Últimas noticias Hemeroteca

Lunes, 26 de Agosto de 2019

Otras localidades

Las mayores operaciones policiales contra la dirección de ETA

Francia ha sido el escenario de la mayor parte de las operaciones ejecutadas por las fuerzas de seguridad desde mediados de los ochenta

El Casco Viejo de Bilbao fue el lugar dónde, en abril de 1969, se desmanteló por primera vez la cúpula ejecutiva de la banda. La "gran caída" de la banda terrorista se produjo tras la detención de Mario Onaindía, Víctor Arana y Josu Abrisketa. Mikel Echevarría consiguió escapar, aunque resultó herido, y en su huída asesinó a un taxista. Ese mismo día en Cantabria fueron detenidos Eduardo Uriarte, el sacerdote Jon Echave, Jone Dorronsoro y Enrique Guesalaga. Un año más tarde en el proceso de Burgos seis de ellos eran condenados a muerte.

La lucha durante los años setenta e inicios de los ochenta se produce en el frente legal e ilegal, centrado en España. La mayor parte de integrantes de la banda se refugiaron en Francia durante esa época dado que la presión policial en el país vecino era menor. Pero desde la década de los ochenta fue en el país galo en el que se han ejecutado la mayor parte de las operaciones de seguridad contra la dirección de ETA y la detención de sus máximos responsables, con una importante colaboración entre las fuerzas armadas francesas y la Policía Nacional. Francia empezó a expulsar a numerosos etarras de su territorio, los cuales se vieron obligados a emigrar a Argelia y Sudamérica. La lista de detenidos en los ochenta es numerosa: Domingo Iturbe Abasolo, "Txomin", Eugenio Etxebeste, "Antxon", o Juan Lorenzo Lasa Mitxelena, "Txikierdi".

Desde la detención de "Txomin" el 27 de abril de 1986, quince máximos dirigentes de la cúpula etarra han sido detenidos en Francia. El golpe más fuerte asestado a la dirección llegaría en 1992 en la ciudad de Bidart cuando la policía francesa detenía a los entonces tres máximos dirigentes de la banda: Francisco Múgica Garmendia, "Pakito"; José Luis Alvarez Santacristina, "Txelis"; y José María Arregui Erostarbe, "Fiti", presuntos responsables del aparato militar, político y de logística, respectivamente. Los encargados de suceder a la dirección anterior eran detenidos tan sólo dos meses después.

ETA conseguía, no obstante, reorganizar su dirección. La tregua que la organización terrorista mantuvo entre septiembre de 1998 y diciembre de 1999, no impidió el cese de las detenciones. En septiembre de 2000 caía en Bidart el presunto máximo dirigente de la banda, Ignacio Gracia Arregui, "Iñaki de Rentería", quien ocupaba la máxima responsabilidad del aparato militar de la organización desde el golpe asestado en 1992. Un año más tarde era detenido, Francisco Javier García Gaztelu, "Txapote", pistolero durante años del 'comando Donosti'; José Luis Mitxelena, presunto responsable del paso de comandos y materiales por la frontera; Asier Oyarzábal, supuesto jefe del aparato logístico y Vicente Goicoetxea, 'Willy', considerado uno de los responsables del aparato político.

La detención en Francia en diciembre del 2002 de Juan Ibon Fernández de Iradi, "Susper", propició la posterior detención de al menos cincuenta miembros de la banda terrorista. El etarra, fugado de la comisaría a los dos días de su detención, fue nuevamente arrestado el 4 de diciembre de 2003. Cinco días después, otra operación policial en Francia desmanteló la dirección militar de ETA en una casa de Lons, a las afueras de Pau.

El 3 de octubre de 2004, ETA sufrió el golpe más importante desde 1992, con la detención de Mikel Albisu, "Mikel Antza", considerado el número uno de la banda y máximo dirigente del aparato político desde 1992. Nuevo golpe mortal asestado a la banda en mayo del 2008 con la detención en Burdeos de Francisco Javier López Peña, considerado como el "número uno" de ETA, y a los presuntos etarras Ainhoa Ozaeta Mendikute, Igor Suberbiola y Jon Salaberría. En noviembre de ese año caía Mikel Garikoitz Aspiazu "Txeroki", presunto responsable militar.

En los últimos años, con una ETA debilitada y con menos recursos, se producía la última gran operación contra la banda el 20 de mayo de 2010 en Bayona (Francia) que supuso la detención de Mikel Kabikoitz Karrera Sarobe, "Ata", entonces máximo dirigente de ETA. El último dirigente etarra detenido que figura en las hemerotecas es Eneko Gogeaskoetxea, en julio del 2011.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?