, 22 de de 2022

Otras localidades

ELECCIONES EN MARRUECOS

La abstención vence en Marruecos

A expensas de que este sábado se publiquen los resultados, la participación ha sido del 45% de los inscritos para la votación

Papeleta electoral, con los símbolos de los partidos a todo color para facilitar el voto a los analfabetos, una gran porcentaje de la población marroquí

Papeleta electoral, con los símbolos de los partidos a todo color para facilitar el voto a los analfabetos, una gran porcentaje de la población marroquí / EDUARDO MARÍN

El ministro del Interior, Taieb Cherkaoui, ha señalado en una declaración que la participación en las elecciones legislativas que se han celebrado este viernes en Marruecos ha sido del 45%. Un 8% más que en los pasados comicios de 2007. Sin embargo, ésta es una cifra con doble fondo, ya que este porcentaje está calculado sobre los 13,6 millones de marroquíes que se inscribieron para poder votar. Finalmente, 6,12 millones de ciudadanos del reino alauí, de esos 13,6 inscritos, depositaron hoy su papeleta en las urnas de estas primeras elecciones legislativas que se producen tras la última reforma constitucional. Calculando honestamente las cifras y teniendo en cuenta que los marroquíes mayores de 18 años son 24 millones (contando los 3 millones que habitan en el extranjero), el índice de participación real ha sido del 25,5%. Una abstención del 74,5%.

En los colegios electorales de la ciudad de Rabat se podía escuchar el eco de las conversaciones de los presidentes de las mesas, interventores y los escasos observadores y votantes. Urnas casi vacías y conteo de electores convencidos de que estas elecciones van a significar un verdadero cambio en Marruecos. "Es mejor votar en blanco que quedarse en casa", sostiene Tayeb, un banquero de Rabat que ha depositado su voto en un colegio del barrio de Les Orangers.

A mediodía las mezquitas y sus alrededores estaban más llenas que las oficinas de voto, debido al rezo tradicional de todos los viernes. Ni siquiera los sermones de los imanes, quienes según testigos presenciales han animado al voto durante la oración, han servido para animar a los marroquíes a elegir un Parlamento y un nuevo presidente del Gobierno que, en teoría, detendrán el poder legislativo y ejecutivo respectivamente, tras la reforma de la Constitución de Mohamed VI, aprobada en referéndum el pasado 1 de julio.

"No queremos democracias copiadas de otro mundo que no es el nuestro", asegura Amina, periodista y profesora de Derecho, al salir de depositar su voto en el Instituto Moulay Youssef, en el centro de la capital del reino alauí. "Tenemos nuestras prioridades, como es el desarrollo económico y por eso hay que votar; por el cambio".

Los partidos favoritos para llevarse la victoria de estos comicios dudosamente representativos son tres. En primer lugar, los islamistas del Partido Justicia y Desarrollo (PJD). "No tenemos esos islamistas barbudos", defiende Amina, "los de de aquí son muy moderados; son islamistas políticos, no de fe". El PJD es la organización que está sonando más fuerte para ganar el mayor número de votos, aunque no tanto en cuanto a escaños, debido a la ley electoral marroquí, que favorece el voto de las zonas rurales. "No tengo ni idea de política, y además no me quiero romper la cabeza con estos temas, pero he votado a los islamistas porque trabajan por los jóvenes y los pobres", afirma en inglés Bettysa, recepcionista de una compañía internacional, en un colegio de la localidad de Salé, vecina a Rabat.

En segundo lugar, la Agrupación Nacional de Independientes (RNI, en sus siglas en francés). "Yo los he votado porque mi hermano es del partido", subraya Abdelahi, agente inmobiliario en paro residente en España, "pero no conozco su programa". Y por último, como tercer favorito, podrían llevarse la victoria los nacionalistas del Istiqlal, que han gobernado en la última legislatura.

Este sábado está previsto que se conozcan los resultados definitivos, que tendrán que avalar los 4.000 observadores, tan solo 450 de ellos, extranjeros.

El Movimiento del 20 de febrero, grupo opositor que ha llamado al boicot de los comicios, ha previsto continuar con sus protestas que llevan meses ocupando las calles marroquíes. Han convocado para el próximo domingo 4 de diciembre el 'Día de la Ira'.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?