída del mariscal (Husein Tantaui)" miles de personas han pedido la dimisión del jefe del Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas, que dirige Egipto desde la caída del régimen de Hosni Mubarak, el pasado febrero. El funeral celebrado en El Cairo por los fallecidos anoche durante los enfrentamientos entre el ejército y los manifestantes coptos se ha convertido así en la escenificación de la ira y el malestar contra las Fuerzas Armadas. La quema de una iglesia en la población de Edfu, en el sur del país, fue el origen de la concentración de anoche a las puertas del edificio de la radiotelevisión egipcia y, aunque no está claro el origen de la refriega, los coptos aseguran que fueron atacados por parte del ejército y de "baltagueya", o matones. "¿Por qué en Egipto todos pueden manifestarse menos los coptos? ¿Cómo vamos nosotros a atacar al ejército cuando no lo hemos hecho en todo este tiempo?", gritaba desconsolada Asisa Feiz, vestida de luto riguroso, en las puertas del Hospital Copto.

En este centro médico se encuentra la mayoría de los más de 300 heridos y las víctimas mortales, que según fuentes oficiales ascienden a 25, de ellas al menos 20 civiles. Sin embargo, varias organizaciones coptas denuncian que la cifra de víctimas mortales es aun mayor, aunque no ha sido dada aún a conocer por las autoridades. Los gritos de desconsuelo de los familiares y las lágrimas de los amigos de los fallecidos se mezclaban con las consignas de los manifestantes que, a las puertas del hospital, pedían explicaciones a la junta militar. Uno de los manifestantes, que no quiso identificarse, aseguró: "Los musulmanes destruyeron muchas iglesias y las autoridades nunca hicieron nada solo porque somos cristianos. Nos consideran ciudadanos de segunda categoría".

En respuesta a este sentimiento de furia ante la escasa regularización de las iglesias cristianas, el Consejo de Ministros, reunido de urgencia, presentó hoy un proyecto de ley para "legalizar la situación de los templos sin licencia", según la agencia oficial Mena. También se han reunido los dirigentes castrenses, quienes dijeron en un comunicado que los incidentes de la víspera fueron "intentos de destruir los pilares del Estado y propagar el caos para impedir la transición democrática deseada", sin concretar quién está detrás de estos intentos.

Los militares aseguran que permanecerán en el poder hasta las elecciones presidenciales, cuya fecha aun no está definida, y agregan que no responderán a "los intentos de crear discordia entre las Fuerzas Armadas y el pueblo". Esto "podría tener efectos peligrosos sobre la seguridad nacional", según el Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas, que tomará "todas las medidas necesarias para controlar la situación y proteger la seguridad del país".

Además, la junta militar ha encargado la formación de una comisión para investigar los hechos al Consejo de Ministros, que a su vez encomendó esta misión a un comité presidido por el titular de Justicia, que también debe aclarar las circunstancias acerca del incendio de la iglesia que detonó los enfrentamientos. Por su parte, el movimiento islámico de los Hermanos Musulmanes señala que "no es el momento adecuado" para que los coptos se manifiesten y pidió "paciencia" a los cristianos, que representan un diez por ciento de la población del país. "Todo el pueblo egipcio tiene sus reivindicaciones legítimas y no solo los hermanos coptos; no es el momento adecuado para reclamarlas porque el Gobierno actual es un Gobierno provisional y la situación general no es natural", afirmaron los Hermanos.

Mientras, las organizaciones que protagonizaron la revolución que acabó con el régimen de Hosni Mubarak alertaron sobre el riesgo de que la junta militar busque perpetuarse en el poder a cuenta de la inestabilidad que vive Egipto. El Movimiento 6 de Abril denunció en un comunicado los sucesos de anoche y lamentó que "la junta militar sigue los mismos pasos que Mubarak y busca tranquilizar la situación sin conseguir erradicar los problemas". Los disturbios de anoche son los más graves que vive Egipto desde la Revolución del 25 de Enero, que terminó con la caída de Mubarak, y ponen de relieve la fragilidad de la transición egipcia.

El origen de los enfrentamientos

El nuevo brote de violencia sectaria tiene su origen en el incendio de una iglesia en la región de Asuán. Los coptos que ayer se enfrentaron con las fuerzas de seguridad en El Cairo protestaban contra ese incendio y, en general, contra la pasividad del Consejo Militar que gobierna desde la caída de Mubarak a la hora de evitar los ataques contra ellos por parte de musulmanes radicales.

Los enfrentamientos sectarios son algo recurrente en Egipto, pero el auge de los musulmanes salafistas (un grupo radical que quiere imponer la sharia en el país) tras la caída de Mubarak ha desatado más enfrentamientos y ha provocado los temores de la población copta. El pasado mes de mayo se produjo otro enfrentamiento mortal tras un ataque de estos salafistas contra los cristianos por la falsa noticia de que no dejaban convertirse al islam a una mujer copta.

Los coptos son el 10% de la población egipcia, unos ocho millones.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?